Traductor :

lunes, 1 de noviembre de 2010

Día de Muertos en Chihuahua



Todos felices por el puente concedido con motivo del 2 de noviembre.

En las escuelas y oficinas públicas, montaron todo el show de los altares, aunque la mayoría ignora la intención, origen y significado de la celebración.

Hasta hace poco tiempo, se le había considerado como una costumbre “sureña” y muy ajena a la índole de los chihuahuenses, quienes se identifican más con Halloween, porque les suena “extravagante y de más nivel”.

No sé si los tarahumaras lo hicieron esta vez, pero recuerdo qué nos divirtió en años pasados, que nos abordaran con su “Kórima Halloween”. Algo más bien lamentable: Su necesidad de pedir limosna y la incorporación del Halloween a sus vidas.

Claro está que las conveniencias justifican cualquier adaptación mercadotécnica, y si los tarahumaras adoptaron el Halloween; ahora los empleados utilizan el día de muertos para no trabajar, no sólo los 4 días que les autorizaron de puente, sino gran parte de sus jornadas previas, desatendiendo sus funciones, porque estaban dedicados a instalar los altares, con sus ofrendas a Pancho Villa o a cualquier otro héroe.

¡Total! ¿A cuántos les importan los héroes? ¿A quién le interesa lo que hicieron? si las tradiciones mexicanas cada vez están más apagadas. Aunque no faltaron los suplementos en los periódicos impresos con sus rastreras calaveritas hacia su nueva clientela.

De todas formas, muchos si festejaron Halloween, con disfraces góticos, cómicos, darketos, originales y no faltaron los que se disfrazaron de “ejecutados”. Si el Kórima Halloween daba mucho que pensar ¿Cómo calificar esto?

Chihuahua ya cumple varios años de puente en que todos son días de muertos. O, mejor dicho, con muertos todos los días en cualquier puente. Ya somos los chihuahuenses, los propietarios de la noticia roja de los diarios no sólo en el país, sino en todo el mundo,  quedándonos atrapados en la brutalidad y el retroceso.

Muy solidario, humano, inteligente… ¡Bicentenario! hubiera sido, que dadas las circunstancias, ésta vez, nos hubiéramos negado a hacer puente, honrando a las familias de los inocentes caídos trabajando, inclusive el día de muertos, con demasiadas razones de sustento.

Nosotros no necesitamos que sea 2 de noviembre para recordar a los muertos. Si lo que deseamos es dejar de pensar tanto en ellos y en las circunstancias que los lanzaron al otro nivel tan intempestivamente.

Debiéramos encender millones de velas afuera de edificios, casas, parques, plazas públicas y obviamente en todos los panteones, para que encuentren descanso los miles de muertos; para que encuentren consuelo sus familias y amistades; sintiéndose algo respaldados con nuestra pequeña muestra de hermandad.

Por supuesto también como una súplica a Dios de piedad, para que Chihuahua deje de sufrir este día de muertos eterno e inaguantable. ¿Hasta cuándo?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...