Traductor :

domingo, 30 de junio de 2013

El farol


Hicieron una gran fiesta en el primer pueblo, en el que instalaron los primeros faroles de alumbrado público, de toda la historia. Y, mediante una votación -dando relevancia al aprecio y renombre- designaron a los encargados de encender y apagar manualmente, cada día, el interruptor instalado más cerca de su casa.

Eligieron a sus suplentes, para las vacaciones o cuando no pudieran hacerlo, solo por causas de fuerza mayor, no pudiendo ausentarse por más de una semana. Falta que se calificaría como grave, ya que el cargo representaba un honor para cualquier jefe de familia.

Cuentan que durante quince días, un encargado se desentendió de su tarea, sin notificación alguna, pues se prendó de una bailarina que llegó con una caravana de artistas. Ni su suplente, ni los vecinos lo ayudaron, ya que no estaba permitido hacerlo, siendo que no presentó un justificante por escrito de sus ausencias, como estipularon en el reglamento que redactaron ante notario, el día de las asignaciones. Sin derecho a ninguna defensa, lo destituyeron.   

Y su esposa lo abandonó, porque el mantener esos días su luz apagada, la llenó de vergüenza, dando motivo para que se corrieran por el pueblo todo tipo de rumores…

A ella, quien sobradamente sabía las razones, pues “la esposa engañada, aunque sea la última en reconocerlo, siempre es la primera en saberlo”, no le importó tanto el tropiezo y que llegara casi al alba, ya que hacía tiempo que la relación entre ellos era más bien simple apariencia, “que por los hijos” y demás…

Lo que no pudo perdonarle fue: Que todos los vecinos se dieron cuenta de que no había encendido su farol: ¡Eso sí fue una falta de respeto imperdonable para ella!

Así que sin ninguna contemplación, lo abandonó y después el señor también huyó del pueblo, pues lo repudiaron desde ese incidente.

Para evitar ese tipo de problemas, después inventaron el alumbrado público automatizado.

miércoles, 26 de junio de 2013

La tragedia de los gordos



Cuentan los aldeanos, que todos nacieron iguales, pero que un día les cayó una maldición.  A unos pocos de ellos, se les presentó la ocasión de comer en demasía… todo tipo de manjares, como si el mundo se fuera a acabar, hasta que ya no pudieron parar: se hicieron adictos a comer. Y dicen que desde entonces, no descansan, pues lo único que les importa, es ser más y más gordos. Obsesionados, ellos.

Paradójicamente, exigen a las mujeres de su propiedad, para conservar su sitio preferencial, ser bellas, divertidas, jóvenes, y principalmente: ¡delgadas! Ellas, les complacen en todo, se hacen adictas a los lujos que les otorgan los gordos, con que palian cualquier desdicha, que ellos les causan. Pues ellas, también, un día probaron y ya no pudieron detenerse.

Cuando los gordos se divierten con las otras o los otros, pues de tanto probar, llega el momento en que todo les sabe igual; las mandan a ellas, para que no estén de oquis, a hacer “obras caridad” hacia los flacos. Flacos a los que ellas detestan, lo mismo que los flacos a ellas; pero es como compran prestigio y condecoraciones, para las fotos de diarios y revistas del glamur, para que sus gordos puedan engordar más aún. 

Esa es la tragedia de la aldea. Los flacos dependen de ellas, ellas dependen de los gordos, y los gordos de los flacos; para poder, gracias a ellos, seguir engordando más y más y más. Ese triángulo, se transforma en círculo, haciendo que todos los habitantes de la aldea corran como hámsteres, en la rueda de la que ninguno logra salir disparado, pues es la misma rueda, que entre todos se esfuerzan por mantener girando y de la cual nadie quiere realmente bajarse.

lunes, 24 de junio de 2013

Los grillos



Me seguirán los grillos,

con su dorada música de violines,  

marcando con su pauta mi vuelo,

en las cuatro direcciones,  

para dar optimismo en las alboradas,

como si yo fuera Aurora

Y convertir en perlas mis lágrimas,

que rueden hasta el centro de los seres,

dejándose contagiar, por la tenacidad

 de mi orquesta de grillos, siempre.



sábado, 22 de junio de 2013

Siembra

 
Siembra y alégrate con la cosecha, pide y disfruta lo que recibas, aunque no coseches lo que sembraste, aunque no recibas lo que deseas.

Maravíllate con la bondad, de la caprichosa naturaleza, tan generosa como el destino. Que, en la maceta donde sembré chile habanero, me han nacido flores.

¿Qué flores? ¿Cómo se llaman? ¡Qué sé!, apenas las descubrí ayer, muy espichaditas y tímidas, pero muy hermosas... cuando descifrando enigmas, en la noche yo estaba.

Hoy, les preguntaré su nombre, y les exigiré explicaciones. ¡Claro que sí! Y... si no logro respuesta, no me quedará más opción, que deleitarme con su belleza y brindarles hospedaje, agua y alimento, que no me pidieron, pero que ellas necesitan. Entonces... ¿Quién sigue dando?

Tú siembra,  que algo de seguro saldrá. Si sale algo bueno ¡bien! que si no sale... ¡igual, bien!, si no lo alcanzas a ver frutos, ¡bien! Lo importante es que tú sembraste, con esperanza y con amor, lo que te hizo ilusionarte. Y por lo demás, resígnate al azar.

¡Qué difícil es esto del agrarismo!

¿Qué pensará el vecino que sembró flores y le aparecieron chiles habaneros? Cabe la posibilidad ¿no?


miércoles, 19 de junio de 2013

ADVERTENCIA sobre cuento en la red, ¡OJO!



¡Esto es algo muy importante, no lo ignores por favor!, decidí compartirlo porque quizá pueda salvar vidas... Resulta que:

Anda un cuento por la red, visitando usuarios, con todos los elementos dentro de un saco, tocando puertas, deseando que alguien pueda darle forma, para por fin darse a conocer. No conoce límites, entonces no conoce tampoco la desesperación.  Se quedó sin escribir en el escritorio del máximo cuentista de todos los tiempos, pero en vez de rendirse, esperó algunos siglos, hasta que inventaran el mundo virtual, como única alternativa para cobrar vida en nuestro nivel.

Tuve el privilegio de que llegara a mi bandeja, pero sin ingenio, no fui capaz de construirlo. Antes de irse, me dijo que a diario visita por lo menos unos 500 links, y se ubica en algún sitio muy visible de blogs y portales, para que un ser valiente, decida atreverse a difundirlo.  Pasa inadvertido… entonces viaja a otro, observa los tatuajes que van dibujando en los rostros: el desánimo, el desencanto, el cansancio, de los cibernautas que desean con intensidad concebir un relato notable; por lo que ninguno lo ha podido mirar.

El cuento perseverante, cuando nota cierta hambre de creación de alguien, abre su saco, y desliza sobre su mente y corazón, puñados de palabras con que describir la belleza de la vida: amores, colores, texturas, aromas, emociones, que revolotean con su  graciosa fantasía, en todas sus jornadas hasta verlas evaporarse, o quedar atrapadas en cierres de pantallas.

No busca ser premiado, muchísimo menos ser vendido, no quiere por nada del mundo, participar en ningún tipo de certamen, ni que alguien le diga “¡Ah, qué lindo cuento es usted!”. Su único deseo es ¡ser leído!, porque sabe a conciencia, que en cuanto sus lectores recorran sus palabras, irá descongelando corazones, revalidando esperanzas y reactivando fortalezas. 

Conoce su magia, vive para ser descubierto,  para ser publicado por alguien, a quien le daría con felicidad, todas sus palabras reunidas y su alma, a cambio de recuperar sincrónicamente, las ganas de la humanidad, de vestirse con actos de bondad, para que al fin conozca y se deleite con el sentido de la vida.

* Si llega a ti, no lo ignores, ni dudes en escribirlo, harías mucho bien!

domingo, 16 de junio de 2013

Sinceridades...

........... Diálogo previo, que culmina en: 

- ¡Eres tan arrogante! 

- ¿Eso crees? 

- ¡Sí!  

- ¿De verdad?.... me haces pensar, en realidad.... me preocupas mucho  : (

- ¿¿En serio,  : ) .... ¡Pues... Síiiii! ... eso creo  = )

- Bueno... ¡¡¡cuando cambies ese estúpido concepto que tienes de mí, me buscas!!!

- ¡¡¡  = (   = (   = (   = ( !!!

Punto final.


 


** Mis amigos: Gracias por sus comentarios al post anterior... 
Es una parábola que me regaló una mujer a quien admiro mucho: Esto me enseñó:  "No vale la pena discutir con quien sabe menos que uno, al hacerlo mostramos una ignorancia mayor". Mi agradecimiento es compartirlo con ustedes, deseando que ojalá les sirva en alguna situación del día a día!!

* A ver de esto, que extraemos... Muchos abrazos!!!

viernes, 14 de junio de 2013

¡Ya sé toda la geografía!

-Exclama el niño feliz- y manda al fondo de su mochila, su primer examen aprobado, en medio de su primer libro de geografía...


lunes, 10 de junio de 2013

La botella al mar

Como mensajes lanzados al mar dentro de una botella, son las entradas de un blog. La emoción es muy parecida, una mezcla de ilusión y anhelo, cargado del misterio y la magia, que nos brinda el imaginar... que alguien desconocido y lejano, quizá en una circunstancia parecida a la que vivimos cuando lo lanzamos, reciba nuestro mensaje. 

Yo lancé algunas botellas, en momentos de gran felicidad, con el deseo de también alegrar a quien lo encontrara. O que si no llegaban a alguna playa, a manos de algún ser humano... entonces pudieran tener las sirenas, las ballena, los delfines, algo para leer en sus momentos de recogimiento, en sus tertulias, o para entretener a sus chiquitines, poco antes de dormir...

¿Acaso alguno de ustedes ha encontrado alguna botella con un mensaje dentro? Me gustaría mucho saberlo. Yo no he tenido esa suerte. Debe ser muy emocionante ¿no?

Feliz comienzo de semana y muchas gracias a todos por sus bellísimas muestras de amistad y cariño... Son correspondidos, créanlo!!!

miércoles, 5 de junio de 2013

3 años!!


 


Mientras disfrutaba de uno de esos jardines que me gusta imaginar, coincidí con unos angelitos, que se encontraban en un cielo muy cercano... puesto que alcanzaba a escuchar sus voces y risas con toda claridad. Jugaban con estrellas muy diminutas, que si iban a dar muy arriba, se hacían enormes, quedándose suspendidas, pero la mayoría regresaban a ellos, como diamantina.

Uno de ellos, las lanzaba sin ton ni son, con tal de deshacerse de ellas... Cayéndosele casi todas a mi jardín de ese momento. De inmediato recogí las que pude, a fin de guardar evidencia de lo que estaba presenciando, pero al tocarlas se me convirtieron en anises estrella, invadiéndome con su aroma y sabor. Así fue como nació este blog, hace 3 años.

¡Gracias lectores y amigos blogueros!, por su maravillosa compañía, paciencia, amabilidad, calidez y cariño. Pues a casi todos, aun estando la mayoría tan lejos, los siento muy cerca de mí todos los días. Esto es una parte muy importante de mi vida, porque ustedes en eso lo han convertido. Siempre me enseñan algo interesante o me estimulan de tantas formas, a seguir con nuevas entradas: Van 413 hasta hoy.  
                                                                                 
Por eso quiero compartirles algunos cielo de mi colección... algo a lo que en todos los momentos acudo, para encontrar respuestas o simplemente para soñar, pues yo "sueño, luego existo"...

Con admiración y cariño,

Sara O. Durán




* Todos encontrados en Flickr, como "Cielos de Chihuahua", mi hogar.

sábado, 1 de junio de 2013

Entender

 

Entendemos, lo que queremos entender. Tenemos una capacidad superlativa de discriminar aquello que no nos conviene o que nos implique un cierto compromiso. Sin embargo, qué bueno... pues entender demasiado nos va haciendo sabios y a la muerte le gusta mucho fornicar con los sabios, hasta perderlos en su negrura. Así que es mejor hacerle al loco, con miras de permanecer mucho tiempo, en este mundo. Así creemos que los pajaritos, en el nido están, igual que ayer que nos hicieron tan felices, cuando los necesitábamos porque era lo único que nos acompañaba... no pensamos siquiera en gatos siniestros que los hayan devorado, ni en ventarrones que los hayan desauciado (sic) porque lo mismo da con "h" que sin "h", a quién es desahuciado que puede importarle que el DRAE describa su condición con la "h" de humano desvalido que él tiene de más... Entender mucho amarga, y eso perjudica el organismo... entonces sigo con toda mi ignorancia, oponiéndome a la sapiencia y el entendimiento. Me mantengo con mi cara lindamente sonriente, desde la roca en que estoy sentada, en mi patio mágico, dejándome acariciar por el sol, con los perros también de haraganes, en esta tarde bella, de mi gran ignorancia y la nuestra (hablo de los perros)... muy alejada de lo que podría(mos) saber... Porque al no saberlo, no existe. Nada hay más allá de la puerta de mi casa. Ni siquiera pensar que debí escribir en primera persona, qué culpa tiene quien lea acerca de mi enorme ignorancia. Bueno... pues que se implique quien quiera. Y quien no, simplemente discrimínese, ya tiene la fórmula...

Por supuesto, la imagen de:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...