Traductor :

viernes, 11 de septiembre de 2015

Filogón

Después de los chillidos de llantas y suyas, corrió y corrió, hasta desplomarse en la entrada de la que a pesar de todo, el siguió considerando su casa, esa misma casa en que "por travieso, por inquieto" (muy irresponsables y crueles, digo yo) lo motivaron a salir todos los días, "para que se perdiera, o se lo robaran".

Pero... ¡lo atropellaron!. Y yo, su insensible-terrible-nefasta-y-más irresponsable-vecina-porque-lo sabía, no lo impedí. Desde que conocí su circunstancia, debí traerlo para acá y no solo pensarlo, o buscarle otros dueños, acudir a un organismo protector, llevárselo a aquella muchachita que supe que lloró profusamente cuando le robaron a Joel, tan parecido a él. 

Mis perros y yo, dejamos de ladrar -los tres- Muy tristes, frustrados, rabiosos, porque perdimos al Filogón, su enemigo predilecto... el que todos los días les pasaba tan libre y resuelto, calle arriba, calle abajo y para enojarlos todavía más, de regreso, ya de noche, les resumía todas sus anécdotas en el poste de enfrente, ¡su poste! o lo más cerca posible de las narices de estos, que enloquecían a rabiar.

Pero él se llenaba de orgullo y entusiasmo cuando le gritábamos: ¡Filogón, Filogón!, que era cuando estos también se amistaban y lo saludaban a rabo batiente. "Filogón" nos salió tan natural cuando lo vimos la primera vez, y a él le gustaba serlo y cuánto reían los transeúntes al escucharnos gritarle y verlo tan orgulloso.

Me confié en su pericia para habérselas solito en todas sus cuitas, hasta de torero de carros, Pues ya era ¡Tremendo Filogón!!.

No actué oportunamente, ¡snif!...


Así pasamos algunos días, de duelo y culpa y duelo y culpa.... cabizbajos e incapaces de volver a mirar hacia la esquina por donde llegaba siempre...

Pero ayer, mis perros ladraron con tremenda voz de sorpresa y gusto... ¡Apareció el Filogón, no se murió, no se murió! -entraron a decirme- Y allí estaba, visitándolos, tan vigoroso como siempre...  pero ahora muy precavido, amistoso, bañado y guapo, tan acicalado, que hasta parece otro. Y seguido apareció su dueña por él, quien ni nos miró supongo que para ahorrarse nuestro sermón: -Vamos, "Negro" -y "nuestro Filogón", se fue con ella, estrenando obediencia y ella cuidados- 

50 comentarios:

  1. ¡Qué disgusto me había llevado!
    Menos mal que sobrevivió y sirvió de lección a su dueña.
    Muy tierno el relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julia.... yo estaba muy disgustada conmigo, por no haberme dado el tiempo de buscarle solución a ese vagabundo.
      UN beso.

      Eliminar
  2. Ya estaba pensando en echarte una especie de sermón por no haber puesto a buen resguardo -pensàndolo bien, es imposible acoger a todo perro abandonado- al pobre Filogonio. Si si, se llama Filogón pero me gusta más Filogonio. El caso es que uno cuando va por la calle tiene que hacerse de la vista gorda -sobretodo si ama a los perros- para no llevar a casa a todo can abandonado a su suerte.

    Me alegro que Filogonio no haya muerto y que su vida cambiara a mejor. Eso es más digno que morir atropellado digo yo como muchos callejeros que no tuvieron la suerte de encontrarse con alguien de buen corazón.


    Guau guau mana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí... hubiera sido un sermón bastante merecido, yo ya me estaba sermoneando severamente, me sentía la más culpable. El Filogonio, nombre de pila, pero hasta gón de más cariño y confianza, jajajajaja. Es que si lo ves es muy Filogón, jajaja. ¿Cómo le ponen "Negro", así nomás?, de perdida el Negro Filogonio ni tantito le pensaron.... Sobrevivió y ahora sí está bien atendido.
      Besos y guau, mana.

      Eliminar
  3. Final feliz. A casa de mi madre llegó un perrito, se quedaba un ratito y se iba, pasados unos días mi madre (ya lo había bañado y alimentado, busco a su dueña y al encontrarla esta le dijo que estaba cansada del perro que siempre volvía a casa, mi madre dijo que ella se lo podía quedar, donde vive un perro cabe otro. Siempre mantuvo que vio brillo en los ojos del perro al oír que se quedaba con mi madre para siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Qué hermosa tu madre!! Puedes estar segura de que el perro se sintió feliz al saber la determinación de tu mamá y que sí le brillaron los ojos al saberlo. Acá abundan perros en la calle... : ( me apena y me avergüenza.
      Los dos que tenemos, son rescatados de situaciones de maltrato. Sé que tu no eres afecta a tener y haces bien, porque se sufre con sus circunstancias.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias, Armando. Jajaja. Son bellos los perros.
      Besos.

      Eliminar
  5. Parece ser que hubo susto, pero al final la cosa acabó bien; me alegro.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deja tú el susto... el remordimiento de no haberlo ayudado a tiempo, era enorme. Pero anda completito. Parece que sus chillidos fueron más de espanto que de dolor.
      Beso, Rafa.

      Eliminar
  6. Ay paisana, ya le estaba llorando!

    Me alegro que resucitaras a Filogón....qué nombre tan trabajoso! jeje mejor le hubieras puesto Fulgencio!

    Besitos ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El negro Fulgencio Filogón, jajajaja. Yo si lloré y mi perro esa noche parecía papa primerizo, solo le faltaba fumar, a vuelta y vuelta en la cochera. La perra se metió y tenía pánico de asomarse. Que decía: Nel, allá afuera están matando. Pero ya estamos en terapia, jajajaja.
      Besos.

      Eliminar
  7. Lo importante es que al final todo terminase bien, aunque ahí queda el susto Sara. Espero que estés bien amiga, yo ya estoy de vuelta por el mundillo bloguero. Un fuerte abrazo. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho Pepe!! espero que hayan pasado unos días formidables. Y sí, ya pasó el susto.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. A veces tenemos que estar al borde para entender y apreciar, lección para aprender su dueña descuidada, ojalá Filogón siga dándoles alegrías y rezongos por mucho tiempo! Un abrazo Sara!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que ya pasado el susto, la señora entienda que debe atenderlo, que depende totalmente de ella y no afloje. Está muy lindo tiene un garbo, que quisiera que lo vieras!!.
      Un abrazo, Cris.

      Eliminar
  9. Ay Sara lloré por Filogón pensé que había muerto......pero me alegro el final jajaj (en casa tenemos un poodle que me regalaron y es muy consentido)...
    Un besito grande......buen fin de semana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobrevivió!!!
      Que sea muy bueno tu fin de semana- ¡Gracias!
      Besos, Camelia.

      Eliminar
  10. Así me quedé yo de arrugado con los dos hermanitos gatitos abandonados, total, al final, los he adoptado, yo que no soy nada de gatos, ahora le estoy dando vueltas a ver que hago con ellos cuando viaje a casa de mis nietos... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ya te veo mimándolos. Ni modo, a veces hay que entrarle a lo proteccionistas de animales.
      Miao, jajaja. Besos, Genín.

      Eliminar
  11. UFFFFF, ME TENÍAS CON EL CORAZÓN EN LA BOCA... BUENO, AL MENOS TODO TERMINÓ BIEN.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  12. Y yo ReltiH, estaba tan apenada hasta que reapareció.
    Abrazos de anís.

    ResponderEliminar
  13. No todo el mundo es apto para tener animales, está claro T_T. Por suerte al final parece que todo bien.
    Saludosss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tendré bajo estrecha vigilancia, para que no lo vuelvan a descuidar.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Jaa ese no andaba por aca porque mis hijos bicheros ya lo habian adoptadoooooo
    La fidelidad es algo inexplicable
    Cariños y buen domingo y claro Sara lo de soñar es despiertos sino no tiene graciaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría que fueran mis vecinos, Qué adorables.
      Muchos besitos, Abu.

      Eliminar
  15. Qué sufrimiento !!!!!!! Ya me andaba dando algo al inicio ... Que bueno que sigue vivito y coleando :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me dio de todo con ese bicho travieso. Pero ya pasó.
      Gracias Susy, un beso.

      Eliminar
  16. Sara! ya se me encogía el corazón con la historia! que bueno que Filogon salió invicto de esta.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te asustaste cómo yo. Pero hubo final feliz. Gracias.
      Un abrazo.Buen

      Eliminar
  17. Biennnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn por Filogonnnnnnnnnnnnnnnnn

    :)

    ResponderEliminar
  18. Hum Sara que tristeza me dio pensar que filogón ya no estaba más en este mundo, hasta cariño le tome a través de tu relato, menos mal que la historia resultó con el final deseado.
    Esa preciosura que está en la foto es filogón?
    Feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es él pero es muy parecido. Qué Bella. Muchas gracias. Un beso.

      Eliminar
  19. Menos mal que el final es feliz. Yo me emociono mucho con estos casos. Cuando en Enero murió mi mascota, estuve llorando varios días
    Un besito. Feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se les toma gran Cariño. Yo quiero mucho a los perros.
      Si recuerdo cuando pediste al tuyo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  20. Qué bueno que todo terminase con un final feliz.
    Besos, preciosa.

    ResponderEliminar
  21. En realidad era otro perro de la misma raza, se acerco simplemente por el olor de los orines.
    Una dueña no cambia de la noche a la mañana en el cuidado de su mascota.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me desencantes por favor...
      Estaré muy pendiente de el para que lo cuiden como debe ser.
      Besos.

      Eliminar
  22. La historia era muy triste hasta que he llegado al final y veo que sigue ¡vivo! ¡Alegría para todos!.

    Un abrazo Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se salvó favorablemente.
      Gracias, Conchi!
      Un abrazo

      Eliminar
  23. Un final feliz, pero me has tenido tristona

    Un beso Sandra
    Isa

    ResponderEliminar
  24. Bonito relato que se puede convertir en un relato infantil. Ya tendrás para entretener a tus niños.

    Besos Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, sí puede ser
      Un abrazo inmenso, Aída!

      Eliminar
  25. No te haces una idea cuanto me ha emocionado tu relato, Sara. Ignoro si es real o no, pero ese pequeño detalle no le quita un ápice a la belleza de tus palabras y a la dulzura que has sido capaz de trasmitir.
    Del corazón encogido he pasado a dar un brinco de alegría con ese final conmovedor.
    Dios, que carita más preciosa tiene el negro Filogon!!!

    Un abrazote Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces me he cobrado una de las que me debes en lo de mover emociones, jaja.
      Mitad verdad mitad ficción, cual debe ser.
      Un abrazo grande.

      Eliminar

  26. San Francisco de Asís se puso guapo !!
    Jajaja y me alegro mucho por Filogón.
    Yo tengo seis y aumentando. :)
    Cuatro de ellos rescatados de la crueldad humana y de la calle, aunque el mérito no es tan mío, se lo deben a mis hijas que son "animaleras" de hueso colorado y que con tanta súplica yo termino cediendo. Intento por todos los medios el cuidarlos como se merecen, aunque te confieso que me la paso pidiéndoles perdón por no dedicarles más de mi tiempo, pero te juro que hago lo que puedo.

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los animales intensificarán la sensibilidad de tus hijas y su serenidad.
      Es muy bueno que se los permitas.
      Un beso.

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...