Traductor :

sábado, 30 de diciembre de 2017

Consuetudinaria

He cometido un grave error...
No sé si soñar ya lo traía de origen
o me lo inculcaron... y soñé.
Me hice una soñadora consuetudinaria,
pero no sabía el cómo y
siempre cerré los ojos para soñar.

En las situaciones terribles,
solo de sueños me sujeté... y pude sobrevivir.
Benditos sueños. Aquí estoy.

Ya mi esencia es más de sueños.
No voy a dejar de soñar ¡No quiero!
Pero, lo haré con los ojos
lo suficientemente abiertos,
para que las pesadillas de la realidad,
no me tomen "tan de sorpresa."

Estaré con el corazón igual, limpio
y dispuesto,
esperanzada en vez de soñadora.
¡Bien despierta! No volveré
a cerrar los ojos para anhelar,
esperanzar.


AMIGOS: 

2018 será tan hermoso como queramos que sea. Según determinemos en qué enfocarnos.

Yo les deseo que tengan toda la fuerza para hacerlo maravilloso y digno de recordar.

No se dejen manipular. El mal existe, pero el bien del amor siempre es más fuerte y grande.

Gracias a cada uno por lo que me dieron en 2017 y cada uno sabe qué fue. De cada gesto, aprendí algo valioso.

¡Gracias a Dios, por sobre todo!

Padre nuestro: Te pido por todos los que están enfermos o solos o sufriendo. ¡Ayúdalos por favor, te lo suplico!

¡FELIZ AÑO NUEVO!


* Mi regalo, este cuenco vacío.
Ustedes elijen, de qué se alimentan en él.
Espero que sea conscientemente.

martes, 26 de diciembre de 2017

Hijos, permisividad

Hay árboles que prácticamente crecen solos, derechos, frondosos.

Hay árboles a los que hay que poner sarmiento y algunos o muchos amarres, desde muy chicos. Porque son tercos, caprichosos, anárquicos.

Hay otros, que desde que son una mata, hay que estar guiándolos constantemente, a costa de bastantes rasguños, cortaduras y dolores de cabeza. Nos agreden siempre que tratamos de guiarlos. Hay momentos en que uno quisiera desistir y extirparlos, hacerlos leña.

Pero después de mucho tiempo de gran constancia, cariño, cuidados con estrategia y paciencia, crecen hermosos. Coordinados, sin ramas rastreras, ni retorcidas.

Allí, para que luzcan su belleza, hay que seguir con el entorno, vigilar, remozar, limpiar, corregir, retirar, mantener.

Hasta saborear su fruta o admirar sus flores. Pero hay que seguir podando, nutriéndolos, fertilizándolos,  hidratándolos, evitándoles todo tipo de plagas. Un día constituyen un precioso hábitat para las aves y nos llena el corazón, una gran satisfacción, cuando ya nos brindan su sombra, cobijo y amparo.
...
Vino un día una amiga, a llorar conmigo por los desplantes y groserías de su hijo adolescente.

Yo estaba en el patio con mis tres árboles y la invité a acompañarme. Cuéntame, en lo que termino de amarrar estas ramas. Y me tardé más de la cuenta a propósito. Para que ella se desahogara a gusto.

Terminé y me senté a su lado,  mientras bebíamos limonada y me desinfectaba los rasguños... ella me pidió consejo.

Luego de un largo silencio...

 "Verás lo derechitos y hermosos que crecerán." Le respondí.

Aconséjame. Aunque tú no sabes lo que es batallar, porque tuviste mucha suerte... tu hija te salió muy buena.

Sí, he tenido mucha suerte,  reí muy divertida... es muy buena hija.

Me preguntó mucho, y  yo le respondía refiriéndome a los árboles. Sobre sus características y lo que hacía con cada uno.

Se fue desahogada, pero muy insatisfecha, sin el discurso de consejos que buscaba.  Incluso me dijo molesta, vengo otro día en que no estés tan ocupada con ¡Tus árboles!

Siempre que quieras. Estoy disponible y sonreí. Me felicité por no haberme soltado con mi perorata educativa y señalándole sus errores, que hubiera querido decirle,  Jajaja. Estás madurando, Sara Olivia. Me dije, a solas.

... Mucho tiempo después, me dijo:  ¡Acabo de entender!. Me caiste tan mal cuando te busqué... Será muy doloroso, pero creo que todavía podré amarrarle algunas ramas y podarle otras. Pero de que lo enderezo, lo enderezo.  ¡Y ya amarré las ramas de mi higuera también!
...
Las nuevas generaciones, de las que a veces nos quejamos, no se criaron solas. Son lo que les permitimos.

* Es mi regalo navideño con todo cariño para las mamás primerizas, en especial para mi sobrina Celeste, para mi hermanita Raquel P.R. y para mi niña querida Volboretinha, que están en el proceso de la nueva maternidad. Deseándoles que sean igual o más "suertudas" que yo. Las quiero inmensamente a las tres.
Y en agradecimiento a mi amada hija, por existir.


sábado, 23 de diciembre de 2017

Sonaja

Me estoy confeccionado los ojos infantiles más grandes que me salgan de aquí a que amanezca.  Voy a atravesar con ellos algunas verdades y muchas mentiras desde un palco. Veré correr a la gente y pelearse por el último "algo", que otra vez nadie cuidará, ni apreciará, ni nada.

Quiero ser un juguete para el niño que nacerá.  Su juguete quiero ser. Su pelota.  Y enseñarlo a jugar, a reír, a quererme y a pelear por mí, contra quien sea y como sea. Hasta que aprenda a defenderse y que esta vez, no se deje que lo traicionen.

Repeticiones, repeticiones, peticiones, ciones, canciones, situaciones, promociones, salutaciones, encantaciones.

Me duelen las orejas, me retumban las desganas. Me resuenan los a fuerza. Es que no vamos ¡Nos llevan!

Y yo no quiero. Yo no quiero. Que yo no quiero salirme de este palco. Ni quitarme estos ojos. Ni desdibujarme. Y quiero llorar y quiero berrear y quiero gritar y quiero renunciar, escapar, esfumarme, evaporarme. Y forcejeo y ruedo hasta el pesebre y me convierto en sonaja.


martes, 19 de diciembre de 2017

Cuetlaxóchitl


Planta caprichosa y majestuosa, porque parece flor sin serlo. Símbolo de pureza y reina de belleza. Presencia puntual y obligatoria en los ancestrales ceremoniales aztecas y mexicas.

¡Cuetlaxóchitl! rodeada de anécdotas, mitos, historias y controversias. Cómo no, si es tan hermosa.

Flor de Pascua, Nochebuena, Flor de Navidad y más nombres, con que la registraron sus raptores del vecino país del norte, según se dice en los diarios. No me consta, porque sucedió hace unos siglos.

Amigos, les deseo una preciosa Navidad. Y deseemos con mucha fuerza, que renazca por todo el mundo, el espíritu de amor, bondad y paz, que tanto necesitamos los pueblos, para ser felices. 

Brindaré por ustedes. Brinden por mí. 


miércoles, 13 de diciembre de 2017

Cursilerías

Voy a merodear
por toda la poesía,
hasta lograr robarme
los mejores versos,
que el viento te llevará
con despliegue creciente
de su personalidad.
Yendo desde sutil brisa,
a vendaval o torbellino
si fuera preciso,
hasta que traducidos en ráfagas
de alborozo y ternura
los clave en tu corazón,
y no tengas mayor quehacer
que venir a recoger estos besos.


domingo, 10 de diciembre de 2017

Estrellas, aviso importante:

Si sueles regalar estrellas,

Porque amas admirarlas cada vez, y sabes lo mucho que agradan a todos.

Si te das baños de luz cuando ellas mismas organizan sus lluvias, o les pides deseos a las  fugaces.

Si haces acrobacia en equipo para alcanzar las más cercanas, atractivas o simpáticas.

O si encantas a los más peques, con las de mayor esplendor...

No olvides, al final de la fascinación,  regresarlas cada noche a su lugar. 

Pues se ha venido registrando un continuo y exagerado bajadero de estrellas, que de seguir así, se teme su pronta extinción.  

Atentamente,
Sociedad Protectora de Estrellas.

. . .
*Yo no te pido que me bajes una estrella azul. Solo te pido que mi espacio, llenes con tu luz. Sigue llenando este minuto de razones para respirar...  (Soñé con esa bella canción de fondo, en ese lugar que es más que el paraíso).

viernes, 8 de diciembre de 2017

Sin autoengaños

A veces, desde el amanecer
sabemos que será
un día excelente
y todo resulta,
como si un equipo
de hadas
cuidara cada detalle.

Otras veces, nos cuesta
un gran esfuerzo todo
y quisiéramos culpar al tiempo,
al clima, a los demás.

Pero, sin coartada ni justificación válidas,
hay que generar
fuerza e inspiración
para avanzar,
sin autoengaños.

Contrastes...
No gozaríamos
en una planicie existencial
perenne, por más buena
que fuera

martes, 5 de diciembre de 2017

Nuestra casa

Es fascinante tener una casa
perfecta, diferente, única,
durante toda una vida.

Desde la cual apreciamos
soles y lunas,
tan diferentes
cada vez. Según nuestra
particular manera
de movernos, pensar,
sentir, comunicarnos.

Agradezco profundamente
por la casa
en que habitamos,
desde donde existimos:  Nuestro cuerpo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...