Traductor :

miércoles, 31 de octubre de 2018

De chiripa

Bomani llegó malhumorado y cansado, porque no pudo cazar nada.

Miel, su esposa, lo esperaba con los niños acicalados, con sus deberes realizados y sobre todo, hambrientos; en torno a la fogata, donde cada noche preparaban la cena con lo que él traía a la caverna. (Corrían los dosmiles a. C.)

Miel, con su templanza tan característica, fue por algunos bombones, que siempre procuraba tener... los ensartó por primera vez en ramas puntiagudas y mantuvo a los niños más que fascinados, asando y comiendo bombones, en lugar de la caza.

Luego motivó a Bomani, a que les platicara las vicisitudes de la cacería.

Él se fue serenando conforme hablaba, incluso se entusiasmó a tal grado, con las reacciones positivas de toda su familia, que siguió y siguió, recordando y fantaseando.

Fue la feliz noche en que se inventó el cuento...  ¡y los bombones asados!


*Por si alguien no lo sabía.

miércoles, 24 de octubre de 2018

Dibujado

Afuera veo el contorno de un hombre que espera. Ahora fuma. El humo lo envuelve, en nubes que delinean su figura y desaparecen en ascenso. Luego, son olas que salen con suavidad y van cobrando fuerza, hasta azotar contra el perfume que acerca a la mujer dueña del taconeo-contoneo, que dibuja la sonrisa de él, hasta iluminarle toda la cara. Es más apuesto de lo que yo lo intuía a partir del simple contorno.

Toma el cigarrillo con los dedos índice y pulgar y, a golpe de su dedo cordial, lo lanza y chispea al tocar el suelo.

La dama lo besa, y a él se le configura todo el cuerpo. Nada me queda por imaginar. Lo ha llenado de vida.

Comienza a llover, antes de que piense "es lindo ver llover y no mojarme" y de empezar a beber el café, me caen gotas de agua en mi mano, que parece de tiza, porque... Miro al techo, allí está la gotera; miro mi mano y se ha borrado parte de ella. Es chistoso, me quedó: Muñeca-un hoyo-parte de algunos dedos.

Miro a la pareja, abrazados se van derritiendo y se los lleva la corriente, hechos una mezcla de colores.

El cristal se empaña. El camarero se disculpa, me ubica en otra mesa y me entrega una servilleta de tela, con un gesto sugerencia muy discreto de que me seque la mano. Dudo, porque temo borrármela por completo. "Con suavidad, usted verá... eso pasa a menudo", me dice y le creo.

Lo hago, con un contacto tan tímido como un aleteo de mariposa y mi mano reaparece. Qué alivio. Increíble volver a sentirla completa. Las manos siempre  puestas y ni caemos en cuenta de sentir cómo es  traerlas, allí, al final de los brazos.

Algunos comensales salen y los trasladan en canoas previstas por la fonda para estos casos. Pregunto el precio del servicio. No me completo. Mejor pido la carta para almorzar en lo que escampa.


sábado, 20 de octubre de 2018

No murió de frío

Hablan por hablar y hacen daño. Han dicho que el poeta, murió de frío. Qué va.

Con la pasión con que escribía, pudo sucederle que:

Le explotara alguna sílaba enloquecida. O,
que se le clavara alguna tilde envenenada.

Pero ¿de frío? ¡No!

Pudo ser, que esa noche, se le amotinaron todas sus musas, celosas entre sí, hambrientas de exclusividad y en el jaloneo, lo desintegraron.

O, que ellas de acuerdo, lo colmaron de alipuses y amor, hasta encenderle el corazón, consumiéndose todas con él, en la hoguera de su última estrofa.

Pero, ¿morir de frío, el poeta que incendiaba renglones con su pluma? ¡Jamás! Que no hablen, quienes no conozcan sus poemas.

Murió el poeta a causa de un exceso de amor y musas, en su noche más alegre de invierno. Esa es mi versión, que repetiré hasta que se haga verdad. Simplemente, porque no se vale  que un poeta...

jueves, 18 de octubre de 2018

Asalto en despoblado

De nada me sirvió mostrarle mis filosos colmillos, aterradores puños y toda mi fiereza defensiva; si el muy déspota, ni me vio...

Así como así, tomó de la cintura al otoño y sin dejarlo ni patalear; lo mandó a rodar escaleras abajo.

Luego, de un solo rugido, que me chicoteó en las mejillas, él se auto proclamó "la estación en turno". Usurpando a otoño. Vaya maneras... si fue un golpe de Estado. (*golpe de clima, en este caso).

No es que yo quisiera al otoño, (no me hace ninguna gracia que marchita hasta hacer morir,  lo que costó a dos estaciones completas, demasiada dedicación reverdecer. Yo no le encuentro romanticismo a ver morir hojas masivamente).

Pero si me apenó que lo sustituyera con humillación.  No era necesario ese despliegue ¿de qué? El que es fuerte, no necesita de esas actitudes sobradas. Mostró en realidad, gran debilidad de espíritu.

No habrá mucho positivo, de un invierno que se establece mediante un asalto en despoblado.

P.S. Posdata que puede que no lo sea, según el lector.

miércoles, 10 de octubre de 2018

A oídos de todos

Naufragó en la desdicha de unos versos lineales, entre brumas y sin atajos a la vista. Monótonos como un "te amo" repetitivo de dientes para afuera. Hasta que apareció un jilguero, que con su arte, trabajó al tiempo. Lo hizo chicle, plastilina, diamante; trampolín y puente; lo hizo seda, lo hizo esfera y espiral; en la que ambos, se deslizaron, con su música a otra parte, a los oídos de todos los presentes.

lunes, 8 de octubre de 2018

Los sentimientos

Los sentimientos son un misterio. Tienen iniciativa propia.

Quiero a personas afines, pero también a algunas con las que no tengo ni un solo punto de coincidencia, en ningún aspecto. Con las que si no fuera por el cariño, no buscaría relacionarme.

¿Cómo fue que nació el cariño hacia ellas, sin el requisito previo de afinidad?

Hay muchas teorías de los sentimientos...

Pero,  yo he notado que nacen de manera espontánea. Se dan sin pensarlo. O no se dan por más que lo piense. Son un misterio para mí.

domingo, 7 de octubre de 2018

Dame un adelanto de domingo

Cuéntame tú, que ya recorriste este domingo... Aquí apenas amanece, con un  fresco convincente y solapador de vagos (me apunto) y, no tengo asuntos que atender.

¿Valdrá la pena que deje ya mis aposentos, descender al mundo real? o ¿Me conviene dar otro paseo, hasta encontrar de nuevo a los brazos de Morfeo?

No me ocultes si fue que a ti también te hubo despertado, la alharaca de sustantivos voladores no identificados junto a tu ventana, con trinos también difíciles de especificar, por su afonía matutina de los domingo otoñales.

No quiero poner los pies en la tierra, solo para constatar, que los palomos se andan desplumando otra vez por la Macorita.

Nada... se me ha antojado un café. ¿No habría manera de que dispusieras que me lo traigan por Amazon o similar?

Gracias... esperaré tu respuesta para tomar decisiones.  ¡Ahum! (* es bostezo).

miércoles, 3 de octubre de 2018

Imaginación fantasma

Como fantasma condenado a flotar entre el cielo y la tierra; así, la imaginación deambula, en la inercia humana de ciertas épocas-opacas.

Y las palabras, sin importar que sean las más hermosas, se ahogan en la oquedad de la incongruencia y falta de sinceridad.

Suenan desabridas, triviales, paliduchas, muy superficiales. Porque salta, se nota la ruptura entre el sentir y el decir, aunque el paisaje y las condiciones sean espléndidas. Saben como una galleta dietética, cuando lo que se necesita es nutrirse.

Pero la imaginación insiste en buscar a alguien que se atreva a soltar su voz hasta desnudarse.

En ese acto, en ese instante, se desanudan, se desamarran y desencadenan los sentimientos y, se vuelven a concatenar las derivaciones del verbo amar.

La imaginación alcanza el cielo, elevada por el perfume de naranjo de un ambiente creativo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...