Traductor :

sábado, 25 de septiembre de 2021

Se armó la tremolina


Las palabras, traen un gran alboroto, pues se han enterado de que ellas... sí, sí,  de que ellas, "Las palabras", no nacen en los diccionarios,  sino en las bocas de la gente.  

No soportan el haber vivido engañadas durante tanto tiempo. Horrorizadas y muy indignadas están todas ellas. 

Diccionario fue a las palabras, lo que cigueña para los humanos.  Y el desencanto con el descubrimiento de  la verdad, algo muy similar.

Las palabras rebeldes y muy valientes, se dieron a la tarea de investigar sobre los porqués de la alta incidencia de muerte de palabras. Lo que ha aumentado hasta cifras muy alarmantes y que ya dejan ver su extinción, si no actúan rápido para impedirlo. 

Están dispuestas a todo con tal de sobrevivir y ya organizan una serie de medidas defensivas. Este fin de semana han convocado a la lectura de libros de siglos pasados y al bloqueo de reggetoneros, cantautores de moda y de algunos escritorcillos, con todas las pruebas y evidencias de los crímenes de palabras que han estado cometiendo con sus "originalidades" con que son cruelmente asesinadas.

Esto no tendrá fin... serán continuas las acciones que las palabras han planeado realizar en su lucha. Pugnan también por la desaparición de la RAE que en vez de regular, difundir y defenderlas, solo se ha dedicado al conteo de decesos, algo similar a la OEA,  permitiendo y aceptando todo tipo de atrocidades y destrozos ante su presencia. 

Han permitido un destilde, entrecomillado y despuntuado, sin ton ni son, sin considerar la grotesca deformación incluyente que está por instaurarse en la neonormalidad = al neoliberalismo rampante, para satisfacer a oscuros (antes obscuros) intereses... Como el "habemos" que cada vez se pronuncia más seguido, hasta por los más "doctos", por incluirnos en un "hay" en que quepamos todos, sin que así lo queramos... Pero nos vamos acostumbrando.... hasta aceptarlo y vamos perdiendo identidad, en ese afán generalizador, que encierra una gran hipocresía, pues todo podrá ser, menos inclusión.