Traductor :

sábado, 15 de junio de 2024

Viejas locas

"Inocentes amas de casa", "mujeres sin oficio", "viejas locas" y descalificativos por el estilo (unos más ofensivos que otros), se han utilizado siempre, para menospreciar a las mujeres, que desde que el mundo es mundo, con la suavidad de una flor, la astucia del áspid, la organización de las hormigas y la resistencia de un cactus, han participado en los movimientos sociales y políticos más importantes de la historia, desde que el mundo es mundo. 

Mujeres temerarias, que muchas veces han quedado en el olvido o el anonimato (lo que a ellas menos les importaba), en su aportación para la instauración de la justicia, luchas democráticas, derrocamiento de gobiernos, etc. 

Desde mucho antes de que se llamara "feminismo" al movimiento de las chicas de hoy, que buscan la igualdad con los hombres en otros aspectos que aún faltan, en el camino que ya rasaron y pavimentaron sus madres, abuelas, bisabuelas y anteriores, que no aparecen en la historia, que pasaron como simples mujeres, sexo débil. 

El feminismo siempre ha existido, aunque no importara cómo llamarlo y no se tuviera el tiempo que hoy tienen las mujeres, para "tipificarlo" jurídicamente. Lo que significa un avance enorme. Al grado de que hoy se puede sancionar a quien mire las piernas de una chica que pasa en minifalda o a quien ose decirle un piropo. 

Tiempo de mujeres. 


viernes, 7 de junio de 2024

No confundir

No confundir buen gobierno, con comunismo ni con socialismo. 

No pensar que un gobernante que ve por los pobres, se hará dictador. 

No confundir alternancia con democracia. Hay países en que el ciudadano no toma ninguna decisión y le hacen creer que vive en democracia, porque hay alternancia de partidos gobernando. No es así. 

No confundir popular con populista. 

No confundir derecha con izquierda o viceversa. Que hoy ni una es una, ni lo otra es otra. 

No hablar de dictaduras si nunca se la ha padecido. 

No hablar mal del sistema de Venezuela o de Cuba si no se ha estado allí. 

No hablar desde el sofá. O sea: No hablar de lo que no se conoce. 

Muy importante: Interesarse más en política, para no permitir abusos. 

Respetar a las otras naciones como queremos que se  respete esta. 

Limpiar la propia casa (país), antes de criticar las demás. 

¡Viva el mundo!

¡Vivan ustedes y yo!