Traductor :

jueves, 14 de junio de 2018

Echen las trancas

- Ya regresan, Alma Gracia, están muy cerca, siente cómo vibra el suelo. A cerrar ventanas. Ve y ordena a los criados que cierren todo y que echen bien las trancas. Por Dios, muévete, no te quedes nada más viéndome.

- Tranquila, Bis. No te alteres, son los insurgentes, luchan por el pueblo... andan haciendo justicia.

- No digas tonterías, no creas en cuentos. Son bandidos, desgraciados criminales. Y realiza ella, lo que pidiera a la bisnieta.

Alma Gracia la sigue y la  observa apresurando a los empleados, para que aseguren la hacienda.

- Hay que encerrarnos, conduce a Alma Gracia hacia su recámara. Prepara un rifle, arrastra un sillón hasta la puerta, saca su rosario y se sienta a rezar.

Alma Gracia, se queda frente a su bisabuela, al borde de la cama. Es enloquecedor el trotar de caballos que zanjan la noche, más los gritos y relinchidos alrededor de la hacienda... y cuando finalmente dinamitan la puerta principal, despierta.

. . .

Alma Gracia, se levanta sudorosa y desde la ventana de la cocina de su pequeña vivienda, deja al tiempo en la libertad de arrastrar por media calle, la negrura nocturna con su sueño recurrente, con la bisabuela que ella no conoció.

El chirrido de la cafetera la hace estremecer. Se alista y sale a la esquina donde aborda el transporte a la fábrica, construida en los terrenos de aquella hacienda que usurparon a su bisabuela, donde ahora Alma Gracia, no obstante contar con estudios universitarios, es una obrera más.


42 comentarios:

  1. Como que no entendí mucho,me voy a pensar,cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fiaris. Fíjate que cometí un error, al corregir, omiti un detalle muy importante que lo dejo confuso :| Pero creo que ya quedó. :)
      Besos.

      Eliminar
  2. son como esos viajes en el tiempo, en donde uno se transporta en base a la energía y a lo que sucedió en algún momento, de esas historias donde la gente se queda en el viaje sin consumir nada, no hubo algo que lo sacará de su trance, la vida es igual, uno deja su energía regada por donde pasa, en algún momento alguien nos va a recordar sin si quiera conocernos...

    Un abrazo Sara, me gustó leer algo distinto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Krudios, te agradezco mucho tu amable y generoso comentario.
      Un fuerte abrazo hasta Edomex :)
      Regresa cuando gustes.

      Eliminar
  3. Un sueño dentro de un sueño, el despertar te lleva a la realidad ni las trancas los sujetaron. Un abrazo preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegan unos y hacen justicia, los siguientes la desmadran y así la vamos...
      Pero un abrazo si hay, favorablemente los sentires sobreviven a todo.

      Eliminar
  4. Un gran guión para una película.
    Ha sido fácil visualizarla 👏👏👏
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, gracias, Vero. Eres preciosa.
      Un abrazo 🎶

      Eliminar
  5. Conste que me ha llegado el olor a café.

    Besines utópicos, Irma.-

    ResponderEliminar
  6. Las duras situaciones de la vida acumulan recuerdos que ya no son sueños recurrentes, son negras pesadillas.
    Menos mal que la cafetera la despertó, me gusta el aroma a café, más que el amargo sabor.
    Gracias Sara y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay hechos tan extremos, que marcan para siempre a varias generaciones.
      Eso tiene el café, como la vida muchas veces.
      Un abrazo gigante, muñeca.

      Eliminar
  7. Tuvo suerte si la dejaron vivir un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana, fíjate que había omitido que A. Gracia, no conoció a su bisabuela. Lo corregí y creo que queda más claro.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Pesadillas históricas y las secuelas en los pueblos.
      Besos de anís.

      Eliminar
  9. Pienso que en algún momento de la vida estas injusticias se compensan, si no tuviéramos esa esperanza qué sería de nosotros, Sara, conmovedor relato, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seamos pacientes, que por ejemplo a la familia protagonista, en dos generaciones, no le ha compensado nada.
      Un abrazo grande!

      Eliminar
  10. Un relato triste por ese final tan injusto......Me he identificado con Alma Gracia en lo referente al trabajo.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Charo... y lo mucho que te comprendo. Que los hechos políticos, llevan a unas encrucijadas, tan difíciles de comprender y soportar.
      Muchos besos anisados... y ya está listo el café, ven a que lo compartamos.

      Eliminar
  11. Lo que a uno le cuesta sudor y lágrimas conseguir, incluso con años de lucha, luego llega otro, y en un instante lo manda al garete.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suceden tantas cosas más raras, que nunca se sabe.
      Besos.

      Eliminar
  12. La injusticia campa a sus anchas en cualquier época. Arrastra tras de sia los más débiles. Lo has descrito magníficamente.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La injusticia es algo terrible. Muchas gracias, Mari Paz.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Y muy bien que se entendía como quedó.
      Besos.

      Eliminar
  14. Gracias, Rosario. Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Respuestas
    1. Muy injustos loa despojos y las promesas incumplidas en algunps movimientos sociales.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Precioso relato, en ocasiones los sueños son partes desagradables de lo vivido en alguna época pasada y cuando se despierta uno, da un suspiro de alivio.
    En mi caso como en la mili no lo pasé excesivamente bien, la hice en Sidi Ifni, hasta hace relativamente poco me despertaba, con una sensación muy desagradable, como si todavía estuviera allí.
    Besos.
    P.D. ¿Sabes algo de Genín? Va a hacer un mes que no publica nada en su blog, ni he visto que comente en ninguno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te resultó muy difícil asimilar esa experiencia. Me alegro que ya no lo sueñes.
      En su blog dijo antier que ha andado de familia. :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. HOlaaaaa mi Sarita guapa una historia que cruje en noches negras, pero que al despertar ya solo queda su bisabuela en sus sueños o pesadillas diría yo mas bien, pero al fin supe de ella y su bisabuela la guerra trae eso miseria, desamparo y cuando todo ha sido un sueño llega la paz bendita sea me ha gustado tu relato niña aprendí algo con el, feliz comienzo de semana que ya estoy por estos lares besitosssssssssssss de con cariñoooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando surgen grupos justicieros, a veces se llega más fácilmente a la injusticia.
      Muchos besos, Embrujo.

      Eliminar
  18. La realidad supera a la ficción o a los sueños, como en este relato. Creo que hay que seguir echando las trancas, muchas veces nos fiamos y vuelve la pesadilla, la miseria... SÓLO abriría la puerta a la bondad y me compraría la llave más fuerte para que el mal pasado jamás entre.

    Un ramo de violetas enorme para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfecto, con esa llave especial, sólo cosas positivas podrán alcanzarte.
      Hermoso ramo. Te envío besos y estrellas lindas.

      Eliminar
  19. Esos sueños recurrentes de un suceso que sin duda solo escuchó contar, pero que se hacen tremendamente vividos. La azoranza de su bisabuela y la pédida traumática de la Hacienda.
    La realidad casi siempre es dura y fría.
    Es un relato triste pero de calado.

    Muchos abrazos querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad suele superar las peores pesadillas, Por fortuna nos toma despiertos y actuamos para afrontar y superar en lo posible.
      Un gran abrazo, amigo.

      Eliminar
  20. Se palpa la tensión, "el trotar de caballos que zanjan la noche, más los gritos y relinchidos alrededor de la hacienda..." Todo es tan visual y plástico que en vez de leerlo lo vivimos porque nos encontramos en el lugar junto a Alma Gracia.
    El final, desolador.

    Te felicito, Sara, por esa agilidad que le das a tu pluma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho tu comentario, por el hecho de que tú escribes muy bien. Me estimula tu generosidad. Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  21. Pues si antes como ahora ,si uno hace ese enganche
    es como decir que en nuestra Latinoamérica episodios así se repitieron por tantas partes
    y se siguen hoy repitiendo en el abuso del poder...
    pero como ocurre en mi patria , sucede que son muchos los que hoy buscas esa reivindicación necesaria , pero que por desfortuna no siempre termina bien y está costando para algunos solo tragedia.

    Así de injusta es a veces la historia.
    Gusto leerte

    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amiga. Eso quise decir con esta entrada. Por lo menos en mi país, movimientos que de origen fueron muy buenos, degeneraron con los usos que les dieron.
      Besos.

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...