Traductor :

martes, 8 de junio de 2010

PRI eterno, tristemente

¡Ah! Cómo hemos sido resistentes los mexicanos. A Porfirio Díaz se le  aguantó una dictadura de 1877 a 1911, con todas las injusticias sociales que conlleva un régimen así.

Después de esos 34 años con unos días y unas cuantas horas, por fin se hartaron y, que se ponen a  cuchichear clandestinamente los más bravos, instigados por algunos españoles y por los que no tenían ya nada más que perder. Envalentonados consiguen algo de armamento… pero más armados de coraje que otra cosa y se hacen las balaceras.

Sin Internet, se la pasaron con que: Toma tu caballo y lánzate pa’l norte con Pancho Villa,  que tú ve y dile a Zapata… y así, de pueblo en pueblo, para comunicarse los acuerdos y estrategias, escritos a mano… Diles que nos vemos en Zacatecas, nos queda más o menos en medio, no, mejor en Michoacán o en Querétaro, dentro de un mes. Llévate a tus hombres, para fortalecer las tropas y suficientes viejas pa’ que cocinen, laven y hagan de enfermeras.

Las mujeres, acostumbradas a todas las penurias de sus tiempos, a campo traviesa, eche y eche tortillas de maíz en el bracero y poniéndole más agua a los frijoles y una que otra como Adelita, con grandes trenzas, cartucheras y buena puntería. Todos unidos vamos a componer este país.

En ese merequetengue transcurrieron de 1910 a 1917. Quienes sabían leer y muchos de ellos realmente muy brillantes, a mano y como pudieron, “cuidado que no se note mucho que andamos a compre y compre papel”, bueno, “yo me robé una poca de tinta” y así por el estilo, desafiando todos los inconvenientes, redactaron la nueva Constitución, para legarnos garantías individuales. Tan inspirados, que después la adoptaron en otros países.

Mientras… organicémonos, porque “oquei”, ya derrocamos al dictador, pero si todos movilizamos bien a la gente, entonces ¿cuál de nosotros gobernará? Hagamos una verdadera organización, una especie de Frente... Pa’ pronto, antes de terminar de decirlo, surgieron un sinfín de grupos, unos liberales, otros conservadores y otros que ni para un lado ni para el otro.

Se fueron prestando y arrebatando la silla en ese inter: Francisco I. Madero, Pedro Lascurain, Victoriano Huerta, Francisco Carvajal, Venustiano Carranza, Eulalio Gutiérrez, Roque González, Francisco Lagos, Álvaro Obregón. Gobernaron por periodos irregulares, ahí como se iba ofreciendo, según sus múltiples necesidades y con todos los catorrazos de la Revolución.

Como todos andaban muy ocupados, redactando tratados, leyes y conformando a la gente a la que le habían prometido soluciones inmediatas en cuanto acabara la guerra, “a río revuelto ganancia de pescadores” surge Plutarco Elías Calles, que en realidad se apellidaba Campuzano, gobernó con otro nombre, aquí ya era para prender foquito amarillo ¿no? Pues ¡no! Él se gana la confianza de todos, porque tenía muy buen verbo y es presidente de 1924 a 1928. En tan poco tiempo, desarrolló su gustito por mandar, entonces se le ocurre proponer: Hagamos el Partido Nacional Revolucionario (PNR) se oye llegador y así agrupamos a todos los grupos en una sola organización.

-¡Híjole que paiking! Pos quédate más tiempo tú, mano, tienes muy buenas ocurrencias.

¡No! cómo creen, no quieran perpetuarme en el poder como Porfirio, hay que irnos alternando… (Aquí se oyó música de suspenso), porque en realidad él ya había pensado ir poniendo a sus compadres y amigos cercanos, para seguir gobernando tras bambalinas. Es que el poder es bien adictivo!! A eso de Calles se le llamó “Maximato”, porque era él quien daba la última palabra (máximo jefe)  igual como se las gasta hoy Salinas de Gortari.

Todos muy entusiasmados y ya bien diestros en la escribidera, redactan un montón de leyes para todo, al fin que de antemano sabían que no iban a cumplir ninguna, principiando por ellos mismos. Los obreros, que participaron en todas las luchas y de plano seguían sin verla llegar, dicen: ustedes, los gobernantes, ya se están acostumbrando a los lujos que les da el poder y todo eso y nosotros ¿Cuándo? Así se la pasan unos años, los conformaban con una despensita, todavía no existían las tarjetas de crédito, ni monex, ni los celulares para comprarlos con créditos de saldo, solo muy buenos discursos nacionalistas y los sacrificios que por la patria hay que hacer todos y cosas de esas, para destantearlos, dividirlos, mantenerlos ocupados y aplacados. Esto sigue.

Calles logró su plan y siguió mandando a través de los que él va eligiendo. Pascual Ortíz Rubio medio que se le puso a las patadas, pero era muy cobarde y no se atrevió a hacerlo abiertamente; entonces, prefiere comentarle que anda muy cansadón y que le autorice que le eche la mano Abelardo L. Rodríguez, él tenía un carácter más tolerante.

Ya para este tiempo Calles piensa: Tengo que conseguirme a otro más dócil, para concretar más negocios trasnacionales, a alguien que cuando yo le diga brinca,  él sin dudar, me conteste: ¿Qué tan alto, mi señor? Analiza bien las personalidades de todos los del gabinete y le gusta Lázaro Cárdenas. En 1934 lo postula y Lázaro ¡Sí señor, sí señor!, tanta complacencia, por no decirle más feo, que Calles se la cree. Ahí te mando a fulanito para que lo coloques en una Secretaría… Que cámbiame aquello, que firma esto, asilencia a los obreros. Lázaro obedeció mucho... mientras aprendía todo el tejemaneje del puesto.

Un día, que concluye su jornada con la luna atravesada, decide mandar a Calles de vacaciones. Le llega como era usual sin avisar a su casa, pero esta vez con algunos elementos del ejército y muy amablemente le dice: ¡Jálale compadre! Que ya tu vuelo está por salir.

¡Ah! Caray -dijo Calles- empijamado y medio dormido, qué buena broma la tuya y soltó la carcajada. Lázaro muy serio, porque odiaba esos sarcasmos de Calles, le contestó ¿A dónde quieres irte? Mmm… Querer lo que se dice querer, yo no quiero, ya párale, sírvete un coñaquito y echémonos una partidita de póquer.

–Te vas para California. –Bue… Responde Calles. –No te preocupes por tu vestuario, ni nada… allá te compras. Y, así en pijamas, lo saca del país, en avión de la Presidencia. Era otro avión un poco más austero, para nada como el que le va a regalar Calderón a Peña Nieto ahora para pasear a la Gaviota, su esposa presidencial, no la que usó para llegar y cuya muerte no se eaclareció.  

Estuvo en San Diego, hasta que Manuel Ávila Camacho, quien era muy considerado y de muy buenos modales, apodado por esa cualidad “Presidente Caballero”, le invita a regresar y pobrecito Calles, ya solo vino a morir, esto fue en 1945. En mucho su muerte se aceleró por depresión, porque ya desde entonces, se solía hacer leña del árbol caído. A su regreso, le frecuentaron muy pocos amigos, pues ya no tenía nada que ofrecerles.

El primer fraude electoral fue el de Ávila Camacho, porque Cárdenas dejó muchos enemigos, por haberles pisado los callos, el otro candidato Juan Andrew Almazán, logró más votos. Hubo algo de balazos otra vez, a todos los que gritaban: "este puño sí se ve" y "fraude" y esas cosas, pero como no había IFE Instituto Federal Electoral  ya ven “como es re útil ahora, que le cambiaron el nombre y lo hicieron una especie de filial del PRI” que todo resuelve a favor de "la democracia" (así se llama a la satisfacción de deseos de unos cuantos en contra y por encima del pueblo) pues se contaron más de 2 millones de votos a favor de Ávila Camacho. Ya para entonces, sabían cómo embarazar urnas, cómo hacer votar a difuntos y desparecer a representantes de casilla a la hora del conteo de los votos, solo les decían láncence por los chescos mientras nosotros sumamos los votos, que ya ustedes se ven muy cansados. Entonces ellos muy agradecidos los dejaban solos para que consumaran sus fechorías electorales, igual que ahora, eso tan efectivo, no ha cambiado.

En el gobierno de Cárdenas cuando ya no pudieron contener las inconformidades de los obreros, les permite crear en 1936 a la Confederación de Trabajadores de México (CTM), con gente de su confianza como líderes.

Pa’ pronto los campesinos: ¡Ah chiles! Y nosotros todavía arando como burros tierras ajenas, Zapata solo nos lavó el cerebro. Pa callarlos, les crean su Confederación Nacional Campesina (CNC), con letras bien grandotas y tricolores, en un localito prestado, pero bien apantallante y les honran con algunas tierritas ejidales. 

Los que no eran ni obreros ni campesinos, pero que sí estaban bien jodidos, medio que se levantaron, pero no les hicieron mucho caso, así que tardaron mucho en reaccionar… Igual que ahora.

Luego, empieza la “expropiadera” de todas las trasnacionales que había otorgado Calles, entre todo lo del Petróleo, que no me consta, pero que se dice que a partir de allí la familia Cárdenas Solórzano gana su porcentaje vitalicio por barril, en un apartado de letras chiquitas con Petróleos Mexicanos. 

Una noche de 1937, cenando con esposa (Amalia Solórzano). -Oye Amalita, ya casi salgo y no he hecho casi ninguna reforma, con eso de Calles y todos los amigotes buenos para nada, que me dejó enquistados y que tuve que ir corriendo, sin que despepiten mucho sobre asuntos internos que nos puedan perjudicar, lo que no es cosa fácil, casi no me quedó tiempo para las estructuras. ¿Qué te parece si transformo el partido? 

Pues sí mi vida, tal vez eso te suba la popularidad. Tienes que prepararle el terreno a Cuauhtemito (el hijo) para más delante. Ya ves cómo pinta. Para esas épocas Cuau, no pintaba para nada, casi igual que ahora, pero al fin papás, soñaban con que sirviera para algo. El inocente niño andaba en friega por el jardín jugando con sus carritos todavía. 

Fue y les tiró un rollo a los del partido de tranquilidad, fortalecimiento, renovación, transformaciones, engrandecimiento, patria y todo lo que se estila cuando hay que convencer. En realidad lo que él deseaba era cambiarle de nombre al partido que Calles creó, porque continuaba la ojeriza hacia él. Medio malagradecido Lázaro, porque mordió la mano que le dio el hueso.

Los del partido… ¡Aviéntate Chalito! ya acostumbrados a su entradita quincenal y a sus prerrogativas, no iban a arriesgarse a amanecer cualquier día en las Califas también, como Calles. Incluso, todos los de su gabinete y del partido, después de lo de Calles dormían vestidos, o dejaban muy a la mano un cambio de ropa listo, y hasta hacían simulacros de emergencia. Se platicaban en los pasillos de las dependencias, hoy me vestí en 3 minutos. ¡No’mbre! García Téllez se viste en minuto y medio. Hacían apuestas, luego con la pollita que juntaban, se iban los viernes al Teatro o a echar la copa con Frida Khalo, Diego, Silvestre Revuelas, Tina Modotti y todos los comunistas en boga. 

Cárdenas, lo que deseaba era quedarse un par de añitos más, para terminar de ahorrar y jubilarse bien. Fue el primer Presidente que se quedó 6 años y forma el (PRM), Partido de la Revolución Mexicana en 1938 y dura hasta el 1940. Porque todavía faltaba redactar estatutos y sólo él sabía bien como estaba todo ese “bisne”.
Otra vez los obreros, campesinos y desprotegidos andaban muy inquietos, porque se enteraban por la radio y en el cine veían las noticias sobre otros países, pues empezaba la Segunda Guerra Mundial. Lázaro les dice, tranquis tranquis, voy a darles más tierritas ejidales, caminos, centros escolares, cooperativas, se alucina el Seguro Social y les da el chance de empezar a endeudarse con créditos agrícolas. Hasta crea un banco rural para cobrarles a ellos sobre lo otorgado sus deudas infinitamente. 

Deja en su lugar a Ávila Camacho, porque era el que le hablaba más bonito y éste recibe de herencia un pueblo con muchas inconformidades. Todos los que se quedaron en stand bye, por no ser ni obreros ni campesinos, entonces él que aprendió mucho de Cárdenas, los dejó agruparse, en 1943 en la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) para tenerlos conformes. Al menos ya podrían quejarse en grupito, como si fuera poesía coral, pero donde no les oyeran los dirigentes, porque soluciones a sus problemas en realidad no tuvieron. Ni las tienen todavía.

Todas esas organizaciones, así como la mayoría de sindicatos, se crearon desde las entrañas del partido, con la condición de agradecerlo eternamente con sus votos, asistiendo a todos los mítines y enriqueciendo con cuotas y corruptelas a sus dirigentes…Con la consigna de que si votan por otro partido les echarán de su organización, sin respetar eso de que el voto es secreto, que nadie puede monitorear y es una decisión personal. Porque desde entonces con las listas de sus integrantes que se presentan a las casillas a votar, al contrastar con número de votos a su favor, es bien facilito saber si alguien traicionó.

Cuando hay traición, les reúnen y como el mexicano es bien leal, luego luego se le nota en la cara si acaso traicionaron, se echan de cabeza luego lueguito. O con el cuatro más sencillito, caen redonditos, así que mejor no se atreven a traicionar. Pues si algo tiene la gente del pueblo es palabra, ya que la empeña con alguien, muy difícilmente que no cumpla. Una gran cualidad-defecto, pero bueno, esto se trata de historia, no de psicología ni de sociología.

En 1946 se cambia de nombre de Partido de la Revolución Mexicana y queda como PRI (Partido Revolucionario Institucional), para taparle el ojo al macho, porque siempre que algo no funcionaba, con el cambio de nombre, mágicamente los mexicanos volvían a creer con más fervor. No como ahora, que tienen que decir que ellos son otros y traen los cambios, aunque sean los mismos con lo mismo, el mexicano de inmediato cree en sus palabras a ojo cerrado.

Luego, Ávila Camacho, al ver que ya están rebasando la población las mujeres en edad de votar,  reconoce el voto a la mujer en 1947, no tanto porque fuera muy alivianado y defensor de los derechos femeninos precisamente como les hizo creer, para que todas encantadas fueran a dar su voto a los siguientes. 

Con esas bondades desfilan Miguel Alemán, Adolfo Ruiz Cortines y López Mateos, hasta cuando aparecen en escena Ché Guevara, Fidelito y demás acompañantes, que prenden la inquietud en Latinoamérica y otros puntos del mundo, por el socialismo.

Siguen las grandes inconformidades en México, pero Gustavo Díaz Ordaz, sin empacho alguno, con la ayuda eficiente de Luis Echeverría, su Secretario de Gobernación perpetra la famosa masacre de Tlatelolco antes de los Juegos Olímpicos, con sede en México. Limpiaron la sangre poquito antes de la inauguración y estando todo tan limpio y las cárceles y anfiteatros repletos, los extranjeros no supieron porqué la estruendoso rechifla al Presidente en el evento. 

Después de ese acontecimiento, el magisterio valió sombrilla hasta el día de hoy, mediante un sistema de deterioro educativo y de enajenación, han mantenido hasta hoy a los jóvenes bien mansitos, sin información de política, ni nada que pudiera desarrollarles el sentido crítico. 

Desde 1939 surge el Partido Acción Nacional, pero con el PRI-Gobierno, no les dejaban llegar, empezando porque desde su origen se apoderó el PRI de los tres colores de la bandera, por lo que siempre hasta se consideró como "el partido oficial", ¡habrase visto en ninguna otra parte! Cuando el gobierno, por ley debe ser apartidista, desde el momento en que asuman el puesto.

Durante 50 años no se permitió el crecimiento de ningún otro partido político, porque todo lo que oliera a izquierda, se ahogaba antes de que surgiera. Así que esos grupos se mantenían en la oscuridad del clandestinaje. Pertenecer al Partido Popular Socialista era como ser kamikazes para sus integrantes, porque de inmediato se les abrían expedientes, para hacerlos responsables de cualquier intento de levantamiento. Y. el gobierno supo comprar a muchos de sus líderes, con puestos políticos, quienes sin resistirse mucho, los aceptaban.

Los priístas se atribuyeron, la aprobación de la pluralidad política a partir de 1977, lo que en realidad fue por el trabajo titánico de grandes hombres y por la presión constante de partidos como PPS (Partido Popular Socialista), PAN, muchos frentes, organizaciones, pensadores y periodistas.

Cuando llegó el Todopoderoso López Portillo a la Presidencia en 1976, ni siquiera tuvo contrincante de los otros partidos. A pesar de ello, hizo una gira previa a su mandato, por toda la República durante varios meses, con todo tipo de excentricidades, ridiculeces,  excesos y cinismo. 

Hizo gala de su nepotismo, así como los Aguilar aquí en Chihuahua del P.T. (Partido del Trabajo, que originalmente surgió como de izquierda, pero que solo sirvió para enriquecer a una familia, que se ha mangoneado a todos los miembros que por allí han desfilado)  y repartió todos los puestos posibles entre su parentela y amigos. Traía al Papa Paulo VI, para que oficiara misas privadas en Los Pinos (residencia oficial) para complacer a su madre. Siendo que su partido siempre ha tachado de "mochos" a los panistas, pues el PRI siempre se ha mantenido supuestamente alejado al clero, cosa que no ha sido real. A su amante Rosa Luz Alegría la puso como Secretaria de Turismo, mientras su esposa Cármen realizaba todo tipo de locuras por su lado. 

López Portillo, descuidó sus funciones y con las bondades del mejor momento del precio del petróleo en el mundo, tomó decisiones descabelladas y realizó despilfarros inenarrables, en que llegó a comprar hasta piezas invaluables de arte de museos, para obsequiar a sus mujeres. Dejó el gobierno con una catástrofe financiera. 

Designa a Miguel de la Madrid, quien paso sin pena ni gloria, entre que componía un poco la economía y que no sirvió para gran cosa, porque su gobierno se distinguió por ser uno de los más corruptos.

Empiezan a abandonar el barco muchos elementos, entre ellos Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, porque no veían llegar el puesto deseado por más méritos que hicieran. En 1988 pierden las elecciones a la Presidencia de la República contra Manuel Clouthier del PAN. No obstante se las arreglan para dejar a Carlos Salinas, a quien todos conocemos ampliamente, gracias a quien volvimos a tener una devaluación marca acme. Y Clouthier apareció muerto en un "accidente carretero", cuando más población se sumaba a su movimiento de oposición a las atrocidades del Gobierno.

Zedillo el que sigue, una vez que asesinan a Colosio (patriota leal, que iba a ser Presidente), empeora con el Fobaproa, que fue la gran oportunidad para unos cuantos pillos, a través del no pago de los millonarios de su deuda a los bancos, mientras los mexicanos de la clase trabajadora perdieron todo el patrimonio, por el que habían trabajado toda su vida. Cedió el turno a Fox, del PAN, partido opositor, hecho que muchos priístas no le perdonan a Zedillo. Porque a partir de allí surgió la alternancia y una cierta transparencia, aunque no le permitieron hacer reformas, ni trabajar, desde una mayoría  priista en el Congreso de la Unión y como gobernadores de los Estados, más el narco. 

Los gobiernos del PRI nos situaron en la crisis actual, por su totalitarismo, malas decisiones y gran corrupción. Un partido plagado de gente muy siniestra, que tendremos de nuevo en el poder a partir del 2012, gracias a sus técnicas de engaño muy actualizadas, la repartición de sumas de dinero incuantificables y que Calderón aunque haya tenido grandes aciertos, con el asunto de la lucha contra el crimen organizado, que ha sido más farsa que realidad en cuanto a lucha, pero en la que han muerto muchos mexicanos (60 000) quedó tan aborrecido por el pueblo, que prefirió regresar al PRI y ahora si ni quien los pueda sacar de nuevo del poder, pues hemos regresado a una dictadura partidista.

Sin embargo, nuevamente, surge la esperanza, a partir de Chihuahua, con la salida del peor gobernador de su historia, César Duarte (2010-2016) y el inicio de Gobierno de nuevo en el PAN, con Javiel Corral. Esperemos...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...