Traductor :

viernes, 12 de octubre de 2012

Qué mentira diremos al invierno...


Alicia no aparece, no está en su casa, ni en la casa de los parientes, ni con los conocidos. No está en  ninguna calle recorrida de principio a fin, buscándola, poniendo anuncios con su foto y sus datos, gritando su nombre, preguntando a toda la gente. Tampoco está en los sitios conocidos o desconocidos, ni entre las paredes, ni en las bardas, ni en los coches, ni en las aceras, ni bajo la sombra de ningún árbol, ni tampoco debajo de las piedras.

Parece como si la tierra se la hubiera tragado, aunque la tierra no hace esas cosas, la tierra no se roba a nadie, la tierra no es perversa.

A Alicia no la conoció mucha gente, porque ella estaba pequeñita, con apenas 14 años, de un metro y medio de altura, menudita, bonita, siempre sonriendo, con su voz de melodía muy dulce, como madrigal, al hablar alegre su dialecto, igual que sus ojos tan vivos, brillosos y oscuros como su pelo de mexicana, indígena, de San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

Sabía defenderse de todo, hasta de las fieras de su selva, pero no pudo defenderse de quienes la raptaron. Igual sucede todos los días a miles de niños en el mundo, cuando alguien los arranca del piso rápido, silencioso e invisiblemente.

La raptaron, pues solo eso explica que Alicia no dijo adiós, ni se llevó provisiones, ni se llevó su ropa. De verdad parece que la tierra se la tragó, junto con toda su lindura, su dotación completa de sueños y el corazón de quienes más la quieren. Solo quedó en su espacio, un remolino de rabia...

Ya pasó todo agosto y todo septiembre... ¿Qué mentira diremos al invierno, cuando pregunte por Alicia?

Antier a las 3:23 desperté, pues lloraba en un sueño abrazada de Claudia, mi amiga de La Casa de las Flores, también lloraba y me decía que Alicia ya no regresaría... desperté y seguí llorando, ya no pude dormirme de nuevo... Me levanté a tomar agua con muchas cucharadas de impotencia y tristeza. Parece que no regresará, pues ni Claudia ni mi intuición me dicen que sí... y ya pasó demasiado tiempo. 

Sin embargo, la esperanza sigue intacta...

* No existe precisión de datos oficiales de niños desaparecidos en México y el mundo, pues es un tema demasiado encubierto por los responsables de protegerlos, pero diariamente desaparecen miles de ellos en todo el mundo, en pueblos y ciudades en los cinco continentes. Las cifras entre las autoridades y las organizaciones, son muy diferentes. En muchos casos no se denuncia, por la desconfianza hacia las autoridades.

18 comentarios:

  1. Los dolores ajenos pocas veces son nuestros, pero aquellos que los sienten no son los más débiles sino los más fuertes.
    Los otros, los que provocan EL DOLOR, son los INCALIFICABLES, seres infrahumanos carentes de emociones, repletos de la bilis que esta sociedad permite porque la genera.
    Un abrazote y muchos ánimos.
    ibso.
    PSD: puedo contarte más de un caso de niños desparecidos cerca, demasiado cerca en la distancia y en el tiempo, niños que nunca se olvidan, niños que siempre se anhelará su regreso; pero creo que hacerlo en este momento no sería considerado por mi parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Ibso, creo que si sé de lo que por considerarme no me hablas, recuerda que estamos muy cerca gracias a internet, por allí descifré un asunto en casa de Pitt hace unos días. Es terrible que exista tanta perversidad.
      Te abrazaré muy fuerte,para que encontremos un poco de paz, juntos. Yo no conozco a Alicia, pero sé que desapareció del otro lado del país, ni conozco a aquellos niños, pero soy madre y adoro a los niños, y aunque no los adorara, ¡los niños son intocables, es lo que más debemos cuidar y respetar! son la única esperanza para el mundo y... ya no puedo continuar, me destroza el tema.

      Eliminar
  2. Cuanta tristeza e impotencia alrededor de este tema, me quedo sin palabras pero con mucho dolor como madre y como persona. Ojalá haya suerte para esta niña y apaezca viva y bien.

    Un abrazo solidario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá Ana, tú sabes cuánto van desapareciendo las posibilidades con cada día que va transcurriendo, es terrible.
      Gracias por tu abrazo.

      Eliminar
  3. Sara, un tema escalofriante y doloroso es este. Deseo aparezca en perfectas condiciones, y otros niños que al igual que ella están en paradero desconocido.
    Al invierno le diría la verdad, que se la espera con los brazos abiertos.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un tema muy terrible. Hay que cuidar no solo a los propios, sino a cualquier niño, sin importar de quienes sean, estar mucho más alertas a lo que pueda sucederles, tratar de impedirlo, en esto tiene un papel primordial toda la sociedad.
      Gracias! Un beso también.

      Eliminar
  4. Es un tema tristemente doloroso ante tal desgracia nos sentimos impotentes. Sólo queda la esperanza de que el invierno ante su llamada sea respondida....

    Un cálido abrazo.Sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes lo mucho que deseo que aparezca, que aparezcan todos los niños perdidos, que podamos vencer a esos tipejos algún día, para que no laceren más a nadie.
      Gracias pro tu abrazo, por tu solidaridad, besos.

      Eliminar
  5. Mierda, Sara, a veces uno entra en tu blog y se queda perplejo.
    Sea como fuere, creo que es importantísimo que un blog sirva para algo más que inflar el ego de su creador.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Créeme que daría mi vida por que no sucedieran estas cosas a ningún niñito, pues yo tuve una infancia tan inmensamente feliz, que no soporto que haya tantos niños en situaciones así. ¡Qué mierda,cuánta mierda y más mierda, Humberto, esto no tiene por qué suceder!
      Abrazo para tu beso con café.

      Eliminar
  6. El tema de los desaparecidos parece tabú para los medios, al menos así lo percibo desde España. ¿Es imposible acabar con esta canallada?, ¿por qué? Oscuros intereses, hipocresía social, silencio religioso...
    Sufrimiento de las víctimas y sus familiares. Siembra de miedo. Dolor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, porque hay gente tan poderosa detrás del gran negocio de la depravación. Justamente las tres cosas que enumeras... los que conformamos sociedad, debemos cambiar nuestra manera de actuar. Poner atención en los niños que vemos a nuestro derredor, si un niño grita o llora, si vemos algo raro. Dejar de pensar en nuestro miedo, dejar la indiferencia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Teniendo en cuenta, Sara, que sabemos sólo aquello que quieren que sepamos, es cierto que las noticias sobre desapariciones de niños y mujeres en México son muy importantes numéricamente. ¿Qué sucede? ¿Cómo es que existen tantos secuestros en un país como el tuyo? ¿Qué dicen las autoridades?
    Casi me podría explicar la desaparición continua de niños en países subdesarrollados como alguno de los del continente asiático pero no entiendo lo de México.
    El caso de Alicia es una punta de iceberg: detrás de él existen millones de secuestros y asesinatos.

    Un fuerte abrazo, querida Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo triste es que ya otros miles de casos posteriores, tienen el caso de Alicia, en el fondo del archivo y así hasta el infinito.
      ¡Gracias!! Buen abrazo.

      Eliminar
  8. La vida es una especie de lotería, depende donde te encuentras y en el momento en que te encuentras. Nada existe excepto la división entre la maldad y el exceso de maldad. El miedo es humano y retrasa cuando no anula nuestra capacidad de respuesta. Si alguien creó el miedo vaya todo mi odio para él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Pitt, el miedo yo creo que es un invento.
      Y esa lotería hace a algunos unos triunfadores y a otros les marca, condiciona, limita... pocos con la resiliencia necesaria para desafiar el infortunio y vencer sus obstáculos. El miedo a los mexicanos nos tiene sumamente apendejados, ha sido el método más infalible de alienación y sometimiento.
      Te abrazo.

      Eliminar
  9. Tu delicadeza viste un tema tan doloroso, tan cruel, tan inhumano...

    nunca comprenderé a quienes hacen daño a los niños; no hay justificación posible... afortunadamente ellos se las verán con la justicia divina porque la humana, ellos mismos se encargaron de envenenarla, desea pedir el ojo por ojo.

    Un abrazo grande grande Sarita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que aun el peor castigo es poco para lo que se merecen y el daño ya no lo resarcen con ni con el ojo por ojo.
      Gracias por tu abrazo, igual correspondido.

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...