Traductor :

lunes, 13 de agosto de 2018

Ese grito

Al enviudar Maruca, emigró a Texas con sus cinco hijos. Pasaban los años de trabajo intenso y no lograba ahorrar para regresar a México a montar un negocio, como era su plan. En 1964, su hijo mayor y el único varón, cumplió la mayoría de edad y fue reclutado por el Army. No hubo argumento de Maruca que lo convenciera de negarse y de que mejor se regresaran a México.

- Entiéndame mamá, es necesario y además yo no la quiero ver matándose trabajando. Cuando regrese, ya podremos todos ser american citizens, según me han dicho y, con mi sueldo resolveremos el futuro, mis hermanitas podrán vivir diferente... mejor.

Regresó vivo de Vietnam, pero ya no pudo seguir en activo y lo pensionaron. Convivir con él era insostenible,  por ello retornaron a México, con la doble nacionalidad de los 6, solvencia económica y con la esperanza de que el apoyo prometido de toda su familia, sería favorable para estabilizar y salvar a su hijo, quien logró dejar de consumir drogas, pero quedó con secuelas emocionales y psicológicas, que lo regresaban imaginariamente al campo de batalla con suma facilidad. Aunque cumplió su promesa hecha antes de partir. Maruca ya no trabajó más... No pudo. Todo su tiempo era para cuidarlo.

Una tarde, él, como si fuera uno de ellos,  salió a jugar a las canicas con unos niños frente a su casa. Maruca lo vio tan alegre y plácido que se ocupó de otros asuntos. En eso, reventó la llanta de un carro que pasaba y casi simultáneamente un niño llegó corriendo a su respectiva casa: ¡Mamáaaa, están matando a Paco!

La madre del niño y de Paco, al grito de ¡Nooo! se lanzó sobre el hijo de Maruca, que estaba por aniquilar al niño con un picahielos.  Rodaban y forcejeaban, cuando la auxiliaron varios vecinos y entre todos lo sometieron con mucha dificultad, en lo que apareció Maruca, que lo meció hasta tranquilizarlo. Se dispersó el tumulto y no volvieron a jugar los niños afuera.

Los participantes, sin acordarlo, callaron y olvidaron el incidente con el hijo de Maruca, primo de Joel, vecino de las Portillo, quien al morir su papá emigró a Texas y regresó mayor pero siendo más niño, de la guerra de Vietnam, con muchos privilegios, el futuro de su familia asegurado como prometió y sin nombre... Pero el incidente, se quedó arremolinado con el grito de pánico de la mamá de Paco, que todos escucharon y hasta hoy es escuchado tras cualquier estallido, estruendo o al transitar niños por allí. 



46 comentarios:

  1. Hola Sara , un relato muy duro pero muy real , ya que la guerra de vietnam fastidio a muchos jóvenes , y los que no morían allí venían traumatizados.
    Te deseo una feliz noche besos de flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Flor. Igualmente, que tengas fue día.
      Besos.

      Eliminar
  2. Qué triste historia, Sara, la mente es incapaz de asimilar tanto horror.
    Besos 🌸🌷🌹

    ResponderEliminar
  3. Las secuelas de las guerras y ellas mismas, son horribles.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las guerras son lo peor que puede suceder, amigo.
      Besos.

      Eliminar
  4. Que triste historia, y lo malo es que hay demasiadas, verdaderas, de victimas de la guerra con el cerebro hecho polvo... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Así es, amiga. Hoy no fuimos por lo alegre, que más me gusta compartir. Le surgió esa historia.
      Besos.

      Eliminar
  6. La guerra de Vietnan, Bosnia, Irak,Siria, el mundo sigue oliendo a guerra y a muerte, lo peor de todo es que siguen empeñados en mostrarnoslo como algo normal, algo que tiene que suceder en pleno siglo XXI.

    Besines utópicos, Irma.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Irma. Ningún interés económico debiera justificar tanto sufrimiento y muerte.
      Abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Sara, es una historia muy triste, pero al mismo tiempo tan presente en nuestros día. Esas secuelas son tan fuerte, que trastocan los sentidos y las emociones de cualquier ser humano.
    Abrazo desde el corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo expresar nuestro rechazo, que valga de verdad?!!
      Un abrazo largo, Cris.

      Eliminar
  8. Las secuelas de la guerra son dolorosas y dejan su huella para siempre en todos los que rodean al que regresa, o cuando no lo hace. Nada volverá a ser como antes, muy triste Sara, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y las muertes a tanto inocente, nada,nada las puede justificar. Es horrible
      Un abrazo, María Cristina.

      Eliminar
  9. Verdad que es triste y doloroso solo leerlo, me imagino vivírlo.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser un verdadero infierno, supongo.
      Un abrazo, Rosario.

      Eliminar
  10. Es una realidad que muchos americanos vivieron, y sin ir muy lejos, algo similar ha sucedido con los chicos de Malvinas. Son pocos los que regresaron sin secuelas. La guerra es una maldición y está en todos los paises más indefensos.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando hay guerra, ni los que no asisten, quedan ilesos.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  11. Hola Sara, todas las guerras son crueles, pero esta que mencionas en tu triste y real relato debió ser peor que estar en el infierno, todos los que sobrevivieron creo que quedaron muy mal psicológicamente, con una herida que nunca curara en el alma.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Terrible... nada justifica una guerra, si se tiene raciocinio. Pero ya ves, no entienden los gobiernos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Desgraciadamente todos los que han sido combatientes en una guerra han vuelto con grandes secuelas psicológicas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Destrozan a poblaciones enteras. Pero ya ves la cultura de "We are the champions" que prevalece y sigue amenazando.
      Besos

      Eliminar
  13. ¡Malditas sean todas las guerras!

    Real y durísima entrada.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Mari Carmen, porque son monstruosidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Gracias, Amapola. Pero punto y aparte... es una alegría la que me trae tu visita hoy. : )
      Besos.

      Eliminar
  15. Triste relato y es que la guerra del Vietnam dejó demasiadas secuelas en los que sobrevivieron.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si ya nos acostumbramos o qué, en esa había manifestaciones para parar a diario en muchas partes.
      Un abrazo. Charo.

      Eliminar
  16. Nunca la guerra ha.sido mas.que.beneficio para los que tiene el poder de las armas y nunca estarán en un campo de batalla...
    Un tragedia del hombre construida por el hombre
    Y que como la.espada de Democles
    Siempre esta sobre nuestras cabezas.

    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo que me ha llegado íntegro. Gracias, Magdeli.
      También te abrazo.

      Eliminar
  17. En la actualidad hay decenas de conflictos armados en todo el mundo que no parecen tener fin.
    El ser humano no aprende desgraciadamente.

    B. E. S. O. S.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y parece como si ya nos hubiéramos acostumbrado a los conflictos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  18. Un relato real y muy triste.
    Estuve en Vietnam y quedé muy impresionada al ver el"Museo de la guerra ". Unas imágenes patéticas y muy impactantes.
    Muy malas las guerras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá sido tu experiencia muy escalofriante.
      Muchos besos, Amalia.

      Eliminar
  19. Que la paz sea nuestra principal motivacion. Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. No se lo que es, solo de oídas pero tiene que ser terrible, solo tenia que existir la paz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que no sepas qué es la guerra.
      Amor y paz.

      Eliminar
  21. Un relato muy trágico y veraz. Jamás entenderé las guerras, por mucho que se justifiquen, al igual que no entiendo por qué las personas son arrastradas sin poder levantar antes el corazón para decir NO.
    Un abrazo inmenso, mi querida Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los soldados que van... quizá no tengan manera de decir no.
      Raquel, un gusto muy grande volver a verte por acá.
      Te doy un abrazo enorme, con todo cariño!!

      Eliminar
  22. ¡Hola, Sara! Pasé tan solo a saludarte y ver que aún andas por estos mundos virtuales.
    Tocas en este relato uno de mis miedos: la guerra.
    Y me dejas pensando en una pregunta: ¿qué es la guerra?
    A lo que de pronto respondo: la guerra es aquello que queda cuando los hermanos dejan de sentir a Dios en el otro.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gusto, Ibso. ¡Todavía!! Me sigue gustando estar.
      El problema ea que nos creemos dioses, superiores a Dios. El problema es que han dado muerte a Dios.
      Un inmenso abrazo.

      Eliminar
  23. Los seres humanos no pueden dar muerte a Dios, es como si un grano de arena intentara secar el océano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería imposible, Ibso. Pero, lo matan, lo excluyen, lo descartan. Lo sacan de sus vidas.
      Otro abrazo.

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...