Traductor :

viernes, 1 de marzo de 2013

Dorita en el banco



Muy de prisa entró Dorita al banco, ya casi por cerrar, en viernes. Airosa, exquisita, muy esbelta, con falda negra ceñida y zapatos tan altos que le resaltan sus bien torneadas piernas. Hace fila, está muy larga. Mira el reloj, calculando si alcanzará a terminar todos sus pendientes. Aunque la conocen por ser cliente frecuente, no logra que ningún funcionario le evite la espera,  están todos muy ocupados con otros clientes. 

Siente las miradas de la concurrencia en ella, a lo que está acostumbrada por su atractivo… Conforme transcurre el tiempo, siente más  miradas, se deleita, es arrogante.

Algo muy suave le roza los tobillos, mira y Oh!  es el medio fondo que se le fue deslizando. Ruborizada ojea en todas direcciones, para aprovechar un momento en que no la observen…  mediante un pasito se libra de la prenda, que deja en el piso.  Luego se agacha con suma discreción y lo recoge. Como prestidigitadora lo mete a su bolsa y respira aliviada de que nadie lo haya notado. Pero su vergüenza, le impide vigilar a los demás. 

Llega a la ventanilla, saluda al empleado con quien improvisa plática, para distraerlo,  ya que el fondo guardado tan de prisa, no le deja  sacar el dinero de su bolsa, que quedó debajo. Invade un silencio absoluto.

El empleado le susurra: ¡Ya sácalo Dorita, que todos te vimos! La gente no puede contenerse y ríen todos a carcajadas. Ella, sin remedio coloca la prenda sobre el mostrador y mirando el lente de la cámara de seguridad, le pregunta al cajero también muy quedo: ¿Habrá quedado grabado? Él asiente con un movimiento muy leve, casi imperceptible... pero estando todos pendientes, sin remedio, se escucha otra avalancha de risas, en lo que terminan con su depósito. Sale rapidísimo por la puerta de no volver jamás.

44 comentarios:

  1. He buscado "fondo" y me entero de que es "saya". Si fue lo que se le cayó a Dorita, no hay para tanto. Cuando yo era pequeña, me subían los colores contándome la pérdida de otra cosa.
    Tu anécdota, trasladada a tiempos modernos, queda para la posteridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! jajaja, porque ya no se usa:

      Ni ruborizarse, por nada que se caiga o que se muestre del cuerpo. la desnudez ya ni escandaliza, ni siquiera llama la atención.
      Ni fondo. (Tan preciosas esas pendas de sedas, satines y encajes)
      Ni las constantes idas al banco,
      Ni el uso de dinero en efectivo.
      Muchas cosas que se usaban hace qué, será...una década?

      Fuerte abrazo!

      Eliminar
  2. Yo también he mirado las acepciones de fondo, para saberlo que se le había caído. Está claro que a pesar del mal rato sabe estar y a pesar delas risas no perdió su entereza. ¡Pero que bien lo has narrado!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, gracias André... un poco de jueguito.
      Besos.

      Eliminar
  3. Que buen escrito me gusto y te pido permiso para publicarlo en mi hoja parroquial obviamente con tu autoria saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Adelante! Muy agradecida y encantada... sirve para que los chicos y las chicas de hoy, conocen de una época no muy lejana, en que el vestir de la mujer era femenino y que eso era lucir, sentir, ser, pensar y parecer mujer y los hombres como hombres.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Es de una calamidad mayor, más en un banco, que todos parecen mirarse sin mirar.
    Hasta el vuelo de una mosca parece entretenido.
    Más si se le cayó esa prenda, más por el pudor de Dorita.
    Una pesadilla.
    Un abrazo, Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, si fue calamidad para ella, tan recatada que es... tú la conoces bien.
      Abrazo fuerte!

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Sí Fiaris, a ella la abochornó en ese momento, jajaja.
      Abrazo.

      Eliminar
  6. Pobre Dorita, en estos casos la autoestima es quien la paga.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá optado por solo pantalones después de eso, o por no usar fondo?...
      Besos, poetisa!!!

      Eliminar
  7. Una situación difícil para la pobre Dorita, aunque seguro que le vale como cura de humildad.
    Una escena muy bien narrada.
    ¡Un abrazo!
    P.D: Igualmente :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jon... estaremos leyéndonos!
      Abrazo!!!

      Eliminar
  8. QUE PRODUCTIVIDAD LA TUYA... MUY MUY MUY BIEN NARRADO!!!!!!!!!!
    SALUDOS
    CARLOS

    ResponderEliminar
  9. inculta total me voy sin saber lo que es fondo.

    Cariños mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, claro que no... eres muy culta amiga... Lo bueno de nuestra vastísima lengua.
      Besos.

      Eliminar
  10. No tenía idea que era el medio fondo, tuve que googlearlo, aunque lo imaginé.
    Creo que, de aquí en más, Dorita va a preocuparse de que sus ropas estén bien arregladas y luego comenzará a seducir.
    La verdad, no sé cómo haces para subir textos tan seguido. Lo positivo: que seas prolífica; lo negativo: no llegamos a leer los textos cuando ya hay uno nuevo.
    Un beso enorme, Sara, y buen fin de semana.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón... sucede que se me calienta el brazo como a los beisbolistas... pero me calmaré un poco.
      Noooo, mangos qué cosa! Tú pon un recordatorio por allí que diga en cuanto abras los ojos... Checar que subió Sara, jajajaja!
      Beso igual...
      SD

      Eliminar
  11. ¡Qué momento, seguro no lo olvidará en tiempo!
    Querida Sara, te agradezco infinito tus muestras de cariño y humanidad.
    Besitos, buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que agradecer amiga! Triste no poder estar en persona, pero allí está mi alma. no lo olvides.
      Besos!

      Eliminar
  12. Muchos ojos nos observan, siempre...

    Paz&Amor

    Isaac

    ResponderEliminar
  13. Una situación comprometida.
    Un beso Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, cosas que suelen suceder.
      Otro beso para ti.

      Eliminar
  14. Este tipo de "desgracias", que para mí no lo son, siempre provocan risas. Estaría bien ver los ropajes interiores de quien se ríe. ¿por qué debe provocar risas las pequeñeces relacionadas con ropas o con actividades fisiológicas normales?

    Un fuerte abrazo, querida Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Antonio, reirse de quien le sucede un percance así, muestra nucha crueldad interna. No olvides que la sociedad es "perfecta"
      Fuerte abrazo!

      Eliminar
  15. A mi anciana tia le paso que se le deslizo la falda y la pobre se quedo en ropa interior. Su chofer, vino de inmediato y se la puso otra vez. Nadie se rio. Claro, se hubiese sido joven y pretenciosa seguro se rien.

    un abraxo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente, que bochorno para tu tía... también creo que hubiera cambiado las cosas si hubiera sido una chamaca.
      Abrazo.

      Eliminar
  16. A mi anciana tia le paso que se le deslizo la falda y la pobre se quedo en ropa interior. Su chofer, vino de inmediato y se la puso otra vez. Nadie se rio. Claro, se hubiese sido joven y pretenciosa seguro se rien.

    un abraxo!

    ResponderEliminar
  17. En mi pueblo se llama forro.
    Pobre Dorita!!! cuanto nos cuesta a veces superar el miedo al ridiculo, a dar la nota como suele decirse, a que todos nos miren y nos juzguen con burlas, sin embargo es algo que se va aprendiendo a superar con el tiempo, en cuanto nos damos cuenta que somos uno más, con nuestros defectos y virtudes, que hoy somos nosotros y mañana pueden ser ellos, sin embargo en situaciones como esta nuestra siempre se tambalea lo más frágil que tenemos, la autoestima.

    Como decía mi abuela, si tienes miedo a bailar mientras otros bailan, baila tú también, no te quedes parada en un rincón siendo el objetivo perfecto, sé siempre uno más de ellos.

    Si yo hubiese sido Dorita, hubiese reído con ellos sin duda.

    Un abrazo enorme sin miedo a hacer el ridículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubiera sido bueno que ella riera. Sin duda... quizá hasta hubieran callado los demás.
      Abrazo fuerte!

      Eliminar
  18. Solo hace falta un momento para derrumbar una fachada. Se me antoja tu Dorita una mujer frágil cuya única seguridad radica en algo tan efímero como es el aspecto físico.
    Me ha dado pena, lamento decir que yo no me reí
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por hacer patente en este blog tu cualidad de persona respetuosa... y más tratándose de otra mujer. Si nos nos hacemos valer entre nosotras... quién entonces, verdad?
      Besos.

      Eliminar
  19. Creo que hay muchas Doritas por ahí, y tampoco me hace gracia que se rían de ellas. El que esté libre del ridículo que tire la primera piedra.

    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién no lo ha hecho alguna vez? Hay tanta forma de tener un percance, por descuido, por prisa, o simplemente por accidente.
      Besos.

      Eliminar
  20. Ay linda Sara, qué sabor más especial a anís estrella.... delicioso. Cuánta alegría tengo de estar otra vez aquí, más repuestita al haber dado con un médico que me ha aliviado mis dolencias. Nunca te he olvidado. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Campanilla:
      Me das una alegría muy grande!!! te he echado muchísimo de menos, que bueno que ya estés otra vez visible.
      Besos y un abrazotototote!!!

      Eliminar
  21. Hay que tener cuidado, estamos expuestos a muchas "accidentes".
    Ha sido un agrado leerte.
    Muchos abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rayén, una alegría verte por aquí.
      Besos.

      Eliminar
  22. Pobrecita Dorita, puede ocurrir.
    Saludos
    David
    Pd: He escrito un cuento en Cine para usar el Cerebro, se llama “Todos podemos ser gerentes”. Te invito a leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a leerlo David. Gracias por avisarme y también por tu visita tan grata siempre.
      Abrazo.

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...