Traductor :

jueves, 30 de enero de 2014

Me gusta transitar las calles desiertas

... Eso fue para mí un placer irresistible, hasta que transitamos por aquella ciudad, al día siguiente del huracán, día que más bien era noche, que la sustituía una nueva noche y muchas más, hasta quedar cubiertas -mi hijita y yo- por una apariencia de eternidad negra, como es cuando se reciben, bocanadas furiosas de la naturaleza.

 Escuchábamos solo nuestros pasos (de dos), que nos escalaban hasta nuestros pechos, para desgarrarnos las gargantas. Llorábamos brisa salada y nos lloviznaban lágrimas, que chupábamos con la ansiedad de no tener una gota de agua limpia para beber -cuando todo en aquella ciudad era agua- viendo al mar, a manera de despedida,  todavía dibujando con fango sus últimos graffitis, en los escasos muros y calles que lograron salvarse. 

Se multiplicaban los sonidos de nuestras pisadas -eso quisimos creer, y nunca lo discutimos- con sus ecos, y otros ecos, leves, simples, razonables, hasta que se apoderaron de todo lo que escuchábamos ecos endemoniados, al sentir únicamente la nada penetrante del despojo en el ser, de lo que no pueden hacer dos, que no encontraban a ningún otro ser a quien ayudar y tragándonos nuestra vulnerabilidad de madre e hija, totalmente expuesta.

52 comentarios:

  1. ¡Vero!!! hermoso verte en casa. ¡Gracias y gran abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. ¡GRACIAS! con mayúsculas desde el fondo de mi corazón.
      Beso!

      Eliminar
  3. A mí también me gusta caminar en soledad, pero me imagino que caminar en ese paisaje no sería nada agradable.

    Eso sí, me gustaron los resonares de tus letras, Sara.

    Un abrazo grandote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que tú tienes el don gráfico, que lograste imaginarlo! Ay! no sabes lo mucho que te lo agradezco....
      Muchos besos, Ximo!

      Eliminar
  4. Está bien pasear por las calles en soledad, pero con las amenazas de tu relato como que da algo de terror.
    Muy bien creada la atmósfera pretendida. Se angustia uno por esa madre y esa hija.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, me honra mucho tu visita y tu comentario... imagínate:me emociona. Muchísimas Gracias!!!
      Un abrazo!

      Eliminar
  5. Qué bien lo has escrito, Sara, con sus pasos a cuatro y sus ritmos.
    A mi también me da miedo transitar por las calles solitarias estrechas y oscuras.
    Me dan auténtico pavor.
    Y salgo corriendo como alma que lleva al diablo. Me dan auténtico terror.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tecla! ¡Bingo! creo que no estuvo nada mal, por tu comentario. Me estoy sintiendo feliz! jajaja. Gracias.
      Besitos.

      Eliminar
  6. Pasear por las calles desiertas de un agran ciudad, es otro mundo y nuevas sensaciones.
    Aunque pueda dar miedo como le sucede a la protagonista de tu relato poético.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No ha de ser muy grato pasear después de una devastación por huracán, verdad?
      Gracias ohma, feliz de verte en casa, comentándome tan lindo.
      Muchos besos.

      Eliminar
  7. Hace poco escribí una poesía a mi ciudad que tu no vistes, que me vino a la mente una mañana muy tempranoo cuando casi la ciudad dormía.
    La tenia todita para mi, y fue tan agradablee.
    Hay noches que me encanta salir y si llueve mas, y es que ese silencio supera, a cualquier miedo...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá sido lo opuesto a este relato, por lo que cuentas... No, no la leí.
      Besitos, Inma!

      Eliminar
  8. He sentido miedo de madre, no de mujer. Muy bien descrito el silencio y el eco. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Ester!! un gran honor que te hayas metido en el papel protagónico, me honras mucho. El sueño de quien escribe un relato.
      Abrazos!

      Eliminar
  9. Un magnífico relato, bien descrito la sensación de miego y oscuridad.

    Felicitaciones Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida, me alegras con la empatía lograda, de verdad, que acertado comentario.
      Muchas gracias, y muchos besos, también!!

      Eliminar
  10. Pues nada, que los caminantes lo disfruten :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! los caminantes por placer... porque estas caminantes, uy qué pavor!
      Besos, muchos... mi buen Genín!

      Eliminar
  11. Querida Sara, lo leí dos veces, me encantó, me voy con una idea muy potente de este escrito tuyo, es una frase que no está explícita, pero está de alguna forma, tal vez escriba algo, ya lo sabrás pues lo voy a decir.
    Un beso muy grande.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Humberto, que gran alegría verte en casa, ya me contarás de tu travesía en algún momento, que sabes bien que yo brinco de felicidad por tus logros. Y... ¡GRACIAS! me estimula mucho tu comentario, de verdad!
      Un beso de doble anís!

      Eliminar
  12. Consigues transmitir la sensación de vacío y angustia. ¡Bueno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, María Luisa! Tu aprobación me da la luz verde para continuar la búsqueda por ese rumbo...
      Muchos besos!

      Eliminar
  13. Hola Sara, entre el placer de transitar por calles desiertas y el resto del relato me quedo con la primera parte. Experimentada en múltiples ocasiones. De la segunda nada sé amiga mía, aunque entiendo que has querido recrear un ambiente determinado con determinada finalidad. Ha quedado bien.

    Te deseo buen fin de semana... Y buen paseo tranquilo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ernesto, es una maravilla caminar por calles desiertas... puedes apropiarte de la ciudad, sin distracciones, toda la ciudad para ti solo. Lo de una ciudad en ruinas ha de ser para ponernos el corazón palpitando a mil de susto. Conclusión: La soledad buscada es un paraiso, obligada... uy! que dolor tan desolado!!
      Yo también te deseo un fin de semana así y un paseo de lo mejor.
      Un abrazo con anís!

      Eliminar
  14. esas calles desiertas tienen un cierto misterio.. por lo q te puedes encontrar? por lo que puedes descubrir en ellas? cambiar sin rumbo muchas veces desvela muchos rincones interesantes :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la normalidad cotidiana, fascinante. En un percance como el descrito, patético, terrorífico!
      Un beso de anís!

      Eliminar
  15. He pasado en busca de vino, bocadillos y fiesta y me he encontrado con esta bella descripción, y triste, de un destino irrevocable de la naturaleza.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo con grandes atractivos prometidos te traigo, jajajaja!
      Besos.

      Eliminar
  16. Volveré a pasar pero antes me iré en busca de esa cena y esa fiesta por calles más transitadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que disfrutes... Tu primera copa, con un brindis a mi salud, Pitt!
      Abrazo!

      Eliminar
  17. Porlo que siento, fue una caminata de desconcierto y soledad.
    Me agradan para la humanidad entera,caminatas por lugares placenteros y de logros para bien.

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan las caminatas como las que a ti te gustan!
      Besos.

      Eliminar
  18. A mi me gusta caminar en soledad. Pero rodeada e inmersa en paz y no en esa penuria que viven madre e hija.
    Has creado una especial sensación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué situación tan difícil ¿no? Yo también adoro esas caminatas que describes.
      ¡GRACIAS! Besos.

      Eliminar
  19. Esas calles siempre guardan alguna sorpresa por descubrir. Muy buen escrito Sara, enhorabuena. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe y el de ustedes también, que sea fenomenal!
      Abrazo!

      Eliminar
  20. IMÁGENES EXCELENTEMENTE INSPIRADAS.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  21. Caminar por calles desiertas para reflexionar es genial, a mi me gusta mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De preferencia con los edificios de pie y sin estas penurias... qué lindo es caminar así!
      Besos, Boris.

      Eliminar
  22. Muy bueno, Sara! Fue como una caminata apocalíptica. Sin embargo estaban juntas... Creo que en definitiva, lo importante es seguir caminando. Eso para mí, significa mucho. Aún en las peores circunstancias.
    Besos miles, amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Bee! parece que si ha logrado el efecto... me entusiasmas.
      Muchos besos, mi amiga!

      Eliminar
  23. Que bonito escrito Sara, me ha encantado, a veces uno puede sentir la soledad más inmensa acompañado o solo, las calles invitan a la soledad, las gentes casi siempre también... Pero también siento que después de una desgracia se puede sentir la plenitud en la mano de "tu hijita". Será que tengo el día, pero da para mucho pensar y sentir... me quedo disfrutando de tu compañía en esta quietud hermosa. Gracias Sara, un Besazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Raquel: "las calles invitan a la soledad, las gentes casi siempre también..." oración (jajajaja!) la comparto al cien por ciento contigo. Soy amante de la soledad. Pero porque puedo elegirla, creo que una soledad como esa ha de ser aterradora, muy angustiante. Te agradezco mucho, que hayas detectado esa plenitud y fuerza (lo más importante) de dos tomadas de la mano en una adversidad.
      Me agrada mucho esta la quietud que mencionas, porque existe y le da el ambiente más ideal a nuestra amistad.
      Un gran beso!

      Eliminar
  24. Un escrito realmente bello.

    Un beso y muy feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amalia. Me dibujas una gran sonrisa!
      Muchos besitos y feliz finde también!!

      Eliminar
  25. A veces la vida nos lleva a caminar entre escombros, dejando atrás caminos yermos y baldios.
    Como siempre, hermoso.

    Un beso bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, querida amiga... Y siempre tenemos que seguir adelante, con una mano que aferrar y la cual aferrarnos, así la nuestra solamente. Pero siempre adelante.
      Un gran abrazo para ti, feliz de verte de nuevo!!!

      Eliminar
  26. Sara, antes que nada buenas noches.
    Me ha conmovido tu relato, se siente la miseria en el aire de la destrucción, la impotencia en el ser humano que deja un desastre natural.
    Pero hay una gran esperanza en tenerse madre e hija. Sus pasos se acompañan.

    Saludos grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Beatriz... Te acercaste mucho al significado de este escrito, me alegro mucho. En situaciones extremas aprendemos a valorar lo necesario ¿verdad?
      Un abrazo de anís. Qué linta imagen. Te visitaré! gracias por llegar, es tu casa cuantas veces desees regresar.

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...