Traductor :

lunes, 25 de julio de 2016

He matado

Pasó hace tiempo. Pero aún me pesa...

Estaba en el patio, muy metida en "Mundo Alucinante", de Reinaldo Arenas, cuando apareció para atacarme.

Al imaginarlo sobre mi cuerpo y haciéndome mucho daño: tan enorme, asqueroso y terrible.  Sin dejar de mirarlo, convertí en arma lo primero que alcancé.

Entonces él retrocedió, pero, me atacaría de todas formas. Por eso me lancé antes a golpearlo, segura de que "quien golpea primero, golpea dos veces".

Me esquivaba y lo perseguía, hasta que entró en la casa y ya se volvió una lucha cuerpo a cuerpo, porque empezó a revisar mi ropa y pertenencias.

¡¿Cómo husmeba toda mi intimidad.?!

Ya cegada por la adrenalina, me armé más y lo fui llevando como una salvaje a otra salida... Él se equivocó de puerta.

Hecha un monstruo, encendí al máximo, el gran horno donde entró y que nunca creí que llegaría a usar para eso.
Entre gritos (míos) y brincos (suyos), logró salir arrastrándose, muy moribundo y todavía lo maté muchas veces más, al indefenso y minúsculo ratón, con mi escoba.
...
Terminé de leer Mundo Alucinante, en un parque, por no volver a correr riesgos.

*Quizá sea bueno una nota, por si alguien no lo ha leído, en varios pasajes, el personaje de la novela citada: Fray Servando Teresa de Mier, tiene que soportar estando preso, la presencia de ratones.  La impresión es fuerte y queda mucho tiempo después de leerlo.

64 comentarios:

  1. Un ratonicidio en toda regla, vaya que sí. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cumple con las tres agravantes de ley.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Me ha gustado el relato y la doble interpretación con equívoco incluido, aunque yo utilizo una técnica distinta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah no!! Es que tu siempre estás a la vanguardia, jaja. Pero el escobazo o chancletazo, siguen siendo infalibles, jaja.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Pobrecillo jajaja, no me gustan esos bichos, lo reconozco. Pero matarlos tampoco, no tengo el valor.
    Creo que en parte por eso amo los gatos, porque hacen el "trabajo sucio".

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo les tengo más miedo a los gatos. Y sí, he matado
      Unos cuantos ratones en mi haber. Pero este, parece que se salió del libro.
      Un beso.

      Eliminar
  4. jajajja Pobre ratoncito... :(
    Menos mal que se que es ficción...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ya me vas conociendo, Genín. Sabes que podría hacer, ciertas cosas, pero no con ese fascismo, jajaja.
      Besitos y un abrazo al abuelo!!

      Eliminar
  5. Alucinante mana, ¡Alucinante! Un ratoncito qué daño puede hacer (nomás convertirse en rata). Hiciste bien mana jaja.

    Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Discúlpame, mana... pero ratón no se convierte en rata ni soñando, tal vez un ratón panzón, si come mucho, pero rata no. Ellos todavía no entran en los rollos de los transexuales y eso.
      Pero, alucinante como el libro de Arenas. Jajaja.
      Besos.

      Eliminar
  6. Yo no hubiera sido incapaz de matarlo, sería sido imposible hacerlo porque habría salido corriendo capaz de saltar obstáculos y alcanzar una velocidad olímpica. Pero con la distancia de lo virtual me has hecho sonreír. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Créeme que te he imaginado corriendo tal y como me lo dices. Ya te conozco otro dato muy importante. Pero también creo que si te encontrarás a solas con él, lo matabas, casi infartada, pero lo hacías.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Hola Sara, pues yo no me enfrento a ese "monstruito":), yo salgo corriendo y le dejo hacer lo que quiera jeje, lo malo seria luego volver y no saber donde anda, con tu "guerrero" relato me has echo sonreír imaginando según iba leyendo:), muy bueno.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te veo, corriendo despavorida y huyendo de tu casa. No es nada agradable, dan miedo, pensamos que nos van a devorar, pero en caso dado y sin opciones, sé que lo enfrentarías. Sale lo guerrero de no sé donde, por supervivencia.
      Besos.

      Eliminar
  8. Ella era grácil,ligera ,liviana. La invitaba a pastelitos y muchas veces a comer en cualquier hora del día. Tenía las cualidades innatas para volar y el cuidado de despertarme a cada amanecer haciéndome cosquillas en la cara; como una chiquilla juguetona e incansable...A veces paseaba conmigo en el coche, paseaba conmigo por los parques y en un banco, tomábamos helados de fresas con chocolate. Era realmente adorable y juguetona hasta tal punto, que cada noche soñaba con ella en sueños realmente reparadores donde su amorosa presencia me despertaba con un beso en mis labios o un roce en la piel...Me tenía obsesionado hasta tal punto que sentía celos por ella.

    Una mañana la eché de menos. La busqué por todas partes, a voces gritaba su nombre con el vertigo de sufrir su maravillosa perdida pero ella, no aparecía. Me asomé a la ventana y allí estaba la traidora; con dos machos jugando a juegos prohibidos...

    Con rabia, los pulvericé con insecticida hasta aniquilarla junto con sus amigos y las tres moscas, murieron.

    La policía me tomó declaración pues llamé al 091 declarándome culpable de homicidio machista y vinieron a detenerme. Les enseñé las tres moscas muertas en un cenicero y una velita encendida como sepelio...Los policías llamaron a los loqueros y ahora estoy en este hospital con cientos de moscas a las que les doy de comer como quien da semillas a las palomas...Está Irene, Susi, Manuela, Carmen...en total unas 40 moscas cariñosas que hacen ser el loco mas feliz del psiquiátrico...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, qué buen relato!!
      Eres increíble. Muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Yo también me hubiera ido al parque...

    Travieso ratoncito y muy bueno el relato.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú me comprendes, Amalia. Eres maravillosa.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Ya no sale mi perfil.
    Menos mal que me conoces ¿a qué sí?...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que te conozco, no tengo otra amiga Amalia.
      Otro beso.

      Eliminar
  11. Yo también me hubiera ido al parque...

    Travieso ratoncito y muy bueno el relato.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que en el parque seguían brotando ratones del libro.
      Tercer besito.

      Eliminar
  12. Ojo con leer en el parque y lo qué lees, puedes tener visitas inesperadas o alucinaciones esquivas :)
    Muy bueno tu ratón, me ha recordado una peli de Alfred Hitchcok en la que Paul Newman nos demuestra lo difícil que es matar a un pesado comisario político comunista.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me causó tanta gracia, ayer que leí tu cuento, que nos había pasado algo similar. Te quedó genial. Yo no lancé el libro, porque es demasiado bueno. No lo hubiera soltado por nada. Es una preciosidad de narrativa.
      Un beso lejos de parques, jajaja.

      Eliminar
  13. ¡Pobrecito el rantoncito!
    Cuidado, mujer, que si te leen
    los defensores del reino animal
    no quiero ni imaginar el castigo
    que para ti con prestancia reclamen.
    ¡Asesina múltiple de
    un ratón! ¡Oh, Oh Oh!
    competencia sin parangón
    de los gatos del vecindario.


    :-)

    Besos






    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shhhh! No los invoques, que ya imagino sus sentencias de muerte. Raros esos, tan "sensibles", que pueden ser brutales con el ser humano, por defender bichos. Gracias Myriam.
      Un beso.

      Eliminar
  14. A veces nos volvemos insaciables por nuestra sed de matar, aunque no podemos hacerlo con algunos humanos, nos desquitamos con los indeseables bichitos que nos rodean, un abrazo Sara!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué comentario tan más ingenioso. A veces quisiéramos, hasta pensamos en algunos políticos para esos fines... Pero
      no podemos, no nos deja la decencia, o será el miedo? Jajaja.
      Un abrazo!

      Eliminar
  15. Sara, muy bueno el relato. Yo soy más amiga de los gatos que de los ratones, pero nunca he tenido el valor de matar a ninguno, pero uy ganas..
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a los gatos les tengo miedo, no sé porqué. Y los ratones, pues hacen muchos estropicios y hay que hacerlo, a querer y no.
      Un beso!

      Eliminar
  16. Felicito tu valentía
    Yo del susto aun estaria gritandoooooo
    Por suerte los perritos de la casa los mantienen alejados !!!!!
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, los perritos -algunos- no dejan que se acerque nada a la casa. Los míos hacen como que tienen otras cosas más importantes que hacer, en esos casos, jaja.
      No pensé que les temieras. No te creas que yo no.
      Un beso.

      Eliminar
  17. La verdad, Sara, que al empezar creía que era algo realmente grave. Cuando vi que era sólo un ratoncillo, sonreí. Pero no creas, a mí me pasaría parecido con una cucuaracha, aghh, qué asco les tengo.
    Me alegra haberte encontrado, un abrazo largo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son terribles los pensamientos que nos acosan ante esos bichos, realmente indefensos, los sentimos monstruos en el momento, cuando no lo son.
      A mí también me alegra mucho encontrarte.
      Un abrazo así de largo.

      Eliminar
  18. inesperado relato, me llevó al extremo de temer yo también y aceptar el asesinato como única salida
    saludos, muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y por regresar después de tanto tiempo por acá, siempre serás bienvenido.
      Sobre la entrada creí que lo pescarían desde el principio. Me alegra que no haya sido así.
      Saludos!!

      Eliminar
  19. Me ha parecido muy interesante tu relato.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Lo viviste, ese mundo alucinante.
    Te creíste fray Servanda?
    Sonrío.
    Adoraba a Arenas y era recíproco.
    Otra vez el mar, te relajará más como lectura.

    Un beso, mi Chihuahua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad quedé fascinada, yo lo considero para leerse muchas veces!! es vertiginoso, una prosa poética de magia... indudablemente se identifica con el Fray, por la persecución que de él hicieron también, ya vez que hasta estuvo en el Morro. No sabía de esa reciprocidad en adoración contigo.
      Otra vez el mar, ¿relajante?. No lo he leído, pero que no es en donde le tupe al sistema?
      Lo leeré... todos sus libros, si los consigo. Igual de Lezama.
      Un beso.

      Eliminar
    2. A ver si te mando los que tengo de él y no hayas leído.

      Y Virgilio Piñera si no lo has leído te encantará.

      Besos lectores, mi Chihuahua.

      Eliminar
    3. Hermosa, muchas gracias desde aquí hasta el fin del mundo.
      Un abrazo muy grande y feliz!

      Eliminar
  21. Con el miedo que les tengo, ni quiero imaginarme la escena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, haces bien. Es de lo horrible del mundo, ellos y más uno a lo salvaje tras ellos, hasta darles fin y después sentirnos crueles.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Aggggggggggggggggggg

    No quiero recordarlo....

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Una lucha sin cuartel de la que veo saliste vencedora, aunque imagino la escena y no puedo evitar una sonrisa malvada.
    Menos mal que al final pudiste disfrutar de la lectura.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que de la lectura salían los ratones. El parque quedó infestado, hubieras visto.
      Un beso o muchos.

      Eliminar
  24. puede uno imaginar cualquier cosa... es terrible pero a la vez, no se..

    me dejó desconcertada y tranquola al final

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando puedas, lee esa novela y me entenderás.
      Un beso.

      Eliminar
  25. Olá Sara,
    A história foi tomando um rumo de violência que espera no final uma desgraça; mas tudo acabou bem. Parabéns.
    Abraço.
    Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque salí ganando, dándole fin. Pero sí hubiera ganado el ratón!! jaja.
      Un beso, Pedro.

      Eliminar
  26. Muy buen relato aunque da un poco de YUYU.

    Abracitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da Yuyu, asco y todo, ante un monstruo de tan pequeño tamaño.
      Gracias, Maribel. Un beso.

      Eliminar
  27. La escoba, esa gran arma contra los ratones, es infalible.
    Un abrazo y saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La escoba sigue siendo infalible y poderosa, jajaja. Gracias, Guillermo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  28. A veces parece jugar con nosotros...
    Los ratones digo, de todos los conocidos y los por conocer. Los tuyos son divertido, no sé, eso me contaron...
    Abrazos, querida vecina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alicia, divertido cuando es pasado, pero qué dolor de cabeza cuando los encontramos. ¿Te digo un secreto? yo he matado solo tres en muy vida, con muchos gritos y taquicardia. Jajaja.
      Un grande abrazo, vecina del alma!

      Eliminar
    2. Hablaba de otros ratones. Pero eso es secreto. Cosa de vecinas del alma...

      Eliminar
    3. Por ejemplo los que se llevan gallinas ajenas... Esos también son ratones. Pero, le di el rodeo, siendo un tema tan sensible por años entre nuestros ranchos, y que apenas hemos aclarado y está en proceso de solución.
      Sí, por favor que todo eso quede en secreto, vecina del alma. Será mejor que nadie de enteré.
      Besos.

      Eliminar
  29. Eres valiente al enfrentarte a un ratón. Yo veo uno y peor en mi casa, salgo corriendo y no regreso hasta que me aseguren que el ratón ya murió.

    Saludos Sara, simpático relato.

    ResponderEliminar
  30. Hermosa! Te imagino saliendo a toda carrera y divierte. Gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Te dejo un abrazo grande.
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias... Yo también, Amalia.
      Un gran abrazo y cariño!!

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...