Traductor :

viernes, 15 de julio de 2016

Mi paracaídas

¿Alguna vez te han fallado?
¿Alguna vez te han insultado?
¿Alguna vez te han traicionado?
¿Alguna vez te han mal interpretado?
¿Alguna vez te han burlado?
¿Alguna vez te han exhibido?
¿Alguna vez te han calumniado?
¿Alguna vez te han mentido?
¿Alguna vez te han golpeado?
¿Alguna vez te han rechazado?
¿Alguna vez te han dejado de hablar?
¿Alguna vez te han ignorado?
¿Alguna vez te han abandonado?
¿Alguna vez te han sustituido?
¿Alguna vez te han odiado?
¿Alguna vez te han discriminado?

¡A mí, sí!!!, que no todo es vida y dulzura.

No sé dónde quedaron
esas personas,
pero sí sé
que todo eso
fueron bendiciones,
porque aprendí
entre muchas cosas útiles,
a perdonar, a ser más resistente, resiliente
y a usar mejor
mi invisible
paracaídas integrado.

Les doy las gracias por su entusiasta participación
en lo que hoy soy.
Nada de lo que iba a ser,
pero también ¡me gusta!




60 comentarios:

  1. Afortunadamente no todos los ejemplos pero de alguno si he sido victima y pienso como tu, eso me ha hecho mejor persona. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que no te haya sucedido todo eso!! Pues no deseo el sufrimiento para nadie y menos para las personas a las que quiero, como a ti.
      Yo pienso que ningún sufrimiento sirve, si no nos deja mejores, después de superado.
      Un beso dulce de anís.

      Eliminar
  2. Una persona que ha sufrido mucho tiene como recompensa llegar lejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos que determinar qué es lejos. Porque la mayoría de las veces, quedamos lo más cerca posible... de nuestra alma.
      Un abrazo muy cercano y con cariño!!

      Eliminar
  3. La vida te va dejando cicatrices, de las peleas de todo tipo que tenemos con nuestros semejantes, pero piensa que nuestros contendientes se llevan las nuestras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es muy curioso... Sí actuamos éticamente, quien nos hace mal, se queda con todo el rencor, que a nosotros se nos disolvió con el perdón. Es un proceso lleno de espinas, pero al final vale haberlo vivido.
      Un abrazo muy grande de anís.

      Eliminar
  4. Cuánto ingenio y con qué facilidad tocas la fibra sensible con tus palabras. No tengo mucho tiempo, pero siempre que puedo para mí es un placer leerte Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida María Pilar. Yo lo que no tengo es pc, pero sigo hasta que pueda blogueando con el móvil.
      Un abrazo lleno de agradecimiento y afecto!

      Eliminar
  5. Siempre habrá personas que nos lastimen de una u otra manera, también nosotros seguramente lo habremos hecho, lo importante es perdonar y seguir adelante, uno tiene demasiado por qué vivir para además soportar semejante carga, muy buena salida en paracaídas para todos! Un abrazo Sara!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el escrutinio interior cuando esas cosas suceden, salen a flote nuestros grandes defectos, porque nosotros también sabemos hacer sufrir a otros. Pero nos vamos despojando hasta llegar a ser más congruentes y con menos ropajes.
      Siempre hay que estar conscientes de ese paracaídas.
      Un abrazo muy inmenso!

      Eliminar
  6. Y quien diga que no , que se tire sin paracaídas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, mejor conclusión y con semejante ingenio, no hubiera sido posible, Tracy. Muchas gracias.
      Un abrazo grande!

      Eliminar
  7. Sabia entrada, Sara.
    Esperemos se abra, jaja.
    Besos, buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos, jajaja.
      Un fuerte abrazo, Vero. Gracias!

      Eliminar
  8. Yo iba para futbolista de élite, para ecologista aguerrido, para empresario de hostelería, sin embargo, ahora vendo champús por medio mundo y por el otro medio no, porque no me compran. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí te encargo que me mandes unas muestras, como quiera y me representan un
      importante ahorro (broma)...
      Un abrazo!

      Eliminar
  9. Todos en cierta manera tenemos que renunciar alguna cosa para darnos cuenta de que quizás la vida nos tenia preparado algo mejor.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí, renunciamos y aparecen siempre nuevas oportunidades, solo hay que estar alerta.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  10. Lo bueno es saber perdonar e ignorar lo que nos pueda afectar en un momento dado.
    Un feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Retirarnos a tiempo es muy sano, causa menos estragos.
      Un abrazo, igualmente!

      Eliminar
  11. Con sensibilidad vas probando las cosas de la vida. Sientes la brisa en tu piel, a veces te embarga la emoción, tu pensar se hace profundo con fuerza de gravedad, te deslizas por las cosas bellas de la vida y también, sabes de la amargura...Quizá con inocencia ofreciste tu corazón y con inocencia una zarpa te lo arrebató. Supiste de la soledad con todos sus devaríos; llorando sin nadie más que tu llanto y prometiéndote que no volverá a pasar, una y otra vez, una y otra vez maldeciendo ese presente que no merecías...Supiste del amor y del sexo; de volar como una niña hasta caer en el desengaño; abriendo heridas muy lentas de curar y con dolor te ensanchaste en tu mundo interior hasta tocar muchos fondos...Con sensibilidad no te volviste un animal. Con valor vas pisando tu camino y con sueños, la memoria te cuanta tu vida pasada porque ya no duele; eres valiente con el fruto de lo que esperas de ella.

    Cuántas vueltas nos da el pensamiento que se impregna de todo. Dios nos acurruca de cariños y de verdades. Con humildad nos consuela y hasta nos emocionamos cuando nos pone su mano en el corazón...Pero ese pasado es árido como un desierto y justo en ese desierto, está la maravilla de nuestro ser como un vergel que emana agua pura y que se manifiesta en felicidad; donde no hay miedos y estamos seguros de nosotros mismos en ese sótano tan oscuro, que más de uno quisiera estar.

    A lo largo de tu vida jamás te dejó la sensibilidad. Lloraste, pataleaste, odiaste o simplemente te sentías perdida pero con sensibilidad...y llegaste a tus orígenes y poco a poco, te hiciste valer...Las flores se abren después de la sequía portando vida y semillas; perfume con belleza como si fueras una flor extraña en estos tiempos donde el ser humano está perdido.

    Todos arrastramos un pasado con un futuro por venir. Si me das la mano yo te la tomo y si te tienes que marchar, con toda la libertad del mundo seguiras tu caminar sabiendo que aqui, tienes un amigo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué hermoso eres!! Me has emocionado mucho. Por supuesto que tomo tu mano... GRACIAS!! Como tú, tienes la mía extendida... Para que la tomes, porque también sabes que soy tu amiga y que estoy contigo siempre que quieras, Ojalá que siempre sea para siempre, porque ya ves, uno falla también.
      ... Nunca he perdido la capacidad de soñar y eso me sirvió muchísimo en malos momentos.
      Esta entrada la hice porque es importante que quien la lea sepa que se pueden tener muchos problemas, pero ninguno puede arrebatarnos nuestra integridad emocional y psicológica, sin permiso. De allí es de donde parte la sensibilidad. Ese ir vviviendo/gozando con lo más simple y sutil, sentir ese viento, estando debajo de un árbol y saber que es una gran fortuna poder recibirlo y agradecerlo. Porque Dios nos mima siempre, hasta a través del viento, una de las mejores expresiones de su gran ternura.
      Lo que se siente en los problemas grandes, es soledad... Que bien que lo has mencionado, pero con Dios, nunca lo estamos, incluso, buscamos esa soledad para gozarlo al máximo y escuchar también nuestro interior, elevarnos.
      Un abrazo gigantesco!!

      Eliminar
  12. Como muy buen dices, no siempre todo es bonito. Pero saber perdonar te alivia y te ayuda a seguir.

    Y con esas experiencias, se va aprendiendo....

    Un besito y muy feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, Amalia. Tú sabes que a eso me refiero cuando insistió en el amor. En aceptar aquello que no podemos cambiar, liberamos a esas personas y en el acto, nos liberamos nosotros. Porque todo es bilateral. Y seguimos disfrutando de lo disfrutable y lindo que la vida nos traiga.
      Igualmente, preciosa. Un abrazo enorme!

      Eliminar
  13. Y yo doy gracias a todas esas personas que te provocaron esos dolores, porque ellas te mostraron que eres amor. Dios tiene caminos que no comprendemos y su amor se muestra oculto hasta en aquellos que nos hicieron sufrir. Solo con el tiempo, cuando tenemos la oportunidad de mirar atrás sin rencor y somos capaces de perdonar, podemos dar las gracias por la vida que se nos concede cada día, por el coraje que emana de las cicatrices y el valor que nos infunde saber que llevamos el amor como escudo.
    Un gran abrazo, Sara.
    P.D.: ¡he vuelto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo agradezco a Dios, el haberte conocido. Con tu regreso ha salido el sol, pues te he extrañado muchísimo. ¡Qué alegría, Ibso! Muchas gracias por tan lindo comentario, me haces sentir muy bien, como siempre que llegas a esta, tu casita también.
      Un abrazo inmenso.

      Eliminar
  14. Quien no se ha encontrado con este tipo de personas. Que te diré, yo perdono pero no olvido. No guardo rencor eso sí.

    Buena entrada Sara un gran mensaje. Como siempre.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida Aída. Me alegra que no seas rencorosa, eso hace mucho daño.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. A mi también Sara, peor para ellos... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, hermoso!! Así es, peor para ellos, jajaja. Quizá porque somos muy confiados. Pero, que feo ha de sentirse vivir con desconfianza. Mejor fue así, mira tú, en los hermosotes que nos convertimos, con esas ayudas que nos proporcionaron, jajaja.
      Abrazo muy grande!

      Eliminar
  16. Ellos se lo pierden, lástima que no lo sabrán.


    Besos mana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te quiero, mana. Muchas gracias.
      Mana tan pequeñito, puede ser más grande que hermana.

      Eliminar
  17. Tu inteligencia emocional es admirable.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Leyendo tus sabias palabras, pienso en los otros, en aquellos que te insultaron, abandonaron, traicionaron, mintieron, calumniaron, discriminaron...y me dan pena, por que no tuvieron la suerte de saber enfrentarse a sus traiciones, abandonos, discriminaciones...y todo ese mal que les hicieron lo volcaron en otros. Así que consíderate afortunada doblemente por poseer las estrategias y recursos personales necesarios para salir reforzada de estas situaciones...Eso si que es una fortuna!!! Encantada de leerte como siempre. Tus lecciones de vida siempre llegan dentro y remueven. Biquiñossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Volboretinha!, como siempre que lo haces, es un gusto que vengas.
      Si soy muy afortunada, por sobrevivir a esas malas experiencias, porque no es nada fácil salir fortalecidos de eso. Provocan mucho sufrimiento y grandes pérdidas. Es por lo que sostengo que el odio nunca puede más que el amor.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  19. Es lo que te permite cosechar en abundancia hoy, Sara querida.
    Mil abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mi querida vecina tan cielo que eres. Cerca de personas como tú, la vida es maravillosa!
      Todos esos abrazos.

      Eliminar
  20. Respondo con un gigante “Sí” a toda tu extensa lista. Y pensando serenamente, me acuso de haber sido demasiado “inocente”, poco precavido, nada receloso, mal observador y muy incauto en la mayoría de estas ocasiones. Es decir, sin querer fui cómplice de quien me dañó, porque yo mismo me puse en bandeja. Y es que la vida siempre da golpes (eso no cambiará), pero podemos aprender a evitarlos o tratar de esquivarlos para no darles la facilidad a que nos vulnere. Lo cierto es que, los golpes de la vida, sacan lo mejor o lo peor de la gente, pues nos hace más inteligentes y aprendemos de ellos, o nos envilece y nos frustra en el intento de venganza.
    Virtud de Santo es el poner la otra mejilla, pero de sabio es evitar los golpes. Que si bien “perdonar” es algo muy bueno, el no tener motivos para tener que perdonar es mucho mejor.
    Me gustó tu post. Es muy inspirador e invita a pensar y razonar sobre una realidad que nos alcanza a todos. Además tu blog es la demostración de que la vida también ofrece momentos buenos y bonitos (aunque no lo merezcamos) como por ejemplo, el gozo que siento al leerte y así poder disfrutar de tu palabra y tu sentir.
    Gracias por ello.

    Pd: Tú no necesitas paracaídas… (los ángeles tienen alas)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Juan Carlos!
      Te copio lo que dices en tu perfil: qué afortunada soy de que tú me leas.
      Eres muy generoso y gentil, muchas gracias.
      Claro que fuimos cómplices... Si yo no dije que por listilla me haya sucedido. No hay victimario sin su cómplice víctima. Fíjate que yo si soy Santa, pues puse la otra mejilla en varias ocasiones. Y te imaginarás el resultado, jaja.
      Pero luego, como bien dices, aprendí a ponerme a salvo, a evitar problemas, a resolverlos, a no provocarlos, a huir, según sea el caso, porque esos cursos intensivos son valiosísimos!! Yo creo por eso son tan costosos.
      Hm... Qué bueno que me dices que tengo alas, algo me molestaba en la espalda y pensé que ya me estaba jorobando, las usaré para elevarme cada vez. Aunque guardaré el paracaídas mientras aprendo, que tal si me estás mintiendo, yo me lanzo muy confiada y zas, al suelo de nuevo. ¿Aprendí?
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. de golpe y porrazo creo que puede doler pero aprendes a caer....


    :)

    ResponderEliminar
  22. Todas las personas que pasan por nuestras vidas nos enseñan algo,
    y lo más importante es que las personas que me hicieron lo que no esperaba me enseñaron a intentar no comportarme así, a no hacer lo que no me gusta que me hagan
    besos y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mencionas algo de lo más importante, que no habíamos mencionado. No hacer lo que nos han hecho. A veces lo olvidamos y herimos, hay que avanzar hacia nuestra meta de no hacerlo, más. Será grandioso el día que lo logremos.
      Igualmente buena semana y fuerte abrazo.

      Eliminar
  23. Bien dicho
    de todas esas experiencias uno saca la enseñanza
    para aprender a caminar entre tantos...porque de todas maneras debemos
    vivir con los demás, con los ojos abiertos y el corazón dispuesto a comprender.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "con los ojos abiertos y el corazón dispuesto a comprender"... Aquí en tus palabras está una de las claves.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  24. Todos creo que en alguna ocasión hemos pasado por esas situaciones, pero comobien dices, de las maldades también se aprende; se aprende a ser más duro para protegerte de ellas y no dejar que te hagan daño.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O para sensibilizarnos más, y comprender lo que detona en otros esas conductas y no hacerlo. Porque tenemos nuestra parte de colaboración en lo que a otros sucede.
      Un beso de anís.

      Eliminar
  25. Hola amiga. Quizá sean esas experiencias las que te han ayudado a continuar con más fuerza tu camino. Quizá nada haya ocurrido por casualidad sino con un propósito de vida: el de poder manifestar tus dones y talentos a través de las experiencias vividas. Ten por seguro que la vida te bendecirá y recompensará con amor de otros muchos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ardilla!
      Tienes mucha razón, nos sirve significativamente para prepararnos para lo bueno que llega después. Y recibirlo con gran disposición y buena actitud.
      Un gran abrazo!

      Eliminar
  26. Has elaborado un poema genial sobre un tema que a mi me afecta y mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vas a aprender... Ten paciencia, el trabajo más arduo por hacer, será el tuyo... interior.
      Un beso.

      Eliminar
  27. Por todo eso y por mucho más dicen que hemos perdido el Paraíso. Nadie se salva, de uno y del otro lado.
    Besos Sara

    ResponderEliminar
  28. Muchas gracias, Norma. El paraíso está en cada uno de nosotros. Busquemos la armonía siempre, con, sin, o a pesar de los demás.
    Un beso

    ResponderEliminar
  29. Eyyyy ey eyyy... que a mi también me gusta quién eres!!! Resulta que no estamos libres de todas esas cosas que has mencionado, pero debo decir que coincido en todo contigo. El paracaídas cada día es más fuerte y fiable, al igual que tu sonrisa y ese maravilloso corazón forjado del amor más puro y brillante.
    Aprender a vivir es aprender a querer y me gusta quererte.
    Mil besitos abrazados mi bella Sara.

    ResponderEliminar
  30. Muchas gracias, cielo de Raquel... Golpe a golpe y verso a verso, nos vamos forjando. Hasta quedar chulas re preciosas, jajaja. Si lo bonito se trabaja, no es per se, jajaja.
    Un abrazísimo!

    ResponderEliminar
  31. Desgraciadamente, mucho de lo que comentas son pasos de la vida en la que todos hemos caído una o más veces.
    Yo sé que tu eres de perdonar casi siempre, yo también; muchos dicen que eso es de tontos, yo pienso que en realidad todos somos de "pecar", y que la vida, al fin y al cabo, es un camino en el que el corazón ha de recorrerlo en paz con la razón.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Qué importante y liberador es perdonar... Nosotros también herimos, buena razón para comprender a los otros. Y si fuéramos perfectos, con mayor razón perdonaríamos.
      Así se vive, así se aprende y así nos vamos dulcificando, en vez de amargarnos.
      Un abrazo grande!

      Eliminar
  32. Muuuchasss, pero ligera de ese tipo de equipaje, se vuela mucho mejor.
    A dónde va a parar...
    ;)

    Besos, mi Chihuahua.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...