Traductor :

sábado, 4 de mayo de 2019

Continuación y fin de vaguedad

La lluvia despertó a Marino casi al amanecer, era sábado.  Sigiloso, fue a preparar café y regresó con dos tazas. Daría lo que fuera por conservar siempre esa dicha de observar a Juana mientras dormía. Se sentó en el sillón junto a la ventana. La lluvia, el café, ella... nada más qué pedirle a la vida.

Ella despertó casi enseguida,  con un gesto muy tierno, al verlo contemplándola de igual manera.  Él se acercó, la besó con gran dulzura y le dio su café, que ella aceptó gustosa.

- ¿Qué crees, mujer? Tuve una pesadilla terrible... discutíamos no sé porqué y me perseguías furiosa empuñando un paraguas, querías matarme. Me echabas de la casa muy violentamente. Pero no conforme seguías detrás de mí, por muchas calles, en una gran ciudad que no conozco. Calles y más calles, eran interminables, ganas sentía de volar...

- Y yo soñé que teníamos 5 hijos... y me dedicaba solo a criarlos, no trabajaba, ¡imagínate!. Estaba algo abrumada, quizá frustrada.

- ¿Cuántos? ¡Qué locura!

Rieron a carcajadas.

- Falta mucho para eso, y solo un hijo, dos máaaximo... Pero, falta mucho.

- Mucho tiempo que falta, reafirmó Juana.

- Vamos a pasear, bajo esa lluvia. Dale, Juana, vamos.

- ¿De verdad? Sí, sí, claro que vamos. Y si quieres hasta cantamos I'm singing in the rain, cantaba ella, mientras se vestía.

- Pero sin paraguas... regresamos hasta que nos empape.

La cabaña vibró entera con la sonoridad de sus risas. Y así fue el comienzo de ese primer fin de semana juntos en la montaña, donde decidieron vivir hasta... hasta que se pueda. Con las intenciones de que siempre, aunque nunca se sabe a ciencia cierta, que el amor es más arte que otra cosa y la vida juntooos... una especie de juego donde cambian las reglas a cada paso.  

                        FIN


*Ay sí, no podía quedarse en drama el culebrón. 

58 comentarios:

  1. Al leer tu respuesta a mi comentario sabía que habría mas y lo hay, ya lo creo, de momento mi error, me confundí y me alegro, tome un sueño por realidad. Como castigo (premio) he leído ayer y hoy junto y seguido. Magnífico resultado. Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, Ester, es que no había nada. No tenía una idea por donde irme. Sólo tenía la imagen que pegué y la hoja en blanco,,por eso hablé de lluvia de ideas, en la peimera, que no dije nada, sólo hice el marco de la foto. y en los comentarios fueron ustedes dando el norte. Espero no haberlos empalagado mucho con esta novel tan rosa.
      Besos.

      Eliminar
  2. en las montañas, donde hay un río

    y mi casita de papel

    canción muy antigua

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ándale... una canción sencilla le cae de perlas a esta historia rosa, como las de revistas semanales antiguas.
      Besos.

      Eliminar
  3. Uf, qué alivio, un final con sabor a café calentito y humeante! Que la vida los lleve en brazos hasta que el amor les alcance! Hermosa te quedó la historia Sara, un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos quedó, María Cristina. Ustedes fueron dando las pistas desde el inicio.
      Igual mi abrazo, grande y sentido.

      Eliminar
  4. Y quien sabe, a lo mejor se dedicaron a fabricar el primero en la cabaña, el dia se prestaba para ello... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les dejamos el ambiente muy propicio. A ver de qué forma resulta. Ya tendría el destino que hacer su parte. Capaces de que por los tiempos que corren, regresan y en vez de fabricarlo se meten a sus móviles cada uno por su parte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Bonito relato, me hiciste sonreír. 🙂 Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho, Laura. Una sonrisa puede ser mi mayor recompensa. Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  6. Ayer no pude leerte, hoy leo las dos. Un sueño que se confunde con la realidad. Le has dado un final romántico y yo tenía razón, dos no discuten bajo un paraguas azul, a pesar de ello se fueron mojándose en espera del mejor futuro.
    Ja,ja,qué linda eres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para qué necesitan paraguas, cobijados bajo su inmenso amor. Jajaja, ay qué cursi soy a menudo.
      Besos, gracias, estrellas que te guían siempre.

      Eliminar
  7. Donde decidieron vivir hasta... antes hasta que la muerte los separe, ahora a las primeras de cambio cada uno se va por su lado y si te he visto no me acuerdo.
    Ha sido bonito el cuento mientras duró.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La voluntad para resolver diferencias ha ido disminuyendo, Jubi. Es cierto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Vaya si había más,jajaja me has hecho reír,abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Pues me ha gustado el final.Besicos

    ResponderEliminar
  10. Por lo dicho, mejor salir a pasear sin el paraguas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro... con un buen amor, no hace falta nada más.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Un final muy agradable. Bailemos bajo la lluvia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se diga más entonces, a bailar sin ningún pudor, jaja.
      Besos.

      Eliminar
  12. Que bueno que nuestra historia se enderezó y tuvo un lindo final!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuvo bien, que ya la había torcido bastante, jaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Y se fueron a caminar bajo la lluvia, felices y enamorados.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Situaciones en que la lluvia es una buena aliada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Un final muy romántico. Espero que dure ese amor, porque tu sabes que se acaba muy pronto aveces.....saludos amiga. Quizá un día podamos tomarnos ese tequila, tampoco bebo.......

    ResponderEliminar
  15. Un buen relato con mejor final. Gracias, preciosa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Precioso relato amiga Sara, y con un buen final y, como no, con ese aromatizado.
    Feliz semana amiga.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. ¿Falta mucho?
    Quizás, menos de lo pensado.
    El tiempo pasa muy rápido.
    ¡Feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuando las cosas van bien, el tiempo es más veloz. Gracias,
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Fabuloso este relato es un placer visitarte
    Feliz Semana Saludos

    ResponderEliminar
  19. Esooo, esooo sin dramas jajajajaajaja bonito final, ha llegado hasta aquí el rico olor a café.

    Besines utópicos, Irma.-

    ResponderEliminar
  20. Romántico y bonito.
    Un final feliz es maravilloso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Me ha encantado ese relato en tres capítulos que me han llevado a leerlos con premura, por la belleza de su prosa y su mensaje.
    ¡Felicidades, Sara!

    ResponderEliminar
  22. Pensé que al final pasaba el tiempo y tenían media docena de niños, menos mal que me equivoqué y por fin leo un texto donde reina la paz y la concordia. SAludos.

    ResponderEliminar
  23. Que el amor siempre alcance a los de buen corazón, que cada día es un nuevo inicio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a los de mal corazón doblemente, para que tengan mejor vida.
      Un beso.

      Eliminar
  24. justo... disfrutar los momentos.

    ResponderEliminar
  25. emotivo relato Sara donde la conciliciacion familiar abre un toque a la esperanza de cada una de las vidas entorno sus seres queridos y un cafe que aromiza los sentimientos dando calor y concordia del hogar y paz .enhorabuena por ello mis saludos y buen fin de semana. jr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gtacias, José Ramón.un gusto tu visita y amabilidad.
      Igualmente, un abrazo.

      Eliminar
  26. Bonito así... cuando hay finales felices.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Que hermoso, un relato que parece sacado de la vida misma. El amor y sus tiempos....

    mariarosa

    ResponderEliminar
  28. Tengo que leer el anterior :), muy cercano lo cuentas y me imagino cada detalle. Bss

    ResponderEliminar
  29. Emotivo relato muy realista, lleno de sentimientos que se cuelan en el alma...¿Dejarse empapar por la lluvia muy junto a la persona que amas...¿qué más puedes pedir en un momento cambiante, donde el amor se escribe en el día a día?

    Besos con cariño.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...