Traductor :

domingo, 19 de febrero de 2012

Somos como el sistema planetario solar


Cierto día, iba caminando con un amigo, por el centro histórico de ciudad de México,  al dar la vuelta en una esquina, nos topamos con un amigo mutuo de quien íbamos hablando.  Nos causó risa y mucha más sorpresa. Por ser tan poca la probabilidad, de un encuentro espontáneo, con quien no habíamos acordado encontrarnos, en una de las capitales más pobladas del mundo, dentro de aquel mar de gente que transita siempre por el centro, y más asombroso porque él no vivía en la capital  y andaba de vacaciones. 

Por situaciones como esa, imagino que los seres humanos somos como el “sistema planetario”.  Nos vamos relacionando los que transitamos dentro de las mismas órbitas. Al compartir pasiones, intereses, ideales, sueños, surgen las referencias de los otros, y coincide que ya estaban considerados como parte de nuestra tripulación, durante la travesía por la vida. 

Es muy frecuente que un amigo mío en este lugar, conozca a un amigo tuyo en otro lugar. O que un amigo mío en tu lugar, sea también amigo tuyo, aunque no hayan sido presentados por nuestro conducto. Nos relacionamos con las mismas personas. A menudo nos enteramos que hemos andado en los mismos sitios, en las mismas épocas, con la misma gente, sin habernos conocido antes.  Quizá porque aún no era el momento propicio. 

Vamos, cambiamos de sitio, regresamos ¿Regresamos? Tal vez no regresemos, sino que simplemente nos apeamos donde empezamos a girar. Llegamos al punto de partida, que para esto ya es un nuevo punto, aunque sea el mismo, pues  todo está en constante cambio, mutante. 

Viéndolo así, existen personas en la vía láctea (multitud) que jamás vamos a conocer, porque sus órbitas están a miles de años luz de las nuestras, como si pertenecieran a otros sistemas. Igual que es muy poco probable que lleguemos a relacionarnos con personas de otras órbitas, dentro del mismo sistema planetario.

Decimos: “no es parte del círculo”, “cada quien en su círculo”, no por segregar o segregarnos, no como un grupo cerrado, cuando más bien es elíptico. Pues pertenecer a un mismo círculo sería, si solo nos relacionáramos por categorías: planetas con planetas, cometas, con cometas, etc.  Que aplicado a los humanos se trataría de los niveles, categorías, jerarquías, ya que sí existen grupos que solo se relacionan con sus similares, los de su “clase”.  No es de lo que me ocupo. Sino de las personas, que aun siendo de diferente naturaleza, viajan en la misma vía de órbita…

Todos alrededor del sol, que sería: la luz, el amor, Dios.  Y los seres humanos desperdigados por el mundo, unos con características de planetas, planetoides, planetas enanos, satélites, cometas, asteroides.  Con una amplitud de vía y un espacio interplanetario que no nos permite salirnos de nuestra órbita… Aunque pensemos que lo hacemos, los más rebeldes.  Por más que oscilemos, siempre quedamos en el mismo canal al que pertenecemos desde que nacemos.  La interrelación puede darse entre las diferentes clases y niveles, pero dentro de la misma órbita.  

Los otros que pertenecen a la misma órbita que nosotros, así sean asteroides o planetas (del tamaño o categoría que sea), están mucho más cerca de lo que imaginamos, hemos transitado los mismos caminos, sin mirarnos ya hemos estado juntos en otras ocasiones, la conciencia ha estado aguardando el momento adecuado para los encuentros reales, aunque no sean precisamente cara a cara.  Es por lo que nos sentimos tan cerca de personas que están lejos, mientras que sentimos lejanos a otras personas que tenemos cerca, pero que pertenecen a otras órbitas, determinadas por los pensamientos, ideales, objetivos, metas, independientemente de los entornos...

30 comentarios:

  1. Es cierto lo que decis, hay cosas que nos resultan inexplicables y asombrosas incluso.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Hay tantos misterios que nos hacen pensar que no todo es per se.
      Besitos de anís.

      Eliminar
  2. Una teoría muy interesante, me gusta. ¿Se puede ser asteroide y planeta al mismo tiempo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con todo y que se dice "que la naturaleza de las personas nunca cambia" puede ser posible, pues no existen los imposibles, sin embargo me inclino más a pensar que un asteroide con esfuerzo y disciplina pudiera llegar a ser planeta y que un planeta puede manejar un bajo perfíl para convivir con los asteroides, sin problema. ¿Cómo ves? jajaja.
      Abrazo y anises.

      Eliminar
  3. Interesante post cielo, que lo cierto es que ayuda a entender el porqué justo lo que comentas al final, que estando lejos nos sintamos tan cerca de algunas personas y otras en cambio que tenemos muy cerca las sentimos a años luz.
    Un fuerte abrazo y feliz día preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doblemente agradecida de que me visites cuando estás tan atareada. Me encata que te identifiques con mi rollo de hoy, jajaja. Te doy un abrazo con muchos anises para tu semana.

      Eliminar
  4. Ummm la energia de la vida que te une a personas que jamás imaginabas.. me gusto.. uN BESO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Estrella, nos encontramos con personas muy lindas si nos mantenemos con una buena actitud y con el corazón dispuesto a dar, aquí, allá o acullá.
      Beso y muchos aníses.

      Eliminar
  5. Es muy interesante tu reflexión, a la vez que real. A veces podemos llegar a un pueblecito pequeño y muy alejado de nuestra vivienda habitual y nos sorprendemos en cierto modo, ya no de que haya vida allí, pero sí que vivan gentes, se conozcan, etc...Que es lo normal, pero sorprende esa vida aparte de nuestros "círculos" como tú bien dices.
    Por cierto Sara, aprovecho el comentario para informarte que uno de tus títulos fué el ganador para mi cuadro. Ya está colocado en su sitio y por supuesto un enlace a éste tu blog.
    Besos y gracias.
    Joker

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario que es una aportación. ¡Uyuyuyuy! cómo me siento feliz, tu armonizas los colores, yo armonizo los nombres, jajaja. De verdad ¡Gracias! me diste un lunes muy ilusionado. Creo que como augurio de una gran semana, llena de sorpresas gratas.
      Besos y más anisitos.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Gracias amiga, me animas mucho si consideras que vale la pena reflexionarlo. Abrazos, anises y besos.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Si tu me lo dices, yo me siento felicísima, muchas gracias!
      Un gran abrazo de película con muchos anises.

      Eliminar
  8. Hasta el último párrafo lo que más pena me daba era la soledad que se había instalado en mi mente al vernos en órbitas distintas a todos.
    Gran reflexión
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que soledad ni que soledad, tu no podrás sentirte así ¡Jamás! Mmm... A menos que fueras como el cometa Haley, que orbita en sentido contrario a todos los demás, pero no. Tienes un montón de gente que te admiramos y estomamos bastante.
      Besos y anises.

      Eliminar
  9. Tienes mas razón que un santo (frase que repetía mucho mi abuela). Es bueno reflexionar sobre todo lo que dices y por qué suceden esas cosas de contactar de manera especial con lo que tenemos lejos y, al contrario, con los que viven a nuestro lado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He pasado la prueba entonces, porque sacamos esos tesoros de las abuelas cuando algo nos gusta de verdad, jajaja. Me gustaría mucho que aprendiéramos más los humanos a no ver tando detalle que obstaculiza la convivencia, ser más esenciales.
      Gracias por venir Towanda. Besos de anís.

      Eliminar
  10. Muy interesante y ocurrente tu propuesta. mmm! como para reflexionar en ella. Hay personas que estan en otra orbita que no perciben nuestra frecuencia. Muy triste eso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero también hay muchas otras personas que si están en la misma frecuencia, hay que abrirse a ellas y estar preparadas para que fluyan las nuevas amistades y alegrarnos el alma.

      Eliminar
  11. Creo que los encuentros tienen su efecto.
    Y si no se realizan es que nada tienen que aportarse el uno al otro.
    Yo suelo relacionarlos a caminos diferentes.

    Y.. que por algun motivo hay personas con sentires iguales por todo el mundo, aunque no se relacionen, porque su sentido de vida no es relacionarse sino...dar.

    Fue gratisimo leerte.

    Un abrazo cariñoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo con lo que aportas, siempre haces muy buenas aportaciones al blog, pero principalmente a mi vida. Tu ni te imaginas lo mucho que me has dado, cada encuentro contigo es muy gratificante. Hoy te lo digo públicamente: Eres un amor. Y aunque no te conozca en persona, te siento muy entrañable. Te quiero mucho.
      Besos.

      Eliminar
  12. Realmente, siempre me ha sorprendido esas "coincidencias" que te hacen preguntar una dirección a quien precisamente vive en la misma; cosas de ese estilo que tantas veces me han sucedido.

    Muy linda tu comparación con las órbitas planetarias. Gracias!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al contrario, a ti gracias, por esta aportación y por ser una de esas sorprendentes coincidencias para mí.
      Besos.

      Eliminar
  13. Hay órbitas imaginarias donde transitamos y allí nos encontramos con similitudes, aunque seamos completamente distintos, yo creo que cada persona se encuentra porque tiene una misión, con algunos compartimos mas tiempo que con otros, simplemente por que con algunos el aprendizaje se extiende un poco mas...No creo en las casualidades, creo en que si alguien pasa por mi vida es porque debemos aprender algo uno del otro, y ahí reside nuestro camino.

    Me gusto tu sistema solar.
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la misión es algo muy interesante y si pusiéramos más atención a entenderlo, creo que mucho elevaríamos nuestro nivel espiritual.
      Qué bueno que te gustó lo del sistema solar, jajaja. Fue una ocurrencia, la verdad.
      Abrazo amiga.

      Eliminar
  14. Curiosa reflexión, no tanto por la reflexión en sí, sino por usar como analogía el tema de los planetas. Vi una vez un documental, donde se trataban en clave más o menos matemática diversos aspectos de la vida de las personas. Una de ellas era el número de personas que cada cual conocía en su vida y hablando también en terminos medios cuántas formarían parte de su circulo íntimo, etc. Hay otra cuestión y es que nos faltaría vida para mantener más relaciones de cierta profundidad de las que mantenemos y es que el tiempo y la brevedad de la vida, nos limitan.

    ResponderEliminar
  15. Si falta el tiempo y desperdiciamos gran parte de él en divagaciones, definiciones e identificaciones. Deberíamos aprender a ser más esenciales, pero sobre todo más honestos, mostrarnos más tal y como somos en menos tiempo. en una especie de cultura a la Twitter, 140 palabras, jajaja... así podríamos más fácil saber con quienes y cómo relacionarnos, sin tanto rodeo. Todavía falta mucho por aprender.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Alguien me comentó, hace poco, que de cada cinco personas que conocemos una de ellas tiene algo en común con otra que también conocemos... es curioso :)

    abrazos y buen finde

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...