Traductor :

martes, 5 de junio de 2012

Pescador de recuerdos


-Será muy difícil, tendrán que ser muy pacientes, atenderlo y no dejarlo nunca solo, nada de confrontaciones, ni pleitos, que lo confundan o  provoquen ansiedad y enojo -dijo el médico a la esposa-

Él agradeció esas palabras. Fue tal su júbilo al escuchar Alzheimer, que ya no escuchó lo que siguió a “no está sola, señora”.

Rápido extravió su mirada en el sitio más ilógico del consultorio, muy concentrado en demostrar su ausencia, para no soltar la carcajada, al imaginar que posiblemente se viera como Jack Nicholson en ¿atrapado sin...? ¿El resplandor? ¿Mejor imposi…? En… No, no, no… No exageres, tienes que suavizar tu papel, que es Alzheimer no esquizofrenia y gradual, a veces muy mal, otras lucidez al 100%.

Luchó para disolver las carcajadas, que se enredaron en su pecho, al querer salírsele a gritar ¡no es cierto, no le crean,  está fingiendo! Pero lo saca de ese embrollo inicial, el roce caliente de los dedos de la esposa en su brazo y el tono maternal dulcísimo que aborrece: -Estarás tan bien, mi cielo santo… vámonos cariño mío...

La casa se convirtió en una central de autobuses, con el ir y venir de los hijos, todos los parientes, amigos, conocidos y uno que otro desconocido que se enteró de su enfermedad,  desde que ella no se aguantó de contarles a medio mundo. En cuanto llegan las visitas, ella les relata a detalle el deterioro mental de su amado marido, las ocurrencias y locuras que van surgiéndole minuto a minuto. 

Él cuando se asegura de que estén bien entretenidos, se retira para ver sus series y películas favoritas, leer, llenar crucigramas, hacer ejercicios de respiración profunda y relajación, visita a algún vecino cercano, camina por el jardín o hace algún arreglo a su coche. Cuando regresa, siguen todos inmersos en la plática, entonces se escapa al muelle que ideó al pie de su cama, a pescar recuerdos, que describe conforme los va sacando a su discreto Sam, quien nunca le reprocha, quién diablos es Lucy, Olga, Paty, Connie, Chlóe, o la de perfume penetrante y silueta voluptuosa, de la cual su nombre nunca fue lo importante. Todas ellas serían lo de menos… pero cómo aguantar la abnegación y los empalagos de su esposa, que lo  ha estado esperando durante décadas, para ser la única. Si aún viviera su amada Teresa, sería otra cosa, ella hacía siempre que todo pareciera fácil.

Cuando se acercan los nietos muy dulces, les cuenta las hazañas de cuando combatió en la guerra de Corea. Lo más falso, pues nunca estuvo en  guerra alguna… Ellos aunque se divierten mucho con sus historias, no duran mucho tiempo con él, pues “les consterna” su deterioro tan acelerado. 

Siempre los despide muy confundidos, pues cada vez tiene que oponerse con nuevas armas a que ocupen en forma definitiva su casa, lo que le piden a diario. -Cabrones, hijos de la chingada… tendremos que pulir nuestra estrategia Sam, yo creo que mañana me les encuero a media sala… piensa algo que impacte y me dices, para hacerlo.  Lo que sea más escatológico lo dejamos para mucho después, de emergencia. Buenas noches amigo, descansa, porque no te va a robar el sueño esto ¿verdad? Ni a mí.

32 comentarios:

  1. Sara, es un texto absolutamente genial. No sabes cómo entiendo al hombre. Bssssss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mujeres "abnegadas y sumisas" que le aguantan lo que sea al marido, para cobrarles la factura cuando envejecen y son a veces muy crueles con ellos. Pero, bueno... este señor se las ingenió para salir de esa tortura y poder vivir en paz. jajaja.
      Besos.

      Eliminar
  2. Fantástico relato. Qué horror perder la cabeza... Y que nadie entienda nada de tí y te anden fastidiando. Besos alados, querida Sara. Eres genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Campanilla... Yo creo que ha de ser muy difícil que el hombre, acostumbrado a mil cosas un día tenga que estar en casa todo el día, con una mujer medio fastidiosa.
      Besos.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Qué bueno! porque yo también me quede algo desconcertada. Un abrazo Pepe.

      Eliminar
  4. Ay! Sara. Que buen relato.
    De algo tan difícil, cuando se vive y se ve como se va de puntillas caminando a su pasado hasta ser pequeño, pero hay algo que es intacto a cualquier enfermedad, el sentimiento.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cecy... los viejos, cuando entran en esos laberintos mentales, a veces me he preguntado que tanto es enfermedad o astucia. Conozco casos, que tienen una gran lucidez, pero les aparece la enfermedad solo en casos de emergencia, y es desconcertante, pues lo manejan a voluntad, me parece.
      Un abrazo para ti también.

      Eliminar
  5. Excelente relato.
    Hay tantas personas que sufren esa enfermedad, que verdaderamente espanta.
    Un besito, feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y a veces las familias que los rodean espantan más... que se justifica perfectamente al enfermo, son salidas de emergencia muy útiles en ciertos casos.
      Besos. Que esté siento de lo mejro para ti tambien la semana.

      Eliminar
  6. Quizás has vivido una experiencia cercana, no sé, pero es tan cercano el relato.
    Sara, me asombras, siempre.
    Gracias por tomar cada tema con la seriedad que corresponde, y el sentimiento... Mejor dejo de escribirte, porque otra vez, la muy tonta de mi neurona, la única que aún está despierta, se pone llorona.
    Tremendo abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, eres un amor! No he tenido experiencias cercanas. Pero adoro a los viejos y me encanta cuando ponen a girar a toda la familia en torno suyo con las enfermedades y las ocurrencias de "la edad" Son geniales y adorables!!
      Abrazo grande.

      Eliminar
  7. ¿Viste la película "Iris", sobre ese mismo deterioro en Iris Murdoch? Me impactó muchísimo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, si la vi. Es muy triste!! Besos y anises en la presentación que más te guste.

      Eliminar
  8. Omitía de antemano cualquier palabra que le confundiera, andando de puntillas con el léxico escogido y más sencillo, como se le habla a un niño cuando aún no comprende el significado de ideas complejas y abstractas. Aquel que antaño fue el resuelto varón entre mis juveniles amantes, aquel que conquistó mi corazón con tesón y caricias auditivas de una voz tan cálida como el sol del verano, aquel... era ahora solo un sueño, un espejismo ante mi mirada compasiva. Y resulta extraño que es ahora cuando más le amo, quizás porque entiendo, a través de su mirada, a esta muerte tan cruel que deja vivo el cuerpo y mata lentamente la mente, su brillante y eminente mente.
    Un abrazote
    ibso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que estar listos para todo lo que nos llegue, cuando nos llegue. Y a los viejos, adorarlos y mimarlos, como ellos cuando fue su turno de cuidarnos... ¡Mejor! porque les debemos mucho más. Tristemente todos mis viejos ya no están. Cómo me gustaria consecuentarles lo que fuera, con tal de tenerlos todavía conmigo.
      Un abrazo Ibso.

      Eliminar
  9. Que lástima llegar a viejos!!!, la vida tendría que ser al revés, como dice mi amigo J.Carlos...
    Se debería empezar muriendo y así ese trauma quedaría superado.
    Luego te despiertas en una residencia de ancianos mejorando día a día.
    Después te echan de la residencia porque estás bien y lo primero que haces es cobrar tu pensión.
    Luego, en tu primer día de trabajo te dan un reloj de oro.
    Trabajas 40 años hasta que seas bastante joven como para disfrutar del retiro de la vida laboral.
    Entonces vas de fiesta en fiesta, bebes, practicas el sexo, no tienes problemas graves y te preparas para empezar a estudiar.
    Luego empiezas el cole, jugando con tus amigos, sin ningún tipo de obligación, hasta que seas bebé.
    Y los últimos 9 meses te los pasas flotando tranquilo.
    Y al final...abandonas este mundo en un orgasmo.

    Un abrazo Sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena estupendo, así debiera ser! Gracias por tan buen comentario. Abrazo, Amparo.

      Eliminar
  10. Sara, magnifico relato, no sabes como rehuyo yo al alemán ese, que no quiero aparezca ni en pintura....y si aparece alguna vez espero darle esquinazo y mandarlo a paseo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El esquinazo es lo más efectivo, así le haremos cuando nos toque a nosotros, claro que sí!
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  11. Querida Sara, ¡qué hermosas palabras! Sin duda es una imagen perfecta del resultado de dicha enfermedad. Produce tanta ternura tu historia. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, si tiene un toque de ternura. Gracias Susana!!
      Un beso grande.

      Eliminar
  12. Hay tantas personas con la enfermedad de Alzheimer, y tantas familias que sufren ver así a sus seres queridos…

    Un cálido saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si niña, va creciendo la población con ese padecimiento terrible. Un abrazo.

      Eliminar
  13. Lamentablemente cada día es más común tener algún familiar con esa terrible enfermedad que te roba lo más preciado de la vida, el recuerdo de haber vivido.
    Un relato magistral amiga Sara, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge, no se si sea por regiones geográficas o qué cosa, porque en toda mi vida solo me ha tocado un caso del abuelo de una amiga, cuando éramos niñas... En cambio el cáncer si se presenta mucho, a todas las edades. Gracias por tu comentario tan amable! Un saludo de anís.

      Eliminar
  14. Cuan cierto la respuesta que le diste a Emejota.

    Es una etapa dificil Sara.
    Pregunte a una persona cercana a la salud, bueno trabaja en ella pero con metodologia china,respecto a "Enfermedades irreversibles de la tercera edad" y me contesto: "Necesitan ensoñar"

    Te dejo un fuerte abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo peinso Abu... Lo de la respuesta y lo de las enfermedades de la tercera edad. Gracias por ese abrazo lindo.

      Eliminar
  15. Buenas noches. Paso solo a darte las gracias, yo tambiémn me emocioné con THONY
    Un beso grande
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pues Thony tuvo un detalle muy lindo y emotivo hacia ti. Has sembrado mucho amor por el mundo, que te estará llegando de regreso a cada paso que des.
      Ya te tengo más cerca y eso me alegra mucho. Ojalá que tengas una estancia maravillosa, que me adelanto a decirte que así será, por como sé que es Alma.
      Besos.

      Eliminar
  16. Mil gracias querida y admirada escritora por emocionarnos con tan bello y profundo relato. Horrible enfermedad tanto para el que la padece como para los que se encuentran a su lado. Muchos besinos de esta amiga admiradora que te quiere un montón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ozna, yo tengo la duda de si sea muy difícil para el paciente también, o más para la familia.
      Que bueno que me has visitado. Un beso asturiana!!

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...