Traductor :

lunes, 16 de diciembre de 2013

¿Por qué?


¿Por qué no discutir lo que cala?
¿Por qué no aclarar lo que confunde?
¿Por qué no expresar lo que pensamos?
¿Por qué no afrontar hablando los problemas?
¿Por qué no dialogar sobre las inconformidades?
¿Por qué no usar las palabras para entendernos?
¿Por qué no aprovecharlo para crecer?

¿Para qué nos sirve aparentar lo que no somos, no ante otros, sino ante nosotros?

¿A quién diablos se le ocurrió la idea de que lo que nos incomoda o duele o daña o destruye, lo tenemos que guardar en estoicos baúles de silencio?

Tengo un defecto ante los demás ¡muy grande!... expreso en el momento lo que pienso... allí, en el acto, conforme van deslizándose las palabras desde mi cerebro hasta la boca, llega el viento que se lleva todo lo dañino muy lejos de mí y simultáneamente, refresca mi corazón... y del corazón ese viento llega hasta mi cerebro y me instala en sustitución el olvido, y en el olvido llega la sanación con el perdón.

¿Para qué me serviría entonces, guardar lo que me duele... en el momento cuando me duele, si al verbalizarlo, lo suelto? 

Tendré que analizar muy a fondo, si conservo lo que es ante los demás mi peor defecto, o lo intensifico. Pues a mí la evasión o el silencio, no me sirve para olvidar, ni para perdonar... 

Pero a los demás no les gusta que discutamos lo que los implica, siendo que es la única forma que tengo más que probada, para resarcir y restaurar mi corazón, cada vez que por alguna circunstancia queda hecho añicos. ¿Quién carajos dijo que las palabras son para callarlas? Y ¿por qué es ofensivo expresar la inconformidad ante la ruindad? ¡Uy! y si acaso ruindad lo expreso como "hijoputez", ante algo que rebasa la ruindad y solo el adjetivo utilizado lo puede describir, la ofensa puede ser para siempre.

¡Carajo! entonces, ¿cómo puedo decir "No la chingues... que me estás jodiendo", cuando así sea. Y ¿por qué es más importante el adjetivo que el acto, el resultado o la evidencia? ¡Chingado!

36 comentarios:

  1. Pues te entiendo. Yo no dejaría de dejar de decir lo que siento, es medicina para el alma y te deja en paz completamente. Tal vez haya que reposar un poco la palabra o decirla en otro tono, pero decirla siempre. Y al final, es el que escucha el que decide que hace con ella, así que no te agobies. Si se enfadan es su problema. Besos y ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes... voy a trabajar mucho en el tono. Tengo un tono fuerte, hablo fuerte. Soy norteña, se dice que hablamos "muy golpeado" Trabajaré en hablar más suave. Quizá!
      Besos!

      Eliminar
  2. Creo que hoy la frase de mi blog te viene al dedillo,abrazos amiga Fiaris

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy buena frase con la que estoy de acuerdo... La cuestión es que aquello lo practico al cien pociento, precisamente hablando... pero a mucha gente no le agrada y no es tan fácil, no decir lo que se piensa, en las interrelaciones, cuando los otros no se permiten el diálogo abierto y soy mala para los diálogos subtrerráneos. Y para el silencio.
      Besos.

      Eliminar
  3. Cada persona tiene su particular forma de sentir, todas merecen su respeto al ser conscientes que lo que todos necesitamos es conseguir entenderlas... es por ello que dediqué tanto tiempo al estudio de ciertas ciencias alternativas, básicamente la astrología. Me sirvió para entender y para sentir, si bien cada uno puede conseguir lo mismo por el camino que le resulte más idoneo, La clave común resulta bien sencilla, desear lo mejor al otro aunque ello no acabe siendo lo mejor para uno mismo, por algo existen las diferencias.
    ¿Sabes donde encuentro el verdadero escollo? En las capacidades: si existe paridad de capacidad en los envases no me parece tan importante la diferencia de sus contenidos, pero..... cuando la capacidad resulta dispar.... ¿como conseguir que un recipiente con un contenido de cinco litros, p.e. comprenda a otro con cincuenta y lo que aún resulta peor.. ¿como verter el contenido de los cincuenta litros en el recipiente de los cinco?
    Besos y FELICES DÍAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diste en el clavo y te lo agradezco enormemente!!! No he sabido llevar a la práctica lo que ejemplificas con los envases. he tratado de vertir el contenido de 50 litros en envases de 3 litros. Porque me cuesta trabao darme cuenta de que no todo mundo tiene la misma capacidad, soy muy democrática y soñadora. Tendré que aceptarlo y mantener diálogos abiertos con envases de las mismas capacidades. Triste aceptarlo, pero más real no se puede... Gracias a ti, hoy lo entiendo. Tenías que venir a explicármelo con envases. Mira que fácil es así!!! Jajajaja!
      Besos y mis mejores deseos en estas fechas y siempre, para ti y los tuyos, pásala mucho muy bien!

      Eliminar
  4. Te felicito por saltarte los patrones sociales. ¡Fuera la hipocresía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! me encantas! no es fácil, tú debes saberlo bien... se hieren muchas suceptibilidades, porque la doble moral es toda una institución!!!
      Fuerte abrazo, mi querida María Luisa!

      Eliminar
  5. Siempre que se haga con el tono adecuado, de una manera reflexiva, sin uso de poder, sin violencia, y sin sin sin sin ....podemos llegar a expresar nuestro sentir y tal vez consigamos un diálogo.
    Todos somos distintos, incluido por supuesto nuestras percepciones.... y etc etc etc
    y sabes que? sufro de incontinencia verbal y me pasa parecido a ti por tanto no dejo de luchar conmigo misma, porque veo que daño y me daño...y la razón no siempre gana,
    te entiendo, pero a mi así no me va bien, tan sólo lo puedo hacer con personas que me aprecian y saben que no pretendo hacer daño, solo evidenciar una realidad.

    Besos muchos ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi tono, trabajaré en mi tono... y el uso adecuado de las palabras es lo que a los demás no les gusta, pero eso no pretendo cambiarlo... Les resulta muy ofensivo escuchar de otra boca lo que son y que ellos creen que no se les nota.
      Muchos más besos para ti!!!

      Eliminar
  6. Pues ya somos dos, no me puedo callar y mira que en el después, me vienen aun mejores argumentos y razones, pero no aprendo a callar, pensar y decir...
    Y a tus preguntas puedo decir pq par que esas cosas se necesita que las dos personas hablen y se escuchen mutuamente, y si una no quiere ea...sacabao..
    Besosss mua mua mua mua muaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa, mi Inma.... es que no podemos andar por el mundo en un constante dar de baja relaciones... ¿o si? pues las relaciones no se dan en maceta, cuesta un montón cultivarlas y luego con una lluvia de sinceridades "sanseacabó"... Si de lo que se trata es de ir sumando...
      Muchos besos también oara ti, mi sincera amiga, jajajaja!

      Eliminar
  7. Tienes toda la razón y estoy contigo, es la única manera de aclarar las cosas si se pueden aclarar y si no de decir hasta aquí hemos llegado. "Agua que no has de beber déjala correr" decían por aquí los antiguos. Porque lo que no corre se estanca y envenena. La actitud de callar, no sacar lo que te molesta,... creo que tiene mucho de educación machista y clasista porque implica sometimiento al que te está dañando.
    Besos y felices días Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucha gente a la que podemos dejar ir... pero hay gente a la que no deseamos dejar ir, por la cercanía, el cariño, ya sean familia, amigos de siempre, etc. a quienes si les digo lo que pienso tal cual, se ofenden. A veces se sucitan desacuerdos, y ellos optan por callar y como si nunca pasó... Pero yo soy dada a elegir hablarlo... Se me tilda de peleonera, cuando mi intención está muy lejos de eso, sino más bien, busco un acercamiento mayor y más profundo. Soy muy claridosa y eso a poca gente le gusta. Prefieren la falta de sinceridad, en vez de afrontar debilidades.
      Felices días para ti, María Pilar, gracias por tu comentario, me siento rspaldada con tus palabras, Un gran abrazo!

      Eliminar
  8. Sí, es mejor hablar. No veo ninguna virtud en la resignación, en ese alojar adentro lo que nos dolió... puede que a veces en ese sacar surjan chispas, porque no siempre los diálogos son fáciles.

    Pero vale la pena.

    Un abrazo Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has elegido la palabra exacta que no me sienta... "la resignación", porque al alojarlo con el tiempo se pudre y se convierte en resentimiento y yo no se ser resentida, por lo general limpio mi interior muy a menudo y cada vez que se me ensucia. Gracias por apoyar mi postura... que a veces creo, soy la única equivocada, ante la gran tendencia de hipocresía. Para mí es muy necesario el diálogo, pero mucha gente se cierra a él.
      Abrazo grande, Ximo!!!

      Eliminar
  9. Sara, ese defecto que mencionas es una gran virtud.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Vero... es muy ambivalente, porque a mi me sirve, pero a los demás no les agrada... No sé ser hipócrita y a la gente le gusta más que les mientas. A mí se me convierte en una complicación tremenda no decir lo que pienso. Y también, si existge una diferencia, no tener la posibilidad del diálogo y que no me permitan decir y defender mi posición al respecto.
      Besos!

      Eliminar
  10. Qué tema has tocado, Sara!!! Mi padre solía decir de que mi honestidad era "brutal" Sigue siéndolo. Lo que sí aprendí es a decirlo mirando al receptor. De pequeña volcaba mis sentires de una sola forma y con el tiempo, aprendí -bah, mi padre me lo explicó y cuanta razón tenía- que la gente no reacciona de la misma forma. Entonces sigo poniendo en práctica mi honestidad brutal adecuándome a quien me escucha. Porque si de algo estoy segura es que no puedo esconder mis sentimientos ni mi forma de pensar. No pretendo que todos piensen como yo. Pero tampoco voy a dejar de ser fiel a mi misma.
    Te dejo un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bee!!! A veces creo que tuvimos al mismo padre, jajaja. Hace poco me decía lo mismo una amiga, con respecto a otro tema. Me impresiona mucho cuando surgen estas similitudes con quienes están tan lejos territorialmente y tan cercanos en el pensar.
      Me alienta saber, gracias a tu comentario, que de dejar de hacerlo, dejaría de serme fiel... buscaré la forma, para que sea más asertivo mi diálogo y llegar a buen puerto, porque en estos días, la he cagado a lo lindo, con gente muy querida, que no deseo perder, pero que no me han dejado discutir de frente varios asuntillos, que son como piedritas en el zapato, pero que nos lastiman el alma, por no querer las otras partes hablarlo con honestidad. Y yo insisto en hablarlo y las otras personas en no hablarlo.
      Un beso igual al tuyo!

      Eliminar
  11. Mi problema es decir lo que siento sin andarme por las ramas. Lastimo pero ya no puedo hacer nada, ya lo dije.

    No sé disimular, soy claridosa.

    Besos manta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Malque... cojeamos del mismo pie, por eso nos entendemos tan bien... A mí todo se me nota, si estoy enojada, tengo cara de enojada y si me preguntan digo, es que estoy enojada por esto y por esto. Y ah! cuánto asusta a los demás que seamos así. Huyen despavoridos y ofendidos. Y todo les insulta, aunque no sea insulto y pueden hacer cosas graves, pero uno no tiene por qué ofenderse y mucho menos tratar de llegar a una aclaración.
      Abrazo de persona equivalente a tu manera de pensar, jajaja!

      Eliminar
  12. Pues mira tu por donde, ese "defecto" lo compartimos...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, y no creas que me sorprendes mucho al decírmelo. Algo me imaginaba con lo que te conozco. Claro, clarito, claridoso!!!
      Besos y salud, empezando por la mental... que de tanto ir en contra, a veces ya hasta me dan ganas de internarme solita en la casa de la risa. Ya me la estoy creyendo.

      Eliminar
  13. Que si por ahí no lo sueltas se pudre adentro, Vecina.
    Haces bien. Ojalá muchos tomen ejemplo y hablen cuando tienen que hablar, que es de cobardes ocultar los verdaderos sentimientos.
    Abrazos. Te me cuidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! buscaré la manera de llegar a otros resultados. Tengo que aprender mucho.
      Abrazos.

      Eliminar
  14. A mí me parece que se debe de ser así, como tu. La hipocresía no me gusta y, aunque a veces pueda doler, la sinceridad y la nobleza son valores maravillosos.

    Te mando un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me gusta la hipocresía, pero no sé si sea lo mejor quedarse en una isla desierta, ante tanta hipocresía. Es un reto muy grande interrelacionarnos sin pérdidas.
      Un beso también!

      Eliminar
  15. Soy un poco como tú. Aunque con los años me he ido guardando la lengua, pero muchas veces me es imposible hacerlo.
    Dicen que las palabras hacen daño, pero acaso no es más dañino el silencio?
    Pero no sé, he llevado muchos palos por intentar entender y que me entendieran. Y al final de tanta discusión estábamos como al principio, sin avanzar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy difícil ohma... sobre todo cuando de nada sirve y que por querer arreglar, descomponemos más. Como dices, no se avanza. Creo que lo mejor es a veces, mejor desistir del diálogo abierto. De acuerdo a lo que explica tan maravillosamente emejota en su comentario al inicio. No todo mundo puede y hay que aceptarlo.
      Fuerte abrazo!

      Eliminar
  16. ¡Muy buen post! Muy interesante. Y muy cierto. No tenemos la culpa de que el mundo ya esté tan atestado de palabras (inútiles, opacas, hipócritas, inoportunas). El problema es que también está lleno de silencios y de distancias (cosas difíciles de combatir sólo con palabras; al parecer hay que agregarles coraje, inteligencia, bondad o algún otro ingrediente sumamente difícil de conseguir). Es como todo. No hay nada que hacerle: las palabras, cuando sirven para algo, molestan. ¡Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan! Voy a tener que robarte: "las palabras, cuando sirven para algo, molestan", eso me brinda un poco de paz... no mucha, pero si cierta justificación... porque estoy terminando el año, con una serie de dificultades interpersonales a causa de mis palabras dichas. Por ahí me dijo alguien... "tienes la tremenda habilidad de decirles la única palabra que los define, en el momento en que no pueden ocultar su esencia... cómo quieres que lo soporten... si a nadie le gusta verse descubierto"
      Gracias, me haces sentirme algo aliviada!!! y muy feliz de verte en mi blog, jajaja!
      Un enorme abrazo para ti!

      Eliminar
  17. Hola, Sara.

    Es la primera vez que escribo en tu blog, en realidad lo acabo de descubrir.

    Muchas veces me he preguntado lo que tú; pero ha sido desde hace pocos años. Antes era mucho más vehemente que ahora, era joven; a medida que vamos cumpliendo años puede que ganemos en sabiduría, pero, sobre todo, perdemos fuerzas, eso es en realidad lo que nos cambia. El caso es que sí, no tenía pelos en la lengua, decía lo que me parecía, hasta que un día me di cuenta del daño que había hecho por ser tan franco, por hablar a golpe de testosterona sin reflexionar, sin pensar si de verdad quien estaba equivocado no era yo. Decimos las cosas con la verdad, pero, ¿estamos en posesión de la verdad siempre? Decimos las cosas a las claras, pero, ¿pensamos en el daño que podemos llegar a hacer? La palabra es como una piedra, a veces incluso como una bala; una vez lanzada o disparada ya no se puede recoger. Y lo peor de todo es ver que te equivocaste, que no era cierto lo que dijiste, o que si lo era, no era la forma de decirlo, y quieres pedir perdón, pero resulta que esa persona ya no está y se fue con aquella impresión que le causaste, con aquella herida que le provocaste, y quizá esa persona era a quien más debías en la vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola Juan Ignacio, bienvenido eres a mi casita! Siento tristeza por lo que me cuentas, porque me dejas ver que no fue posible conciliar con alguna persona muy importante para ti y eso tiene te deja un peso muy fuerte, con nombre de remordimiento.
    Estoy de acuerdo contigo, en que nadie tiene la verdad, eso es muy cierto. Como también lo mucho que se puede dañar a alguien con la palabra. Sin embargo, mi post, va en el sentido inverso... cuando a alguien que es dañado no le permiten defenderse o aclarar lo sucedido. Es muy frustrante quedarse con las ofensas, sin la posibilidad de una aclaración, porque la otra parte no lo permite. Porque prefiere el silencio al diálogo. Creo que el diálogo es muy necesario para entendernos... El diálogo sin violencia y con la suficiente disposición de las dos partes implicadas, no de manera unilateral. Eso es lo que estoy aquí planteando. Porqué el silencio, por qué callar, cuando estamos recibiendo un trato injusto? Yo sigo siendo vehemente en ese sentido, quizá esté equivocada, pero me funciona mejor que callar. Cuando no verbalizo lo que me daña, es como si me carcomiera las entrañas. Y de la otra forma, al hablar, se libera lo negativo. No estoy diciendo con esto, que sea para despedazar al otro, no , por supuesto, sino para entre ambos llegar a una solución, conscientes de que siempre hay soluciones y de que la verdad es de acuerdo a cada quien. Por lo general, no espero a que se vayan los otros para pedir pedír cuando ha sido mi culpa en algún conflicto, asegurñandome de demostrar mi arrepentimiento y que la otra persona lo ha entendido. Y cuando no es posible porque las personas ya no están, que no me ha sucedido, hay que buscar el auto perdón, aceptando lo defectuosos que somos y asimilando las circunstancias y brindándonos de todo corazón a nuevas personas, cambiando nuestras formas de decir... Pero no estoy muy de acuerdo con perder la claridad por los años.
    Te dejo un abrazo fuerte y sanador! Lo pasado hay que soltarlo aunque duela, ya no se puede hacer nada por cambiar lo hecho.

    ResponderEliminar
  19. Con el dialogo y el deseo de arreglar las cosas el mundo iria mejor. Pero me tomo que los politicos no estan por esto. Así nos va.
    ¡FALIZ NAVIDAD!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los políticos... algo hay que hacer para que se enteren de que deben de trabajar por el pueblo y no enriquecerse a costa del pueblo.
      Feliz Navidad... No pensemos en ellos por un día.
      Besos.

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...