Traductor :

viernes, 3 de noviembre de 2017

La niña que me impedía escribir

Hubo apagón, justo cuando empezaba a transcribir un proyecto, que debía enviar por Internet esa tarde sin falta. Tomé el borrador y salí apresurada a una antigua biblioteca del centro de la ciudad. Casi al llegar me encontré a mi hija que regresaba de la escuela, cerca de donde transbordaba para llegar a casa.  Le conté del apagón y me acompañó. Ella haría una tarea.

A pesar de que siempre estaba saturado, tuvimos suerte de encontrar computadoras disponibles y en lugares contiguos.

Aunque al rato llegó alguien con una niña pequeña que brincaba, reía y corría atrás de nosotras, se acercaba y se paraba en el espacio entre mi hija y yo a ver lo que hacíamos. Con la prisa que yo tenía y faltando solo una hora para que cerraran el lugar, me molestaba bastante su presencia. Pues se estrechaba tanto a nosotras, que me obligaba a encoger los brazos para poder escribir, pero no perdería tiempo en buscar y quizá discutir con la mujer con quien escuché que venía. Así que luché por concentrarme a pesar de que ella se empecinaba en molestar.

Solo se retiraba cuando volteaba a mirarla. Yo la fulminaba con la mirada. Se iba, pero luego regresaba. Permanecía cuando la miraba de reojo y cuando volteaba, huía de inmediato y mi hija, me veía a mí muy extrañada, pero seguíamos trabajando. Y así  estuvimos, entre los brincos, risas e invasión de la pequeña hasta que al fin pude terminar y enviar el trabajo.

Mientras mi hija imprimía su tarea, fuí con el encargado:

- No sé cómo permiten que entren niños que no saben comportarse, no me opongo a que vengan, obviamente, así les va naciendo el amor a las bibliotecas, pero deben saber comportarse, estar con algún adulto que les enseñe a respetar... ustedes exigir ese respeto.

- Señora... disculpe, ¿de qué habla?

- ¿Cómo que de qué? La niña que estaba jugando detrás de nosotros. La chiquita que vestía... de este tamaño -señalé con la mano- y que llegó con una mujer enseguida de nosotras, que se situaron en la sección a nuestras espaldas. -La cara del chico se fue desencajando y palideció.

- Aquí no entran niños, señora... ¡Nunca! Hace muchísimos años que no hay sección infantil... Además, no entró nadie más después de ustedes dos. -Me dijo muy tajante, mientras con la mirada desorbitada revisaba todo el local ya vacío. Se apresuró a cerrar, de tal forma que salió junto con nosotras-

Rumbo a casa, me preguntó mi hija: ¿qué tanto le decías al hombre?

- Me quejaba de la niña que buena lata nos dio.

- ¿Cuál niña, mami? Y ¿Por qué me mirabas tanto cuando estábamos tecleando?

- No te miraba a ti, sino a la niña. ¿Acaso a ti no te molestaba?

- No. ¿Cuál niña?

... Era una niña muy antigua, la recuerdo perfectamente. Mi hija no la vio. Seguramente el encargado sabía de esa niña y por eso su cara se transformó. Y su tono tajante, más bien era de "cállese señora, no me diga, no siga."
No pude saber más, regresé, pero el encargado renunció. Me alegró no haber hecho por mirar a la mujer con quien iba la niña.


50 comentarios:

  1. ¿Todavía el día 3 se sigue celebrando en México el Día de los Muertos? Tradición ancestral donde las haya, con registros de etnias mexica, maya, purépecha, nahua y totonaca, aunque luego fue modificada con la llegada de los españoles y la religión católica.
    Por cierto muy buen relato.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se celebra el 2, pero hacen muchas actividades alusivas durante unos días más, con el sincretismo que surgió de esa fusión de costumbres, creencias y tradiciones.
      Gracias.
      Fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Uy! Qué miedo. Discurría el relato con tanta normalidad que quedé atrapada con lo de la niña que nadie vio. Muy bueno. Te felicito, Sara.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María Pilar.
      Me alegra que te haya atrapado.
      Besos de anís.

      Eliminar
  3. Me encanta la intriga! Asi que disfruté este pequeñito relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran flor que le echas, con la brevedad. Que me parecía tan extenso y mucho temí que no lo leyeran completo.
      Fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Un buen relato apropiado a estos días. Disfruté lellendo, me asombroó el final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Josefa. Encantada con tu comentario.
      Besos anisados.

      Eliminar
  5. Ay Sara, tengo en mi lista de favoritos "El libro de la vida" con sus canciones, por mi nieta, pero aunque ella ya no lo mire yo voy de vez en cuando a visitar el lugar, me encantó saber de esa tradición en Méjico a través de una película para chicos, y todo lo que conlleva el respeto y recordación a sus muertos. Este relato es un hermoso homenaje tuyo, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es hermosa. Ahora te recomiendo que busques "Coco" es nueva, se acaba de estrenar y es también muy buena.
      Fuerte abrazo y gracias.
      *México se escribe con "X" aunque suene casi como "j"

      Eliminar
    2. Sí Sara, tenés razón, acá la nombramos mal con la j. se debe respetar su escritura. Y Coco se estrena ahora, ya mi nieta la tiene en la agenda de sus papis! Gracias, un abrazo!

      Eliminar
    3. Espero me disculpes si me sentiste pesada. Porque además es verdad, me pongo bastante pesada con eso. Está en muchos nombres originales de esta tierra. Del náhuatl. De lo poquísimo que sigue siendo "nuestro" a lo largo de tanta fusión. Para mí, es parte importante de nuestra identidad. Gracias por tu amabilidad de siempre y comprensión.
      Fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Sara, es un relato muy interesante. No todo el mundo estamos en
    disposición de ver las misma cosa, y ser conscientes de todas las realidades que nos rodea, solo captemos una pequeña parte, y esa pequeña parte está muchas veces llena de confusión, y ruido.
    Que tengas una lindo fin de semana! Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestra tendencia racional por sobre todo, nos impide percibir mucho de nuestro entorno, que puede ser fascinante.
      Igualmente para ti. Fuerte abrazo!

      Eliminar
  7. Misterio, intriga y dolor de barriga. Enhorabuena. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Pues me estaba creyendo la historia hasta el final inesperado....te felicito pues hasta yo me he molestado por la niña traviesa que no dejaba trabajar.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Charo, muchas gracias. Fue trabajar bajo presión.
      Besod de anís.

      Eliminar
  9. Una buena historia. No todos vemos lo mismo.

    Difícil saber dónde está la realidad.

    Un abrazo y muy feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil saber qué pasa en casos así. Igual para ti, Amalia, feliz fin de semana.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Buen relato que me encantó leer, enhorabuena. Es estos días especialmente.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mari Carmen. Fechas de honrar a los muertos. Gran tradición por acá.
      Besos de anís.

      Eliminar
  11. Días después el encargado fue entrevistado por la televisión contando que la niña de la biblioteca había vuelto, tal como lo hacía tantos años. El había preferido ponerse a resguardo de sus travesuras.
    Tal vez mi comentario ha sido impertinente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para nada impertinente. Muy buen final para el relato. Gracias, Vicente : )
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Sara, pensé era real.
    Intrigante relato.
    Besos 🌹 🌸 buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser real. Recuerdas lo que te conté : )
      Feliz finde. Besos de anís.

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Muchas gracias, Tracy. Eres muy amable. : )
      Besos.

      Eliminar
  14. Te prometo me ha dado un escalofrío...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí cuando caí en cuenta de que lo que vi no era normal.
      Besos.

      Eliminar
  15. Que miedo nos da todo lo que se escapa a la razón y que cerquita de nosotros está siempre ese lado. Creo que si pudiéramos prestar un poco más de atención al instinto disfrutaríamos incluso de aquello que nos asusta.
    Muy buen relato, mi querida Sara.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, justo como lo has explicado. Si hubiera estado yo con tiempo libre, tal vez hubiera gozado. Pues ella solo buscaba jugar. No todos los que se aparecen son lindos. O quizá con tiempo disponible no la hubiera visto. No sé.
      Raquel, un abrazo con todo cariño.

      Eliminar
  16. Muy apropiada tu historia para este mes y tan bien ideada que parece real.
    El misterio nos acompaña aunque nos pase desapercibido, hasta que un día el velo se corre y la leyenda se convierte en realidad, aunque sea en nuestra imaginación.
    Cuida que esa niña no vuelva a molestarte y dale caramelos de anís.
    Abrazos Sara-Agatha Christie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amiga. A veces la realidad parece fantasía y la fantasía, realidad. Los asuntos paranormales, nadie los cree, porque es más sencillo y practico dar un diagnóstico de enfermedad mental, que entender o aceptar lo que no se puede explicar con manzanas, jajaja.
      Daré muchos caramelos de anís a esa chiquilla si la vuelvo a ver, lo prometo.
      A ti te mandó unos cuantos, con unas palomas mensajeras muy veloces.
      Besos.
      * me hiciste recordar tardes preciosas con mamá leyendo a A. Christie, cuánto la gozábamos, jaja.

      Eliminar
  17. Tal vez, si yo hubiera estado en tu caso, lo de esa pequeña hubiera sido una oportunidad para pulir en mi la virtud de la paciencia. :)

    ¡Oremos por todos nuestros seres queridos que han fallecido y por todas esas almas, que no tienen quien ore por ellas!

    Un abrazo Sara.

    ResponderEliminar
  18. Sí, pudo haber sido una buena oportunidad para germinar la paciencia.
    Claro que sí, hay que orar por todos ellos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Gracias. Un abrazo bien grande para ti, bonita niña.

    ResponderEliminar
  20. hola! nos has cautivado con el relato que lo compartimos felices de haber llegado a tu blog y sumarnos! gracias, saludosbuhos, nos vemos de vuelta, si gustas! saludosbuhos desde argentina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Búho, Muchas gracias por tu visita y tu comentario tan amable. Claro, paso a visitarte, será un gusto.
      Abrazo.

      Eliminar
  21. un relato maravilloso y con la duda de que la niña estaba o no en aquella biblioteca,aunque solo dos ojos la hayan visto eso es suficiente para saber que solo se dejo ver por una sola persona.una historia intrigante.un abrazo y gracias por seguirme tambien!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sony. A vemos lo que no es, otras veces cerramos los ojos y no queremos ver lo que no comprendemos.
      Un abrazo. Paso por tu casa.

      Eliminar
  22. ¡¡Wawww...!!
    Que sensación tan especial debes haber vivido. Me quedé sin palabras.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que sí, no estamos acostumbrados a ver cosas.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...