Traductor :

miércoles, 22 de enero de 2020

Mi gallo, continuación 2a. parte

(...Viene del anterior)

Los "fascinantes" niños, los perros, los gatos, los vecinos corredores de la fórmula 1, los que vagan, juntaron muchísimos peligros para un solo gallo, el que por más serena que lograra llegar a él, no me permitía acercarme, más allá de su "ahí déjame el banquete donde me entere, sin que me asustes".

Ah, por cierto... ya se presentaba a mi casa, a las 17:00 en punto, a indicarme que era hora de comer, con un yo tan sólido y determinado, que era imposible no atenderlo.  Muy bravo y exigente con su única amiga, dispuesta a solapar sus desplantes. Y yo, encantada ¡Para eso me tenía!

... Antes de dormir, pensaba en el gallo, al despertar, el gallo... cuando me iba, cuando regresaba, ubicando siempre dónde andaría, por sus quiquiriquís y la alharaca de su renegar, por todo su amplio territorio libre y emergente. Y yo, queriendo por todos los medios, su supervivencia.

Luego, llegó el fatídico pronóstico de posible nevada en la próxima semana. Otro peligro sobre la misma fragilidad de su ser y de mi corazón, consciente de su circunstancia.

Por eso, en cuanto amaneció el sábado, me fui a buscarle un mejor sitio de hospedaje. Visité varias granjas, no muy lejanas, segura de que encontraría a su dueño, quien muy afable y renacido, recibiría mi noticia del paradero de su gallo. Me invitaría a pasar a su casa, quizá a tomar café... Me presentaría a su familia... antes de acompañarme a recoger a su gallo y quedaríamos amigos por siempre.

¡Ja!, pues no. A donde me presentaba, me revisaban de pies a cabeza, de cabeza a pies, con reprobación, con esa mirada y esa sonrisa de burla que se siente y que cala... "De dónde dice que viene, qué gallo, por qué supone que es de aquí, etc." Yo les exponía que peligraba mucho su vida, que tenía mi alma en vilo y que deseaba ponerlo a salvo, una y otra vez, ante caras de estupefacción.

Muchos, me cortaron de tajo, dándome el portazo en la nariz, como se dice. Y otros abiertamente me dijeron, está loca, vaya y cocínelo. Acaso no tiene mejor cosa qué hacer.

Me fui desanimando y muy triste, alicaída, desmadejada e incomprendida pensaba  ¿Por qué me sucede a mí, lo de ese gallo, en un mundo de compradores de pollos de supermercado? ¿Qué haré? No soportaré su muerte en cualquier momento.

(Continúa...)

34 comentarios:

  1. Veo el gallo debajo de tu cama, ya quisiera algún humano tanto cuidado y dedicación como recibe el gallo. Una tia de mi madre creía en la reencarnación y "sabía" que se iba a reencarnar en un pavo real. Abrazucos volveré

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mí, lo acostaba junto a Cuca... Pero la mesa de negociación por la paz entre ellos, está empantanada. Y en caso de una guerra, el frente perdedor sería el de Cuca. Ella solo ladra, pero no muerde y el otro sí se lanza con todo. Se ha de llamar Atila, creo. Imagínate, perder a la canesita :(
      Besos.

      Eliminar
  2. Tu vida orientada al futuro de tu nuevo amigo te lleva por caminos inesperados, Sara! Veamos cómo sigue esta saga, un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, amiga!! Mi futuro está en manos de un gallo giro. Qué irá a ser de mí. Inimaginable la encrucijada en que me encuentro. Tú, atenta al noticiario... Por si de repente ya no se me ve y les avises la causa a los amigos.
      Besos.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Es lo único sobresaliente, que en caso dado, podria tener mi persona... Modestia aparte :)
      Besos.

      Eliminar
  4. ¿qué es para ellos un gallo perdido, que seguramente a perdido su buena condición?
    Nada de interés, por eso mejor que esté contigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Alfred... Está excelente fisicamente, pero sus entrañas ya cambiaron y seguramente cometería muchas masacres en algún gallinero de ocupantes pacifistas.
      Querrías un gallo... Te lo mando por avión. En primera clase. Pide su extradición.
      Besos.

      Eliminar
  5. Tranquila, su vida está en tus manos y dudo que llegue a tener un final dramático.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me tengas tanta fe, Paco. Que tener quiquiriquís permanentes, durante las 24 hrs. Irritan y deascontrolan hasta al más sereno. Y yo no soy una Santa. No me llamo Sara de Asís :)
      Besos.

      Eliminar
  6. Todo saldrá bien. Tienes muy lindos y nobles sentimientos. Eso tendrá premio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hermosa! Gracias. Si no fuera por personas como tú de nobles y positivas, el mundo ya se hubiera acabado.
    Abrazo de anís.

    ResponderEliminar
  8. Estoy sufriendo por el gallo así que espero tenga un final feliz....pobrecillo.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo, Charo... Y, yo. No sabes cuánto!
      Besitos con esperanza.

      Eliminar
  9. Te digo lo mismo que Amalia, tu buen corazón tendrá su recompensa. Y cuida a tu perrita.
    Besos a la dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy entre la espada y la pared, con dos anarquistas muy voluntariosos y cerrados a cualquier negociación!
      Dios dirá cómo.
      Besitos despintaos de azul angustioso :)

      Eliminar
  10. dicen que no se come mucho gallo porque después de su cocción es carne dura. Pobre gallo! ja... Veremos como sigue esto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando alguien anda de mal genio, se dice: comió gallo :(
      Este ha hecho muchos corajes y ya no sería muy buena carne.
      No te pierdas lo que sigue, está interesante.
      Saludo.

      Eliminar
  11. Estoy totalmente intrigado con el relato, me pregunto como terminará? Tienes un gran corazón que es lo importante Sara, por los demás que criticaron que fueses preguntando ni caso. Veo que al pobre gallo tendrás que hacerle un pequeño espacio en tu casa. Si estuviésemos cerca me lo quedaba, tengo tres gallinas y no hay gallo en el corral.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que son las cosas, a ti te serviría mucho tenerlo por allá y aquí nadie lo quiere. Y lo hermoso que está.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Yo lo hacía ya en tu barriga.... jajaja
    Besos continuados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja... Laura, Laura... Jaja.
      No seas impaciente. Hay que cocinarlo a fuego lento. Ya verás.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Con el buen corazón que tienes ya veo al gallo 🐓 viviendo contigo y mimadísimo por ti.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo imagino. Rápido sería el macho alfa de esta manada. :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. El consejo ese que te dieron de cocinarlo, yo meditaría sobre eso... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendrías que ser tú, la mano ejecutora... O por lo menos, el cómplice :)
      Besos.

      Eliminar
  15. Hola Sara primera vez por tu blog y me puse al dia con la historia del gallo y es un poco comico y tragico a la vez, y me hiciste recordar que la abuela de mis tres hijos les regalo tres pollitos uno para cada uno, eran preciosos chiquitos amarillitos, los chicos enloquecidos lo tenian en sus manos y lo acariciaban.....
    Paso el tiempo e iban creciendo ya su aspecto no era el de antes ya tenian las patas y el cuello mas largo y muy confianzudos, sabes que hacian andaban por toda la casa y el patio pero cuando nos descuidabamos nos quitaban la porcion de tarta que teniamos en la mano, el alfajor que estaba comiendo mi hijo, nos comian todo lo que teniamos en la mano jajajja hasta que un dia dije basta ya esta los llevamos a una vecina que tenia un galinero y debes en cuando le preguntabamos como andan los pollos y nos dijo ya los comimos nos invadio una gran tristeza.... :(
    Perdon por mi historia.... pero quiero ver como sigue la de tu gallo que por lo visto el dueño ni se dio cuenta que le falta uno....
    Besos y abrazos! y con tu permiso te voy a siguir quiero saber como se resuelve tu situacion con el gallo!! :)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gra! Bienvenida a esta casita. Siéntete a gusto aquí siempre que desees venir.
      Imagino cómo sintieron cuando se enteraron del destino de esos pollitos.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Sara a los chicos no se lo contamos..... pero ya tienen 18, 21 y 24 años un dia de estos se lo voy a contar... pero me imagino que ya lo deben saber..
      ya a estas alturas jajaj

      Eliminar
    3. Podrás contarlo ya... Aunque no creas. A los 20 supe que nos comimos a Fifí... Mi pollito de cuando tenía 8 años. Y no sabes lo duro que miré a mamá. Jajaja.
      Hay muchos problemas en el mundo, por eso, en la medida de lo posible, en vez de lloriquear, me centro en la banalidad de las tragedias cómicas del día a día. La energía interior, hay que alimrntarla bien y desechar la basura.
      Besos.

      Eliminar
  16. Construyele una jaula bien protegida para que no pase frío y así lo puedes dejar en la cocina puede ser, saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estará muy bien así. Seguiré tu tu consejo :)
      Un abrazo, amiga.

      Eliminar
  17. Y digo yo.. Por que no lo adoptas, el ya se a hecho a la idea y no se quiere ir de tu lado, besos y feliz noche besos de flor.

    ResponderEliminar
  18. Ahí comienza a haber amistad, un giro de la narración que se queda en suspenso. Y es que ya me empieza a caer bien el gallo. Veremos...

    Besos Sara

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...