Traductor :

miércoles, 20 de noviembre de 2013

En los zapatos

Si no fuera por su verdadera aflicción con cierta vergüenza, y porque lo conozco como un hombre de gran rectitud... Hoy a las 7 de la mañana, me despertó el abogado de la casa de enseguida, llamándome por la puerta de mi recámara que da al patio, para que le permitiera salir por mi casa a la calle. Trajeado, de portafolios, lap y todo lo que cargaba, quien saltó una barda bastante alta entre el patio de su casa y el mío. 

-Por lo que más quiera, le pido que me disculpe y espero que no vuelva a suceder -y salió apresuradísimo, con gran soltura para salir de casa ajena, que hasta me hizo pensar en el supuesto de que tuviéramos décadas de casados, me alegré de las ventajas de la soltería-

-¡Eso es lo que yo espero!, pensé, pero solo pude decirle... ¡Ay! ¿qué le dije?  Si ni lo recuerdo, estaba tan dormida todavía, algo habré balbuceado, pero no sé. 

Apenas iba a reírme cuando sonó el teléfono. Era Doña Hortensia la esposa: -Sarita...Vecina, le pido encarecidamente que venga a mi casa para explicarle, mi esposo está muy apenado con usted, bueno, los dos, yo también... pero no tuvimos otra opción que recurrir a usted, necesitamos que nos ayude, es algo espantoso... y pues, siendo nosotros un matrimonio de tantos años juntos, de una época diferente a la suya, quizá sea más fácil para usted que es más liberal que nosotros, ¡imagínese!, lo que se estará diciendo por toda la colonia ya de nosotros y siendo mi marido tan conocido. Acá le explico, si me lo permite.  Ah! venga por donde mismo mi marido entró a su casa. O sea:  por el patio.

Qué me quedaba hacer, cuando ya se habían apoderado de mi mañana, de mi intimidad, de mi "liberalidad" y de mi soltería, los vecinos. Así que muy obediente recargué mi escalera y allá fui, con el nuevo método de acceso entre nosotros. Con la escalera de ellos todavía del otro lado, mi descenso pudo ser quizá más elegante que el de él, si no fuera por mis pijamas... O el descenso de él, en su práctica improvisada de "parkour" con traje, corbata, mancuernillas, decencia y demás... 

Regresé y cumplí con mi encargo, que prometí no divulgar con nadie. Fingí ante los recolectores de basura, que era mío aquel regimiento de zapatos rojos, que impedía abrir la puerta principal de los vecinos, y de verdad, no lo pienso divulgar, fuera de aquí, por supuesto, como deben ser los secretos:

Resulta que el abogado está llevando un asunto mercantil a unas teiboleras, de quienes sus zapatos se han sentido mucho más cómodos siendo calzados por él... Hombre muy dado a "empatizar" con todos sus clientes defendidos, lo que llamamos "ponerse en los zapatos del otro" de tal forma que a diario, después de sus largas e inhumanas jornadas, llegan hasta su casa en taxi o como pueden, los zapatos por sí solos, esperanzados a  ser mejor utilizados por alguien tan sensible como él, que por sus dueñas. Al principio eran dos o tres pares, lo que para la pareja era fácil de disimular, pero los zapatos han ido propagando su buen prestigio de defensor...

Por favor, tampoco lo cuenten a nadie más.  



60 comentarios:

  1. Jajajajaja, un surrealista relato digno de una gran pluma, que adquiere más sentido después de enterarme lo que son las "teiboleras".
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Pitt! Espero no haberte puesto en el camino del pecado, Jajajaja!
      Besos con cadencia toncs!

      Eliminar
  2. Bueno al menos se pone en los zapatos y no en los calzones de ellas ¿Te imaginas? Jaja.

    Me haces reír Sara

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro Malque!!! y tú mucho más a mí.
      Fuerte abrazo acrobático, jajajaja!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Imagínate... quedaría como una indiscreta, Jajajaja!
      Abrazo, Lao!

      Eliminar
  4. Bien. Por las dudas que no se ponga en los míos... Igual las alpargatas no creo que le queden.
    Las tuyas tampoco.
    Abrazos, querida Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! eres genial Alicia, cómo me haces divertirme con tu gran imaginación improvisativa, o viceversa!
      Abrazo!

      Eliminar
  5. Jajaja Sara, sospecho que si empiezo el día riendo por acá es buen presagio! Siempre al comienzo de tus relatos, creo que el cuento va en serio!

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bella eres... mi querida Soñadora. me lo voy a tomar en serio... o en risa mejor ¿verdad? Jajaja!
      Besos.

      Eliminar
  6. La solución seria poner una zapateria... :))
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Ya estamos empezando Genin, de socios tu y yo. Te animas? Jajajaja!
      Besos.

      Eliminar
  7. Que bien escribes Sara, y tu vecino qué buen abogado debe ser para coleccionar tal cantidad de zapatos, lástima que no sean ni de su estilo, ni de su talla. Pero algo habrá que hacer con tanto zapato.
    Un abrazo y gracias por hacer mi día alegre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un amor Carmen Rosa... otra socia para la tienda de Genín!
      me alegra alegrarte, mucho... de verdad!
      Fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Ei, te gustaron las ocas con zapato de tacón, eh? un relato divertido!! y suele ser tan difícil calzarse el zapato ajeno, bien por ese abogado. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y que los abogados dificilmente lo logran, creo que muchos ni lo intentan siquiera... Por eso es un gran tipo y que pase por mi casa cuanta veces lo desee, ya le di permiso... de todas formas aunque no se lo otorgara, ya ves :?Sobre todo para no despertarme tan de madrugada, jajaja.
      Besos.

      Eliminar
  9. jajajaja te juro que guardaré el secreto,jajajajaj
    cariños Fiaris

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grcias Fiaris... Indiscretas ¡jamás! jajaja.
      Besos.

      Eliminar
  10. Te prometo que no se lo diré a nadie.

    ¡¡Gracias por hacerme sonreir!!

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Amalia, que linda eres y más así de sonriente. Luces espectacular!
      Besos.

      Eliminar
  11. No se lo diré a nadie, faltaría más.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alivio Vero, son cosas que NO debe saber nadie, como lo prometí al abogado. Jajaja!
      Besos.

      Eliminar
  12. Ja, ja,ja,ja,ja,ja,...bueno, yo tampoco sabía lo que eran teiboleras. Nunca te acostarás sin saber una cosa más. El relato, super divertido, de "altos tacones", diría yo, nunca mejor dicho.

    Un abrazo, Sara

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te sabes otra denominación de las bailarinas exóticas, jajaja!
      Besos Fina!

      Eliminar
  13. Vale, te guardo el secreto... pero quiero unos zapatos. Por esto de ponerme en los tuyos ante tal situación :-P
    Un relato divertidísimo, Sara
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo... Por allí te llegarán unos de lo más estravagantes pero tabién muy cómodos. Me alegra que te divirtiera leerlo.
      Besos!

      Eliminar
  14. Muy bueno Sara... jaja. Ojalá el mundo estuviera lleno de vecinos abogados como el tuyo, aún quedan pero pocos y los que hay, las pasan canutas para defender sus principios y llegar a fin de mes. Muchos besos guapaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya quedan poquísimos, si es que no están totalmente extintos. Gracias bonita!
      Besos para ti!

      Eliminar
  15. Jajaja!!!! Shhhh!!! No hablemos muy alto, de lo contrario correrá la noticia y etso puede culminar en un verdader escándalo! Me fascina tu manera de narrar, Sara. Eres muy cotidiana y al mismo tiempo logras un finura estupenda! Aplausos y un abrazo para tí!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso quiero con esta entrada, que cualquier mujer que lo lea, piense... Ah! como los que le gusta usar a mi marido de vez en cuando... O, eso ya es otra cosa, verdad? Jajajaja!
      Gracias Bee! Un abrazo enorme!

      Eliminar
  16. Oi, querida amiga, Sara O. Durán !
    Que lindo o teu trabalho literário.
    Parabéns. Estou com muita saudade.
    Um carinhoso abraço, aqui do Brasil.
    Sinval Silveira ( coração tagarela).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinval: Gracias desde lo más profundo de mi corazón. Encantada de verte en esta pequeña casa. Un abrazo muy fuerte para ti.

      Eliminar
  17. Jo Saldi que si la próxima vez que esto te pase una de dos o pides peajes o...te o quedas siempre que sea un tío bueno ehhhh.
    Besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma! Has dado en el clavo... Ya sé como agenciarme un dinerito extra, que gran idea lo de los peajes, jajajaja! y lo del tío, pues muy ágil, pero me lo imagino setentón, para la próxima lo espero despierta para poder mirarlo bien, jajajaja!
      Besitos para mi Sala hermosa y para ti, por supuesto.

      Eliminar
  18. Sí, Sara, después de leer tu entrada he visto las imágenes de Fedora y me han parecido tus vecinos un tanto alocados.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que son algo extraordinarios los que exhibe nuestra amiga Fedora... Y los vecinos... No, esos de lo más tradicionales, envueltos en una circunstancia algo rara. Bueno, pero que si al señor luego de tanto le gustara, ya será otra cosa, ajajaja!
      Besos!

      Eliminar
  19. Me gustó mucho este relato Sara, Muy ingenioso.

    Iré a tu enlace sugerido.

    Un fuerte abrazo querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! me alegra tu comentario, de verdad! Te van a gustar aquellas imagenes, de seguro.
      Un gran abrazo para ti, hermosa!

      Eliminar
  20. Sara es un placer leerte con tanta comodidad, es preciosa tu manera de escribir. En este caso particular, muy ingeniosa.

    Te dejo un abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Magah! Un honor que te sientas cómoda al leerme, es como caminar sin piedritas en los zapatos, que alegría!
      Abrazo grande!

      Eliminar
  21. Es un relato muy elocuente y expresivo. Prometo no contárselo a nadie.
    Sara un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sé que si lo sabe el universo, podrá ser un secreto solo entre tú y yo... y eso me tranquiliza mucho!
      Abrazototote!

      Eliminar
  22. HOLA SARA: UN PLACER LEERTE Y DISFRUTAR DE ESTA HERMOSA ENTRADA.-
    BESOS ENORMES.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Thony! primero por hacerme un lugarcito en tu ocupada agenda y luego por tus palabras tan cariñosas.
      Besos, mi buen amigo!

      Eliminar
  23. Bueno, querida Sara, yo creo que ya es hora de hacer un libro, no? Ya sé que alguno tienes por ahí... así que.... algún otro para más adelante? ¡¡¡Bien escrito y muy divertido!!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra enormemente tu comentario y lo sabes bien, porque me importa tu opinión crítica y sincera. Veremos, si puedo explotar mi lado cuentero divertido, jajaja!
      Besísimos!

      Eliminar
  24. Un secreto no es tal si no se difunde. Jajajá.

    ResponderEliminar
  25. Sara, me ha encantado el relato y... también los zapatos. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.

    ResponderEliminar
  26. jajajajaja qué pobre señora mayor no poder disfrutar tan lindos zapatos juajuajuajuajua

    abrazos agradecidos por la carcajada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya no está para "striptises" la doña.
      Me gusta mucho que rías!
      Besos!

      Eliminar
  27. Y yo que pensaba que huía de su mujer... y no, resulta que ella también estaba en el ajo :)

    Divertido relato, Sara.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ximo... viniendo de alguien que nos provoca tanta diversión, tiene gran significado para mí.
      Abrazo!

      Eliminar
  28. jajajaja La verdad no me lo imagino al abogado de tacos altos rojos.... Pero quedate tranquila... mi boca está sellada. Besos desde Argentina

    ResponderEliminar
  29. Difícil imaginarlo, jajaja! Besos, Lelé!!

    ResponderEliminar


  30. Escucha el silencio del poeta al pronuncia sus versos,
    Escucha el silencio de los sentimientos al decir te quiero,
    Escucha el silencio de la aurora al besar las cumbres del olvido,
    Escucha el silencio del rocío al acariciar los pétalos del pensamiento.
    Escucha, el silencio del teclado creando sueños imaginarios antes de quedarse dormido…
    Escucha en silencio las rimas de las palabras que han sido pensadas para ti.

    Un abrazo y feliz fin de semana estimada amiga!!

    Atte.
    María Del Carmen



    ResponderEliminar
  31. Cómo no podría tener un fin de semana espléndido, con un regalo tan maravilloso de versos!!!
    Muchas gracias María del Carmen, lo mismo para ti con mucho cariño!

    ResponderEliminar
  32. jjaajajajajjaajajjajajajaja... No será fácil guardar este secreto...

    Un abrazo Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja... yo creo que ya se difundió. El abogado ya anda cambiando de profesión y un poco su esctructura moral, creo que pondrá un table dance!!! Jajajaja!
      Gracias, Carlos! encantada de tu visita.

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...