Traductor :

martes, 12 de febrero de 2013

Demasiado jóvenes


Banca vacía en Alameda Central ante El Palacio de Bellas Artes.
Una señorita enciende un cigarrillo y se sienta.
Un joven se sienta.
Simultáneamente se disculpan por ocupar la misma banca, se piden permiso, asienten, deciden compartirla.
-Es la mejor vista del Palacio, me encanta, me hace soñar.
-Lo mismo opino. ¿Me regalas uno?
Ella le extiende la cajetilla y el encendedor.
-¿Por qué estás tan triste?
-Me cortó mi novio...  se va a casar con otra... con su prima Lety... Se le atravesó, hasta que me lo quitó. Ese día, cuando terminamos, empecé a fumar, ¡de puro coraje!, me quita la tristeza... además a él no le gusta que fumen las mujeres. Voy a hacer todo lo que no le gustaría que hiciera. Verá lo mucho que dejaré de ser la niña boba que conoció. ¡Cabronsísima voy a ser! No es bueno ser bueno.
-¿Crees que a él le importa?
-No sé, pero yo no volveré a ser nunca como fui con él, voy a ser fatal fatal... una verdadera hija de la chingada, y ríe estruendosamente. Ríen los dos.
-Eres demasiado joven, conocerás a otros, hasta que encuentres a un hombre que te ame de verdad,  no te desesperes, no cambies.
-Y tú, ¿qué haces en esta banca? También estás triste.
-Sí... estoy muy desesperado, muy decepcionado de mi trabajo, tengo un jefe que es un hijo de la chingada... en todos los sentidos, abusón, muy transa... no terminaría de enlistarte sus defectos si me lo pidieras. Vine a tomar un poco de aire y a pensar, este es uno de mis lugares predilectos de toda la ciudad, esta vista, desde aquí. Esta banca me sabe tantísimos secretos... ¿qué me aconsejas hacer?
-Mándalos a la chingada, renuncia... no te ensucies, eres demasiado joven, ya encontrarás muchos empleos, hasta que te quedes en el mejor o emprendas por tu cuenta.
Fumaron otro cigarrillo en silencio, mirando aquella fachada. 
Se despidieron afectuosamente, como grandes amigos. 
-Ni su nombre le pregunté, pensó ella al abordar el metro.
-¿Cómo se llamaría? ¡pobre chica! pensó él al ingresar a la oficina del jefe a renunciar.
Los dos ingresaron decididos en el siguiente capítulo de su destino. Ella nunca cambió. Él, no supe.


24 comentarios:

  1. Pues a Violeta le han brillado mucho los ojos cuando le he leído tu comentario... ¡Gracias!
    Un cordial abrazo desde Madrid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sería como ver un sol muy de cerca, pues Violeta tiene unos ojos que brillan tanto ya de por sí. Abrazo!!!

      Eliminar
  2. La pena y el dolor debe ser de las cosas que más unen, cuando pasan, ay entonces las cosas se complican.
    La actitud de la joven resulta de lo más natural, lo que puede que nunca sepa es que su novio seguramente le hiciera un favor a la larga, Jajj por experiencia de persona con fama de "independiente" opino que uno se casa "contra" alguien, no precisamente "con" alguien,ese es el problema en tantas parejas, salvo que acuerden puntos espacio/temporales paralelos dentro del respeto, y eso, hasta donde tengo entendido resulta harto difícil. Bsss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más seguro es que le hiciera un favor al dejarla... según sé, ella se hizo mucho muy independiente, aunque nunca la femme fatale que se prometió ser en esa banca...
      Besos.

      Eliminar
  3. Qué bueno el texto! Me gustó mucho.
    Qué feo cuando queremos cambiar porque alguien nos lastimó, a todos nos pasó en algún momento de la vida, lo que no nos damos cuenta es que el daño no se lo hacemos al otro, sino a nosotros mismos.
    Me gusta que ella no cambie y que él renuncie.
    Un beso Sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nuestra protagonista le dieron ganas de hacerse muy mala, ¡la más mala!. Pero hasta donde me llegaron los informes, lo más perverso que hizo fue fumar durante muchos años...
      Un beso Eva.

      Eliminar
  4. Es frecuente plantearse cambios en la vida que son de difícil cumplimiento, Eva. Cuando se posee un carácter y una integridad, los tropiezos en el devenir de la existencia no se altera por un hecho que el tiempo y otras personas pueden remediar.

    Un fuerte abrazo, querida Eva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento todos al sentirnos despechados pretendemos dar esos cambios de 180 grados, que no se pueden hacer tan facil... Si mucho, fumar un poco, jajajaja!
      Abrazos!

      Eliminar
  5. Como dices, demasiado jovenes.
    En realidad se saco de encima un bobon que se va con cualquier pollera que pasa, por no decir trasero ja ja

    Pero castigar al cuerpo fumando y al espiritu pensando venganzas, que vaaaaa
    Olvidar y comenzar a soñar de nuevo con buenos momentos!!!!!

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja... pensamientos de chicas muy jóvenes y despechadas, ya después, a ver como te deshaces del vicio, jejejeje... (Y pasaron 3 décadas para ello)
      Besos.

      Eliminar
  6. Si ella eres tu, ¿por qué no volviste al parque?

    Me encantó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, muchísimas veces, no por el desconocido, sino por la reflexión!
      Gracias!
      Abrazo.

      Eliminar
  7. Sara, tengo que decirte que me ha emocionado como lo cuentas. Mucho.

    Decisión correcta la de la chica. Recuerdo que hace tiempo puse en el misántropo una cita que era algo así como "el rencor es un veneno que uno se toma, pensando que el que se va a morir es el otro".

    Gracias por esta pequeña maravilla. Un abrazo, Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me emociona que te emocione... de verdad!Muchas gracias.
      Cierto, lo del veneno.
      Abrazo.

      Eliminar
  8. Ser abandonado no es lo mismo que abandonar. Los protagonistas, partiendo de situaciones diferentes, dieron un cambio a su vida.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Muy solos enmedio de una multitud, en una de las ciudades más pobladas del mundo... Es muy singular la manera de relacionarse cotidianamente entre desconocidos, en situaciones críticas como esa. Que en las ciudades pequeñas no sucedería.
    Besos.

    ResponderEliminar


  10. Llevo unos días alejada de mi residencia habitual y se me hace costoso compaginarlo todo al mismo tiempo. Pero antes de finalizar el día del amor y la amistad, quisiera darte las gracias por estar siempre acompañándome con la ternura de las palabras, que me hacen sentir muy afortunada por encontrarnos paseando por las colinas de este espacio virtual.

    Miles de besos
    Y miles de razones
    Para sentirse muy feliz
    Abrazando la magia de San Valentín.

    Y mil disculpas por mi parte,
    Si hoy es un día ualquiera para ti...

    Atte.
    María Del Carmen




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María del Carmen... cualquier día es un día cualquiera, el afecto como el tuyo lo hace diferente. Entonces los días los haces de fiesta con tus palabras tan cariñosas, asi los viéramos grises antes de tu visita.
      Abrazo!

      Eliminar
  11. Sara

    Te deseo que tengas un muy buen fin de semana, que logres que los buenos momentos sean placenteros, a pesar de factores externos.

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, lo mismo deseo para ti. Es un arte algo complicado que vamos a dominar, conforme nos vamso haciend más fuertes.
      Abrazo con mucho cariño!

      Eliminar
  12. Me gusta mucho ese final por el que sabemos que ella no cambió. Es muy joven, le han hecho daño, pero va a ser ella misma que es lo que importa y con lo que un día se sentirá bien.
    Feliz fin de semana Sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan los finales felices, porque hoy la vida ya de por sí está muy complicada para casi todos, jajaja.

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...