Traductor :

martes, 29 de marzo de 2016

Compartíamos

Era tan común compartir. Si alguien obtenía algo cuantiosamente, de inmediato las mamás nos mandaban a los hijos a repartir, con la familia y los vecinos. Las mamás tomaban todas las decisiones de la casa, porque los hombres eran los proveedores, con todo lo que les costara lograrlo, con los pantalones bien fajados.

Íbamos: "Ahí le manda mi mamá". E igual los demás con nosotros. Una vida de "puertas abiertas", de mucho repartir y compartir.

Los favores, se hacían casi sin que se pidieran y sí era posible que no se supiera de parte de quién, mucho mejor. Para que no se sintiera en deuda esa persona. Lo único importante era que resolviera su bronca. No se cobraban ni se referían jamás los favores hechos. Y quien recibía, lo agradecía como algo muy natural, sin complejos.

Con el dinero también así era: directo, sin rodeos. Había palabra y vergüenza, era muy importante el honor,  siempre se daba la cara y de frente, sin miedo a sentirse expuestos, porque nadie exhibía a nadie. "A todo mundo se le podía atorar la carreta de repente"

Dentro de la familia... quien tenía, tenía para todos. Sin soberbias, ni competencias. Considerando lo material como lo más transitorio.

Fue como crecí, por eso es que soy tan utópica.

60 comentarios:

  1. Un mundo perfecto, propio de sociedades reducidas, habitantes de pueblos o barrios muy reducidos supongo. Tiene que ser fantástico, creer en la utopía es bueno y nos hace mejores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así era México hasta hace pocos años, no eran ciertos grupos reducidos, sino en las ciudades. Los que creemos en la utopía es porque conocimos algo mejor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Poco queda de esos tiempos, ahora hay que sentir ese dar en los pueblos donde la esencia todavia queda viva.
    Pero era una bella sensacion y es una lastima que se vaya perdiendo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, y quizá ahora se nos dificulte dar con esos pueblos, todo ha crecido tan desmesuradamente, aire ya pueblos casi no quedan.
      Besos.

      Eliminar
  3. Hola Sara, yo también creci como bien dices y me enseñaron a compartir con todos sin mirar nada mas, pero eso era antes, ahora cada uno es un mundo y cada casa con la puerta cerrada sin compartir nada, como dice el comentario anterior, eso ya solo existe en los pueblos y poco a poco también se va terminando, egoísmo y altanería es lo que se lleva ahora, una pena pero es lo que hay.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que eso te haya tocado también, se vivía trabajando mucho honestamente y no había preocupaciones tan fuertes, no se pretendía atesorar desmesuradamente.
      Hoy si que es muy diferente. Nadie ayuda a nadie y sí puede lo tima.
      Besos.

      Eliminar
  4. Me llego al corazon ese escrito tan bonito. Ese compartir tan sincero y honesto...esa relacion tan simple y desinteresada.
    Besos, feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Patricia. Me alegro mucho de que eso sintieras... así fue pué acá, no es ficción.
      Igualmente, besos.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Demasiado! aunque en las familias donde se vivió así, algo queda. Yo aún tengo amigos así. Yo soy así. Tristemente somos muy pocos, estamos en extinción, somos tontos para los demás.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Entonces , y no hace tanto tiempo formamos una misma familia con un destino común y el bien era bien para todos, cuantas cosas para añorar.
    Siempre salgo de tu casa siendo algo mejor.
    ¡Gracias!
    Besos
    André

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué triste, verdad? Que esas formas de vida se hayan ido acabando. Ya no se puede confiar en los demás, tan fácil, como en esa época que también nos tocó vivir. Hoy cuando alguien se acerca a ayudar, le tememos, porque lo más seguro es que nos perjudique y vamos solos con nuestros problemas.
      Gracias, André, me honras mucho y hasta me ruborizo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Sara, es verdad y también no lo es, en todos los tiempos hubo mal y bien, lo que sucede es que el bien predominaba, era lo más común, los edificios no existían de a montones, las casas eran individuales y los vecinos se encontraban en la puerta, la cuadra, el barrio era conocido por todos, "la taza de azúcar" era moneda corriente, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, hubo el delincuente, el tacaño, el egoísta, todos sabíamos quienes eran, pero como dices eran menos y quedaban excluidos.primero se trataba de que cambiaran. Recuerdo bien esas mensajerías de ida y vuelta, con la confianza de pedir o dar al vecino algún producto que faltara, sin pena alguna. Era muy lindo!
      Abrazo.

      Eliminar
  8. Ojalá lo que tú crees utopía fuese lo real. ¿Hay algo más bonito que compartir y saber que así otros se sienten mejor? sea en especie o en dinero, pero éste último...en la sociedad en qué vivimos creo que está sobrevalorado y también es un poco tabú el hablar del mismo.
    Gracias por este post con tanto fondo, Sara, ¡un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Chelo. Fue que con el amor al dinero, que antes no se tenía, se trocaron todos los valores, se acabó la fuerza que tenía la vergüenza por el deshonor, ahora el honor se compra. Antes perder el honor era terrible.
      Besos.

      Eliminar
  9. Yo eso sólo he imaginado.
    En la vida real he visto todo lo contrario.
    Siempre.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me entristece que no te haya tocado vivir esas costumbres pué allá. Era hermoso!
      Un beso.

      Eliminar
  10. Me criaron así, y luego la vida fue dándome golpes hasta darme cuenta de que sólo muy pocos tienen honor, o saben repartir, o dan sin algo a cambio, y cuando ya no sirves, patada al trasero...
    Son cosas de la vida, son cosas del querer, como la copla.
    Ahora bien, lo aprendido, siempre queda, y peor para el resto.

    Besos, mi Chihuahua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queda algo y quedamos algunos... No todo está perdido, porque todavía estamos en la siembra.
      Un abrazo grande, Eva.

      Eliminar
  11. Hay amiga cuantas cosas que ya no son,aquí es lo mismo,lo mismo,abrazos miles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero te tocó aquello, que fue tan bello.
      Hay que trabajar para recuperar lo que tuvimos de paz y bienestar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Qué lindos aquellos tiempos que tan bien describes y con los que me siento identificada.
    Cómo ha cambiado todo!!.

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho, Amalia. Fuimos en pos de otros ideales, el dinero fue corrompiendo a la sociedad. Y la sociedad lo ha permitido.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  13. No sale mi foto de perfil algunas veces. Este Google...
    Pero ya me conoces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No importa, claro que te conozco aunque no te asomes, jaja. al rato se corrige, verás.

      Eliminar
  14. no es una mala manera de crecer y vivir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue muy grande!! Te lo puedo asegurar. Les importábamos a los demás y ellos a nosotros. Existía comunidad, mucho cariño.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Tiempos de los que todo estaba regido por las buenas costumbres o maneras, pero afortunadamente nos hemos librado de algunas aunque todavía se siguen practicando en ciertos hogares.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una pena que ya no hay esa hermandad.
      Un beso, Mari.

      Eliminar
  16. Te digo paisana que andas melancólica, será la primavera??? :P jajaja

    Me has hecho recordar esos tiempos de mi niñez, así crecimos, así nos enseñaron, pero veo que no en todos lados!!! Y bien dices, estamos en tiempo de sembrar todavía.....difícil pero no imposible!

    besitos =)))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cómo no estar nostálgica, si he tenido que escarbar sola, deslomándome sin que llegará ningún vecino "le ayudó vecina" como era antes.
      Qué afortunadas hemos sido, Lily, tal parece que no todo mundo vivíó como nos tocó por acá a ti y a mí. Qué triste.
      Un beso.

      Eliminar
    2. ayyyyy! no paisana, eso ya no sucede, sólo que tengas vecinos de cierta edad, ni muy muy, ni tan tan, los jovenazos ni se apuntan, qué tal que luego se lastimen una mano y no pueden jugar o usar el celular????
      Si vivieramos cerca, te hubiera ayudado amiga....o llevado al que te conté!!! jajajajaja

      buen miércoles ♥

      Eliminar
    3. Jajaja...

      Si sé que me hubieras ayudado. Por lo pronto los limones para las chelas ya están en proceso. Anda! Con el aironazo que está haciendo, a ver que les pasa. Ya te mandaré reportaje.
      :(

      Eliminar
    4. Cuida esos limones por favorrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr, que las chelas sin limón no valen nadaaaaaaaaaaaaaa!!!!!! jajajajajaja

      :D

      Eliminar
  17. Se está perdiendo ese sentimento Sara. Hoy pocos comparten. Todo queda para uno. El mundo y cambiamos y creo que para peor, apenas nos famos del que tenemos al lado y es triste pero es la realidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Laura, impera el egoísmo. Antes por acá era así como lo he contado. Mucha cercanía y solidaridad sin intereses de ningún tipo mas allá del bien común. Se ha ido acabando.
      Besos.

      Eliminar
  18. Yo creo que todavía no es demasiado tarde para construir una utopía que nos permita compartir la tierra. Una frase que me ha parecido oportuna.
    Es cierto que compartíamos todo, incluso el trozo de pan con chocolate.
    Un abrazo Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena frase, podríamos empezar por aceptar y proteger a los inmigrantes que nos encontremos, ni siquiera hacer los grandes esfuerzos, en lo individual podemos hacer mucho.
      Uh! El pan con chocolate, sí que lo recuerdo, que delicia con los amigos, platicando a lo grande!!
      Un beso.

      Eliminar
    2. En la respuesta a Genín, tienes una invitación, eh! A una tarde cono las de aquellos tiempos. Te espero.

      Eliminar
  19. Bueno, yo soy uno de los tuyos, a mi también me criaron así, con los mismos valores, yo a mis hijas igual y a nadie nos ha ido mal, ahora mi hija cria sus hijos de igual manera ante el asombro de su marido que no fue criado así...:)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genín...Qué maravilla saberlo!! Aunque no te creas que me sorprende, no podríamos identificamos si no fuera por eso. Por la crianza.
      Jajaja, me imagino a tu yerno, no nos comprenden quienes no tuvieron esa educación. Pero lo van a hacer a su modo, es más atractivo para cualquiera.
      Un abrazo todavía más especial. Y... Ya está listo el pan, te toca a ti poner el chocolate.

      Eliminar
    2. Y que venga Airblue, de invitada especial, que fue la que antojó. Jajaja.

      Eliminar
  20. Me recordaste a la casa de mi abuela. Una casa abierta. Donde todos se sentaban a comer y las puertas y ventanas estaban abiertas al otro. Otras épocas sin rejas, sin alarmas... Sin tanta locura suelta o amarrada a la pata. Sin embargo son esas enseñanzas las que nos afirman en la vida. Son esas raíces las que nos forman a través de los años. Un hermoso escrito lleno de añoranzas. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un tiempo que fue precioso y que nos corresponde recuperar, porque era maravilloso poder vivir así.
      Un beso, gracias Demian.

      Eliminar
  21. Hola, yo si recuerdo las puertas abiertas, la confianza, el valor de la palabra, El COMPARTIR..
    Besos Sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho!!! Yo creía que todos hacíamos vivido así, pero tristemente no fue así :(
      Un beso.

      Eliminar
  22. Eres afortunada por haber crecido así.
    Por eso te has formado generosa y buena, un tiempo que antes o después ha de volver a aparecer o nos destruimos los unos a los otros.
    También existen personas altruistas.
    Un abrazo. Ha sido una entrada muy bonita y aleccionadora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Tecla. Un simple recuerdo compartido sin otra intención, me ha traído muchas lecciones de respuesta. Agradezco la sinceridad de todos en sus comentarios, porque me abren los ojos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Excelentes valores te inculcaron tus padres, Sara.

    ResponderEliminar
  24. Nosotros somos especie en extinción en muchas cosas...
    d e las buenas...lo digo por mi y mis hermanos
    que tenemos esa manía de compartir casi todo...dentro d elo que como personas
    podamos hacer no?
    y fijate que somos así y nos necesitamos
    de la nada para unirnos y compartir ...cualquier motivo es válido
    si es que nos extrañamos mucho...
    espero que sigamos así por mucho tiempo
    mientras podamos caminar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son muy afortunados, te y los felicito. Que sí se está acabando esa manera de vivir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Como la cristiandad en sus primeras épocas. Me gusta mucho tu relato creo que la gente mexicana se ha caracterizado por ser de esa manera. Cuando viví en Coatzacoalcos Veracrúz sucedía algo parecido era un pueblo de puertas abiertas.

    Saludos Sara.

    P.D. Tarde pero llego. He estado un pelín atendiendo cosas de salud con un problema de mi ojo izquierdo, pero pronto lo resolveré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida Aída... Veracruz sigue siendo maravilloso, yo tengo amigos allá.
      Espero que te pongas bien de ese ojito muy pronto.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  26. Así también era mi barrio, el barrio donde nací y crecí, aquí en mi isla perdida en medio del Atlántico. Era igual que tú lo has descrito, me he identificado con cada una de tus palabras. Y me apena porque ya casi me da la impresión de que esos recuerdos no pertenecen ni a esta vida ni a este mundo, como si pertenecieran a otra persona que vivió hace cientos, o incluso miles de años. Será porque, cuando vuelvo por allí, ya no reconozco el barrio en el que nací y crecí.

    ResponderEliminar
  27. Lo bueno que nos tocó vivirlo, a muchos más jóvenes o niños ya no les tocó esa vida tan despreocupada y con comunidad verdadera. Haber vivido una infancia así, nos hace más libres y sin muchos apegos, creo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, porque, a pesar de todo, a pesar del tiempo, siempre seguirá vivo en nuestros recuerdos.

      Eliminar
  28. Son recuerdos indelebles, llenos de hermandad.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...