Traductor :

jueves, 3 de marzo de 2016

Continuación acerca del robo

No podría decir que esa tarde fuera fea, porque si me había ofrecido su mano para caminar juntas, en realidad era linda, por más gris que luciera.

Ni que "los arcoiris suelan escoger tardes feas para lucir ellos mucho más".

Estaba siendo muy retorcida, al adjudicarles ese temperamento seguramente equivocado. 

Siendo que podría ser Dios mismo, quien al ver alguna tarde que haya salido "sin chiste", le agregara un arcoiris, para darnos un sorprendente equilibrio.

Sentí  vergüenza por mis juicios, sin ningún soporte real, aunque fuera circunstancial y casual el caminar juntas esa vez, sin recurrencia posible... porque las tardes nacen, vienen a acompañarnos, ofreciéndonos un lapso para que lo usemos a nuestra elección y se van, para nunca más volver. Y, las usamos y gastamos "muy merecidos", porque nos llegan con una naturalidad  que ni les agradecemos, pues nada nos piden a cambio y al irse ni las extrañamos tampoco.

Incluso las inocentes y generosas tardes, mueren, siempre mueren, ante nuestros ojos y nos quedamos inmutables... Incluso, hasta lo gozamos ¿Cuántas veces hemos quedado prendados ante la muerte de una tarde? ¡Maravillados! Y con gran descaro tomamos fotos de cada detalle de su agonía, hasta que queda bien muertita y entre suspiros lo celebramos. Y quien diga que no, miente.

La gente pasaba a mi lado...

Pero sigue pendiente para la siguiente entrada lo del robo, que anticipo: fue en un tris, como suceden casi todos los robos importantes y más rápido que un tris, si andábamos todos evocando, reviviendo y clasificando besos, cuando el tema central podría estar en otra parte ; )

50 comentarios:

  1. Has encendido la bombilla y se ha fundido, nos dejas a oscuras. Sabes como mantenernos alertas. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver quién llega a la siguiente, al cierre. A ver si no soy yo la que se queda a oscuras y digan, "mejor que siga sin internet", jajaja.
      Besos y saltos con brincos.

      Eliminar
  2. Esto acabará como el Rosario de la Aurora. Por cierto eso de ver morir la tarde y sacarle fotos, queda muy bonito en plan literario, pero a mí que quieres que te diga, verla agonizar, me da un poco de repelús.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, sí nos debería dar repelús, pero ná, somos más sádicos!! que lo gozamos.
      Besos

      Eliminar
  3. Hola Sara.
    Gracias por tu visita, y la verdad que nunca hubiera relacionado un robo en la forma que nos lo presentas, la vida es acabar y volver a empezar, el sol sale y se va, al igual que la luna, las estrellas y el mimo día amanece y se vuelve a desvanecer, he conseguido alguna que otra foto del momento en que el atardecer nos díce adios.
    Un abrazo y con tu permiso me quedo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ámbar. Bienvenida, es tu casa. Es que el robo todavía no se perpetra. El desenlace viene en dos días.
      Un beso

      Eliminar
  4. La tarde te acompaña, vaya que sí, la tarde con sus sorpresas, sus colores, sus olvidos y recuerdos... o tal vez tú acompañes a la tarde regalándola la presencia compartida de tu mano.
    Sigo ojiplática y sonriendo (disfrutando). Muaaa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era muy necesario situarlos en la circunstancia, jaja.
      Más besitos, Raquel.

      Eliminar
  5. Me está intrigando el tema.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah! Entonces ahí la llevo con este reto que me tracé en tres tiempos.
      Besos.

      Eliminar
  6. Saber que regresa, hace que uno no sea tan piadoso.
    Digo, porque tengo miles de muertes de tardes entre mis fotos. Abrazos mi querida Vecina. Feliz de tu regreso. El silencio en los blogs me estaba matando, como tu tarde...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos muy crueles por que sus ocasos son maravillosos. Sin embargo no dejan de ser muertes.
      Gracias, Ali. Es una flor muy linda.
      Besos.

      Eliminar
  7. De momento estamos ante una acción paralizada ante la belleza del ocaso, que no es algo menor. Un día, no sabemos cuando, se nos entregará el nudo gordiano del robo; mientras, a deshilachar otros relatos.

    Besos anisados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ya viene, en dos días todo se resuelve y fundamos Gordio de nuevo.
      No sé si deshilachados o anisados, pero besos.

      Eliminar
  8. No, corazón, no tengo mas remedio que llevarte la contraria :)
    La tarde no muere, simplemente se va a dormir todos los dias, como nosotros, fíjate bien y verás como hay otra tarde que se va a dormir al dia siguiente...:)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  9. Solito te has matao... porque me dices: "hay otra tarde", "otra", porque cada vez son nuevas, no es la misma. Además si fuera la misma ya estaría en hilachos, no me mientas solo por consolarme... Quizá a ti de chiquito te dijeron ese cuento de la dormida, pero no, se mueren buen muertitas. Yo misma las he visto caer detrás del cerro de por mi casa. Lo que no sé todavía es dónde está la fábrica y de quién es. Imagínate que de EEUU, y acá se las maquilamos por salarios de m...iedo.
    Besos : )

    ResponderEliminar
  10. Respuestas
    1. Jajaja, lo malo es que el suspenso a veces nos da finales que no nos gustan, por ejemplo en el cine.
      Beso.

      Eliminar
  11. De una entrada a otra sabes bien como dejar en vilo a tus lectores, pero mientras tanto vas perfilando un reguero de hermosas frases cargadas de calidez. He visto ese atardecer cargado de tonos rojizos, con el sol retirándose cansado tras el horizonte.
    Has vuelto con las pilas bien cargadas Sara.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa cuando callamos por un rato los que somos parlanchines, jajaja.
      Cálido tu comentario, querido amigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Dormidas o muertas adoro las tardes sobre mi albufera, siempre cambiantes.

    ResponderEliminar
  13. Son de lo más bello que hay, a mi me encantan y tienen más color que los amaneceres.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Vaya Sara que estas rogada,jajajaja bueno a esperar,besos.

    ResponderEliminar
  15. Jajaja... trampa por mientras que sale una historia, espero no se cansen cuando ya se me despierte la imaginación. Recuerda que estuve callada y cuesta volver a pensar qué decir :(
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Las tardes son distintas aunque nos parezcan siempre iguales son distintas en nuestros periodos de vida, ya que las vamos viviendo distintamente pero ellas vuelve cada día para dejarnos algunos recuerdos de ellas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito comentario... porque es cierto, van dejando sus huellitas en nosotros cada una de ellas.
      Un desde otra puesta de sol.

      Eliminar

  17. Con lo impaciente que soy, caray!

    Jajaja.

    Beso.

    ResponderEliminar
  18. Paisanaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.......ya?

    jajajajajaja

    =)))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto va de conocimiento lento, como un buen gravy. Aguanta, que te va a gustar... eso espero, aunque también estaré lista para recibir tomatazos en caso de que no les guste, jaja. Pero será un sorpresón.
      Beso

      Eliminar
  19. Me has dejado con las ganas, espero la aclaración de ese misterioso robo
    Besos Sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verás que sí, en dos días viene el gran final de esta historia a las 00:00 hora de México, jajaja.
      Besos.

      Eliminar
  20. Adoro las tardes en rojo pasión. La pasión de la vida misma.
    Me dejas intrigada...
    Que alegría tenerte de nuevo, querida,Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, niña linda. Los extrañé muchísimo y estoy muy contenta de regresar.
      Un abrazo enorme!

      Eliminar
  21. Vengaaaaaaaaa que ya tardas con lo del robo...

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Has regresado traviesa y misteriosa! Estaré atenta al desenlace :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Regresa mañana por el desenlace, jajaja.
      Besos!

      Eliminar
  23. Sara, ojalá te hayan robado un beso en una de esas mágicas tardes! Espero el desenlace, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, necesitaría un hombre muy valiente, pero estaré abierta a la posibilidad, jaja.
      Abrazo!

      Eliminar
  24. Estoy impaciente por conocer el final.

    Te mando un beso grande. Lindo fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya mero llega ese final, jajaja.
      Igual, disfrútalo mucho.
      Un abrazo!

      Eliminar
  25. Las tardes languidecen y mientras se despiden deberíamos de observar esa magia que hay en cada tonalidad pintada para ser recibida por nuestras retinas que emocionan el alma.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así debería de ser. Pero cuántas veces andamos tan involucrados en otras cosas que ni lo notamos. O, las apreciamos en foto pero no en vivo.
      Besos.

      Eliminar
  26. Sara,
    Gostei de sua crônica, da qual destaco um de seus trechos, embora todos sejam bons:

    “Incluso las inocentes y generosas tardes, mueren, siempre mueren, ante nuestros ojos y nos quedamos inmutables”.

    Bom final de semana.
    Abraços.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pedro. Eres muy amable.
      Fuerte abrazo!

      Eliminar
  27. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  28. Yo creo que las tardes no mueren, duermen para despertar muy tempranito.

    Besos Sara.

    Sigo leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que me lo digas, porque me ponía triste que murieran : l
      Besos.

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...