Traductor :

jueves, 28 de abril de 2011

¡Pásele señito! ¿Qué anda llevando?

El corazón de un pueblo
es el mercado central,
donde se mezclan olores de
  frutas, sudor y fritanga.
Pobreza y riqueza… Irónicamente.

Allí se encierra
la esencia de todos
al convivir indios, blancos y otros,
hasta confundir sus lenguas,
costumbres y aromas.

Es donde igual cercenan
un pollo o la res más gorda
en fracción de segundos,
al compás de  rechiflas,
ofertas y albures.

Lo mismo se prueban sandías,
o señoritas que acuden,
con cara de ingenuas,
buscando su filtro de amor.

La tradición y el folklore
danzan juntos y sugerentes
por el puesto de artesanías,
al lado del curandero.

Ese ser misterioso
que lo mismo alivia
columnas que entuertos,
aleja males de ojo,
o desamarra hechizos.

Velas multicolores,
talismanes, siete machos,
tarots, para la buenaventura
de ignorantes y cultos:
¡Qué la superstición no distingue
condición!

El mercado… insisto:
Es la esencia del pueblo.
Para comprar lo que sea,
conocer a su gente
o simplemente observar.
¡Pásele señito! ¿Qué anda llevando?




2 comentarios:

  1. También los mercados al aire libre se resisten a desaparecer aquí. Pero son los gitanos y los inmigrantes (que España tiene ahora) los que le dan ese colorido multirracial. Y, en la variedad de productos y personas, no creo que sean comparables con los de México. Esos batiburrillos de gentes, esas mezclas de razas, simplemente el barullo, que a los hispanos nos hace gozar, espanta y atemoriza y acojona a los norteamericanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy interesante observar esos sitios. Y muy divertido si conoces el significado del lenguaje entre los comerciantes, en las alusiones a la clientela. Anda, ni allí nos salvamos de gringos... que se fascinan en ese mundo tan nuevo para ellos. Ahí los vez regateando por chanclas, hilados, artesanías, flores, fragancias, tequila, etc.
      Un abrazo.

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...