Traductor :

viernes, 8 de abril de 2011

Qué es la vanidad


Qué vanidad imaginar
que puedo darte todo, el amor y la dicha,
itinerarios, música, juguetes.
Es cierto que es así:
todo lo mío te lo doy, es cierto,
pero todo lo mío no te basta
como a mí no me basta que me des
todo lo tuyo.

Por eso no seremos nunca

la pareja perfecta, la tarjeta postal,
si no somos capaces de aceptar
que sólo en la aritmética
el dos nace del uno más el uno.

Por ahí un papelito

que solamente dice:

Siempre fuiste mi espejo,

quiero decir que para verme tenía que mirarte.
Julio Cortázar

Narciso, en la mitología griega personifica la vanidad, todos y todas se enamoraban del apuesto joven,  con ese nombre, quien al despreciar entre muchos y muchas, a la Ninfa Eco que lo esperaba en el bosque, fue castigado por la diosa de la venganza Némesis, provocando en él, que se enamorara de su propia imagen,  así que quedó viéndose absorto en una fuente, hasta que se arrojó al agua, y surgió la hermosa flor con su nombre.

- ¡No me consta!, pero se dice que así estuvo más o menos la cosa... si fue solo intriga o chisme,  por el despecho de Eco, ha durado muchos años la versión, sin réplica. Como que no se vale que los hombres apuestos, anden por la vida despreciando amores, no vaya a ser que algún día aparezcan en cualquier pozo.  Anónima

- O lo que es peor, que acaben como los más lindos de la prepa, feos, barrigones, pelones y medio decrépitos... Otra Anónima

¿Cómo se llamó el diálogo? 

La venganza de la fea, plenamente identificada con Némesis...

Moraleja: La próxima vez que algún apuesto hombre, no sucumba a tus encantos, como último recurso puedes decirle en un tono muy muy tranquilo y hasta seductor, pero con mirada amenazadora, si puedes, ensáyatelo:  "Estás a punto de vértelas con Némesis",  te das la media vuelta con tremenda dignidad y te retiras muy airosa. 

Al menos podrías hacerle un favor al chamaco y que estudie un poco de mitología, para que cuando esté viejo, solo y feo, tenga algo más de que platicar y no solo de lo hermoso que fue alguna vez, con la cantinera que ya es la única que lo soporta (por las propinas, claro... Te leí el pensamiento).

Pero si de verdad te interesa, cuando hagas el desplante, cruza los dedos de que no haya una hermosa mujer con nombre de Némesis que se apropie ipso facto a tu atormentado. No vaya siendo... O que,  apenas te vayas le hable a su amigo: Oye weey, cómo se llamaban las de ayer, que la Juana se me puso marrusca, por una tal Némesis ¡¡!! 

No... Mejor, yo que tú, si está hermoso hermoso... ¡NI LO MIRES! O espérate unos 30 años para que coma de tu mano.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...