Traductor :

lunes, 30 de mayo de 2011

La Bruja


La conocí, cuando perdí los matices,
cuando la oscuridad borró,
sin resistencia alguna,
cualquier rastro de mí.

En un sitio que queda,
más allá de la nada,
donde la muerte es rutina,
y la ceguera y la enfermedad.

Donde las llagas no arden,
más intenso que el mundo
y donde los muertos,
abrigan más que los vivos.

Donde la gente quedó muda,
por tanto aguantar.
Y donde las llamas consumieron,
todas las intenciones.

La conocí en el negro absoluto,
en el silencio rotundo,
en donde ya ni miedo queda,
y si existiera, sería una esperanza.

Al otro extremo de la noche,
allí estaba: Un poco más loca,
un poco más sola,
un poco más enferma que yo.

No me gustó su aspecto,
ni su sonrisa, ni su mirada,
ni su compañía,
mucho menos sus palabras.

Silenciosa, obediente,
dócil, con un letargo hipnótico,
seguí todas sus instrucciones,
al fin que ya no podía perder más.

Así, muerta, conviví con ella
días, meses tal vez… o nunca.
Deambulando en el vacío,
invisible, inexistente.

Violentamente me regresó el sentido,
los colores, la carne y la sangre,
cuando me dijo:
¡Asómate a mis ojos!
           
Allí estaba mi luz y mi cuerpo
y mi mente y mi vida.
Sin escrúpulos se los extirpé,
mientras ella desaparecía.

No me gustaba su aspecto,
ni su sonrisa, ni su compañía,
ni sus palabras…ni su mirada,
ni su olor a éter.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...