Traductor :

martes, 21 de junio de 2011

Paseo


Cuando decido caminar para olvidar:
El leproso, me estruja por dentro.
La pordiosera de pies deformes,
que se arrastra suplicando por unas monedas.
Me sacude.
El anciano que carga su revoltijo de recuerdos, 
herramientas y cacharros.  
Me hace tragar amargo.
Las cicatrices y roña en las manos del niño,
que trabaja rudo, desde más niño.
Me erizan la piel.
La mujer comerciante, a media calle y descalza,
que al sudar hambre, trasluce maltrato,
Me desintegra.
Esos otros invisibles, son los que me perciben,
restituyendo con su sonrisa mi existencia,
al tiempo que me arrebatan lo que quería olvidar.
Regreso bien rapidito, apretando muy bien mi envoltorio,
para contener la náusea, que me provocan los autores,
de esta sociedad perfecta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...