Traductor :

lunes, 6 de junio de 2011

Un hombre, cualquier día

Cualquier día, se asomó por la ventana, pasaba mucha gente apresurada, sin trabar relación, con rostros inexpresivos.

El hombre quiso llamar su atención, pero todos pasaban de largo, sin verlo.

Deben estar jugándome una broma, se dijo, para confundirme, mañana serán igual, mis amigos.

Los esperó la tarde siguiente, pero por su portal, nadie pasó. Un silencio total, sin vestigios de vida, la ciudad vacía.

Algo desconcertado, se fue a dormir temprano, soñó tanques de guerra cruzar, frente a su casa, al amanecer.  Despertó.

Se fue a bañar de inmediato, para aliviar su sobresalto. Estaba enjabonándose, cuando escuchó patrullas y sirenas, muy cercanas: otra vez, Dios mío.

Sin desayunar salió a hacer gestiones pendientes, estaba de vacaciones y aprovecharía el tiempo para todo; encendió su coche, entró a a una oficina, no había filas. Salió pronto.

Se dirigía hacia su coche, no estaba, ni el estacionamiento, ni las calles, nada ¡Sigo soñando!, pensó.
 
Cruzó una muchedumbre corriendo, gritando, en total anarquía, destruyendo todo. Sintió que la rigidez se apoderaba de su cuerpo. Se agazapó cerca de una barda,  mimetizándose, inmóvil.

A poco tiempo transcurrido, llegaron patrullas, convoyes de ejército, helicópteros, ambulancias… Él jadeante, abandonó su escondite, se arrastró hacia la mitad de la banqueta y se desmayó.

Despertó en un hospital, con varios observándolo, ¿Desde cuándo tiene estos ataques? ¿Le había sucedido antes? Lloró como niño, sin poder pronunciar ninguna palabra. Desconsolado.

No puede tomarse las cosas tan a pecho, ¡acostúmbrese! Como todos. ¡Qué bueno que ya está bien! y desaparecieron. 

Él, ya se acostumbró... a llorar. No sabe cómo saldrá a la calle cuando terminen sus vacaciones, ya  el día de mañana.

  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...