Traductor :

sábado, 7 de enero de 2012

Estaba pequeña



La primera vez que se inconformó, era pequeña. Su maestro le dijo, ¡dígamelo por escrito, lo firma y le creo! Rápido tomó su cuaderno y escribió dos cuartillas, en lo que transcurría la clase. Dejó su inconformidad sobre el escritorio y salió al recreo. 

Cuando regresaban, el maestro le dijo, la esperan en la dirección. Fue a la dirección algo nerviosa. La directora tenía en sus manos el escrito. -¿Así que usted está inconforme? dígame lo que usted haría para que las cosas funcionaran mejor, por escrito y me lo firma, para creerle. Lo hizo. Las cosas mejoraron radicalmente.

Después, peleó con su hermano. Se sintió triste, al verla llorar su madre le dijo: Dile lo que sientes por escrito y verás lo que pasa... Lo firmas. Rápido lo hizo y en cuanto su hermano leyó su nota, volvió a ser el mismo de siempre.

Anduvo por doquier, observando, escribiendo, firmando, inconformándose, escribiendo, firmando. Sintió que lápiz y papel eran su equivalente a varita mágica.  Sabía que papel firmado era más que juramento y que nadie que leyera sus escritos podría dudar de ella, ni ignorar sus apreciaciones, influía, siempre influía. Siempre algo sucedía cuando escribía. Así fue viviendo, escribiendo, viviendo, hasta crecer. 

Los problemas también fueron creciendo. O quizá, ella empezó a ver más. De inmediato tomaba hoja y pluma, y dirigía al responsable sus comentarios, sugerencias, peticiones y exigencias. Abundaban responsables y culpables. Pero aún cuando leían sus escritos, no había respuestas, ni soluciones, ni cambios. Ella, más mayor, escribía más directo, más fuerte, más firme y decidida. Todo empeoró...

Ahora, encerrada escribe cuentos infantiles, canciones y lee poesía, para no inconformarse. Se asoma de vez en cuando a su libertad. Llora. Sus escritos son muy dulces. Pero, ya no los firma, porque ella no cree que sea quien los escribe. No se conoce. No se cree. Siente coraje hacia aquél maestro, que recuerda en blanco y negro, cuando sueña... por escrito.

29 comentarios:

  1. ¡UUUUUFFFFFFFFFFFF!!!!¡COMO ME GUSTO EL RELATO!!!!!felicitaciones,abrazo

    ResponderEliminar
  2. Bello texto y acertada reflexión. Da un poco de pena,ese regusto que deja acertadamente el texto, que la sinceridad exija una elevado pago por parte de quien la ejerce.
    Feliz 2013 (es que de 2012 no me atrevo)

    ResponderEliminar
  3. Ya estoy de vuelta otra vez y con las pilas cargadas, después de las fiestas vuelvo a mi querida bogosfera, poco a poco me iré poniendo al día, un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hay una frase de los cristianos que siempre me hace pensar: "la palabra se hizo carne". No debemos subestimar el poder de la palabra, sea escrita o pronunciada. Personalmente he comprobado lo que digo con pequeños experimentos: pronunciar en voz alta un deseo sencillo e inmediato y comprobar que se realiza, escribir ideas que se potencian y alimentan al lector desconocido, inspirarme una idea, un relato, un pensamiento y hacer que vea las cosas de otra manera.
    Sigue escribiendo y firmando, no te desanimes porque no veas los resultados inmediatos, quizás tarden incluso más de una vida, pero estoy seguro de que se cumplirán, aunque... ten cuidado con lo que desees.
    Un abrazo.
    ibso

    ResponderEliminar
  5. Casi nunca leo los comentarios antes de dejar el mío, pero hoy he caído en la trampa... y estoy de acuerdo con Ibso. No debemos rendirnos porque no nos tomen en cuenta... sigamos escribiendo todo cuanto no nos guste; algún día se notará el cambio, aunque nosotros no lo veamos; es como cuando sembramos la semilla de un árbol, nosotros no lo veremos en su plenitud, pero sí nuestros hijos y los hijos de sus hijos...

    abrazos, animosos y animados :)

    ResponderEliminar
  6. Ésto es un trabajo del día a día, y parece ser tu historia.

    Simplemente, amas lo que haces.

    ResponderEliminar
  7. Fiaris, ¡gracias! Espero que ya estés mucho mejor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Pitt, ¡Gracias! Como sea, hay que tratar de que sea, felicidad a partir de nosotros. Con todo y lo que exista además. Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ibso, ¡claro! se pueden elevar nuestros deseos, todo lo positivo, como lo hacemos a partir de nuestros blogs. Eso no hay que dejar de hacerlo jamás. Más no señalar, no se puede. Tiene un poquito más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Mariluz, Esto fue por la no libertad de prensa... Mentiras compradas o amagadas. No hay periodismo. Es triste leer paisajitos color de rosa por doquier, tan diferentes al suelo pisado.
    Un abrazo.
    p.d. mira que me ha gustado el nombrecito, no te pierdas lo que sigue, jeje.

    ResponderEliminar
  11. Roymel, es por la falta de verdad en los diarios, 'Ta c. enoja y entristece...
    Me gustaría amarlo como hoy no se puede.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  12. Gracias por tu visita, Sara. Bienvenida, un abrazo y seguiremos en contacto

    ResponderEliminar
  13. Sara querida, como me ha gustado el relato, pero es verdad que deja un poso muy triste y algo amargo. Supongo que la realidad en la que vives te impide, muchas veces, decir lo que quieres y lo que piensas. Si no eres tú la protagonista, seguro que tiene que ver con tu entorno.
    Ya sabes que yo confío mucho en que todo vuelva a la normalidad muy pronto. aunque pueda ser excesivamente optimista, pero si lo no somos ¿que nos queda? . Normalidad que unicamente significa poder vivir.

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Hola Mariano, Bienvenido, ojalá que regreses a las tardes de té por acá y se da el intercambio de ideas.
    Un abrazo hasta el asilo, jaja.

    ResponderEliminar
  15. José Vicente:
    ¿Cómo no renegar? y ¿cómo hacerlo? Tu sabes.
    ¡GRACIAS! De verdad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Vaya entrada más pensona y vaya poso que tiene, da para muchas reflexiones, demasiadas...
    Me encantó, aunque como bien dicen por ahí arriba, deja un regusto amargo.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Sigue escribiendo, se sincera no caigas en la trampa de no decir lo que sientes…
    Me gusto el relato, pero tiene interrogantes…quizás debía de hablar alto y claro de la realidad que vive la chica de tu relato??

    Un fuerte y cálido abrazo

    ResponderEliminar
  18. Interesante tu relato. Deja un regusto de tristeza. Pero es que todo tiene su cara y su cruz. La inteligencia suele producir soledad, la sinceridad rechazo, etc. Si bien, justo es reconocer que sin buenas dosis de hipocresía y paciencia, no seríamos animales sociales.

    Si el relato es fruto de un estado de ánimo bajo, dalo por bueno, ya que de algo malo ha salido algo bueno (al menos, interesante).

    Alguna vez lo he comentado con Pitt que la capacidad de ser feliz y la de no ser infeliz son dos cosas distintas. La de no ser infeliz diría que es más innata que la otra. Soy afortunado, ya que tengo las dos, aunque la primera hay que trabajársela bastante más. Diria que una parte muy importante de la felicidad proviene de la autoestima, de sentirte a gusto contigo mismo. Otra parte importante viene de buenas dosis de realidad. Tanto en ser realista con los objetivos que te propones y ahí es importante fijarte una hoja de ruta, como de no esperar demasiado, para evitar decepciones. También del equilibrio. El equilibrio entendido como salud (higiene, cuidado personal, etc.), familia, amigos y afectos varios y por último trabajo. Vamos lo de la canción (salud, dinero y amor).

    Bueno.. vaya rollo que te he metido. Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Vaya... qué buen relato querida Sara. Un poco retirada del blog por el calor agobiante de estos lares.Besos anisados para vos.-

    ResponderEliminar
  20. Mientras Leo,
    Me complace mucho la crítica que has hecho de este trabajo. Porque quería que quedra ese regusto amargo y que se palpara la frustración del personaje. ¡Gracias!, eso quise lograr, creo que si fue posible.

    ResponderEliminar
  21. Sneyder, gracias. En el texto dice muy claramente porque optó la protagonista por narrar cuentecitos.

    ResponderEliminar
  22. Pepe, gracias por regalarme tu teoría de la felicidad, con la que concuerdo, pues yo también soy una feliz nata. Y ya desarrollé la capacidad de evitar ser infeliz. Lo hago patente casi en todo y con todos, pues por lo general ando del lado optimista y animando a otros.
    Esto de hoy trata de la falta de libertad de expresión y de prensa, en donde no exista. Por ejemplo hoy en mi país no existe (si legalmente, más no de facto) y así en muchos países, incluyendo a todos... o la mayoría, mejor dicho, para no ser tan radical.

    ResponderEliminar
  23. Lelé, gracias: por venir, por comentar y por traer algo de calor, que acá está bajo cero, hoy nevará.
    No te pierdas tanto tiempo, please!!

    ResponderEliminar
  24. Mi pequeña incoformista...., gracias por tu cariño durante esta durísima época. No te olvido. A veces las palabras consiguen cambios... a veces no son tan evidentes,pero ahí están... ¡quíén sabe, algún día puede obrarse el milagro!

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  25. Hada querida y mi amiga, Sé perfecto que no me olvidas, así como tu sabes que no te agobio, por eso estoy calladita, guardadita, hasta que tu necesites silencio y soledad. Tu sabes más que nadie, lo mucho que creo y confío en Dios, en los ángeles, en los santos, en los milagros. Y los estoy esperando con el corazón bien blando y dispuesto.
    Besos, muchos.

    ResponderEliminar
  26. Mi preciosa Sara paso a saludarte cielo y a decirte que me ha encantado el relato. Creo que siempre tenemos que seguir y tirar adelante nuestros sueños, y aunque es cierto que cuando se es sincero, inteligente, etc. se crean en algunas personas unos sentimientos no demasiado buenos, creo que es mejor siempre ir con nuestra verdad y ser como somos, a quien no le guste con mirar para otro lado tiene suficiente, y en cualquier caso, será un problema de la persona en cuestión.
    Un fortísimo abrazo mi preciosa niña, y aunque no pueda estar por estos lares todo lo que deseo, te llevo siempre en lo más profundo de mi corazón Sara.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...