Traductor :

jueves, 7 de julio de 2011

Detente a recibir


Si queremos, si estamos dispuestos, recibimos de todos. Aun cuando las personas con quienes interactuamos crean que no nos dan, o cuando pareciera que no nos corresponden.

Si nos sacudirnos tabúes, complejos, telarañas, para abrirnos a los demás… En cualquier intercambio de mensajes, así sean instantáneos, casi en automático, recibimos gran parte de la esencia de cada  persona.

Vale la pena, detenerse a descifrar el verdadero contenido, el sentido, hasta de lo que no se dice, que a veces es más valioso que lo que sí se dice. Hay que percibir lo que las personas callan, lo que se quedan, a veces por no herir, otras por no quedar abiertos y expuestos a los demás: por protección, otras por indiferencia. 

Quise recibir opiniones externas sobre mi país, y recibí lo siguiente:

Juntos,  sin dejar de trabajar, se alcanzan todos los sueños

Abuela Cyber: “Ama a tu país Sara, defiéndelo de otra forma, no lo expongas a la crítica… Yo amo tanto al mío, que ni siquiera permito que le digan paisito.”   

Mis Letras: Me doy cuenta de que ella es muy respetuosa y cálida también, me dice amar a México, por interesarle la cultura azteca y las rancheras… Por dos aspectos, y me hace pensar: si conocieras esto, lotro, aquello, te encantarías con México.

Marina: “Gracias por ser abierta y cariñosa conmigo y aceptarme como soy” (que es lo que ella leyó en mi comentario que cita) y porque te correspondo y aprecio también, no puedo emitir una opinión a la ligera, pero si la haré, cuando tenga tiempo de hacerlo a fondo.

Navarro: Muy joven, pero sumamente prudente, respetuoso y maduro, toma distancia y se une a la cordura de los anteriores comentaristas.

Jabo: Que ya sabe muy bien, como me activa y como me desactiva con lo que me dice,    muy directo y confrontativo: ¿No te gusta eso, Sara? ¡Dejen de serlo! ¿Cómo? Sólo ustedes podrán saber cómo. Y hoy agrega en su blog, a una chiquita mexicana que ennoblece a México, un buen ejemplo de enseñarme cómo.

Jose Vicente: Quien más me conoce (y sabe hasta dónde puedo aguantar) y que también conoce mucho como se vive de este lado; porque ha vivido, trabajado, interactuado y se mantiene muy al tanto de esta parte del mundo, expresa: Tienen un buen ejemplo con Lúla Sara, no te desanimes, ha de existir un hombre de la talla de las necesidades de México, que pueda dejar de someterse a USA, revisen lo de la educación, su participación, generen conciencia, etc. Tocó los principales puntos débiles, y lo agradezco mucho.

Chus: De México nos llegan muchas malas noticias. También me gustan “las rancheras” y sus textiles, traigo un vestido mexicano... corrupción  hay en todas partes y hay que reforzar los valores.

Soñadora: Mi país también latinoamericano tiene problemas similares al tuyo. Te comprendo, pero hay que seguir trabajando con fe y ahínco, como tu misma lo propones en tu post anterior. ¡Anímate! Con esto me hace recordar la situación latinoamericana y en los buenos ejemplos de países. 

Ibso: Desechó de su blog mi comentario, sobre asuntos de su país. Cuando he tratado asuntos mexicanos, él no participa. Qué mas claro: Respeto. Y me enseña que hay asuntos en los cuales aunque se quiera, uno NO DEBE INMISCUIRSE.  Y él completa, con su boca cerrada, el círculo amoroso que empezó a trazar Abu, magistralmente con un "no me corresponde". 

No los conozco en persona, pero me alegra, recibir a manos llenas de ustedes.

Me crece más la esperanza, que así estemos muy aislados, individualizados y en momentos muy críticos, como humanidad en general, muchos todavía seguimos aportando para construir. El mensaje que lanzamos dentro de una botella al cibermar, llega a preciosos destinatarios, que contestan con ética y amor, logrando maravillas en quien recibe la respuesta.

Al abrir el blog quise generar amor y he recibido mucho más del que he dado.  Les digo sin temor a errar, que les conozco bastante su alma y eso es grandioso, porque me hace confiar aún más en Dios, a quien le debo absolutamente todo.  
 ¡Gracias... Los quiero! 

Tan perseverantes como las hormigas
Ibso: Ante Dios, es que me siento tan pequeña, cada vez que lo expreso... Y, no como yo, sino como una parte, un eslabón de la humanidad. Pero te agradezco mucho que cada vez que lo expreso, me dices: No Sara, no eres pequeña. 
Ahora te digo que si somos muy grandes, la gran creación ¡Hay que demostrarlo! Retomando el sentido de nuestra existencia, por lo que fuimos puestos en el mundo. Recibiendo el amor de Él y repartiéndolo, confiados y esperanzados de que vamos a crecer en el amor, de que ¡Es posible!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...