Traductor :

viernes, 1 de julio de 2011

Volver a los diecisiete


De Violeta Parra, me gustan todas las canciones. Gracias a la Vida, es mi predilecta,  la lavandera, me gusta donde dice: El amor es una mancha que no sale sin dolor. Maldigo del alto cielo, con tanto dolor y desencanto, me impresionó superlativamente y todavía más, al saber lo que representó para ella.  No sabría que canciones elegir, así que me quedo con todas.

Me hubiera gustado muchísmo conocerla, ver los pájaros azules que pintaba, sus bordados, su cerámica, platicar con ella en ese español tan sabroso. Habrá sido una mujer fascinante, por su sentimiento... tan profundo y rebelde, muy comprometida... con tantas cosas y causas. La admiro profusamente, por su sensibilidad, pasión y coraje.

Recuerdo que conocí sus letras, en voz de Mercedes Sosa (otra enorme figura) que nos deleitó en la Universidad, con todas las letras de Violeta... Y las coreabamos todas y más cantaba, y le aplaudíamos a rabiar y más cantaba. Jajaja, no la dejábamos irse, y ella feliz de que nos supiéramos todas las canciones y cómo no, si todas esas letras se nos insuflaron, desde que las escuchamos por primera vez. Yo cuando las vuelvo a escuchar, siento una emoción como pocas.

Aquí su letra, pero con la voz de  Mercedes, y otras grandiosas voces... Si Violeta hubiera visto lo que provocarían sus sentimientos hechos canciones, en su público, en otros compositores e intérpretes, tal vez no se hubiera ido así.

Volver a los diecisiete después de vivir un siglo
es como descifrar signos sin ser sabio competente
volver a ser de repente tan frágil como un segundo
volver a sentir profundo como un niño frente a Dios,
eso es lo que siento yo en este instante fecundo.

Se va enredando, enredando, como en el muro la hiedra
y va brotando, brotando como el musguito en la piedra
como el musguito en la piedra, ay si, si, si.

Mi paso retrocedido, cuando el de ustedes avanza
el arco de las alianzas ha penetrado en mi nido
con todo su colorido se ha paseado por mis venas
y hasta la dura cadena con que nos ata el destino
es como un dia bendecido que alumbra mi alma serena.

Se va enredando, enredando, como en el muro la hiedra
y va brotando, brotando como el musguito en la piedra
como el musguito en la piedra, ay si, si, si.

Lo que puede el sentimiento no lo ha podido el saber,
ni el más claro proceder ni el más ancho pensamiento
todo lo cambia el momento como mago condescendiente,
nos aleja dulcemente de rencores y violencias
solo el amor con su ciencia nos vuelve tan inocentes

Se va enredando, enredando, como en el muro la hiedra
y va brotando, brotando como el musguito en la piedra
como el musguito en la piedra, ay si, si, si.

El amor es torbellino de pureza original
hasta el feroz animal susurra su dulce trino,
retiene a los peregrinos, libera a los prisioneros,
el amor con sus esmeros, al viejo lo vuelve niño
y al malo solo el cariño lo vuelve puro y sincero.

Se va enredando, enredando, como en el muro la hiedra
y va brotando, brotando como el musguito en la piedra
como el musguito en la piedra, ay si, si, si.

De par en par la ventana se abrió como por encanto
entro el amor con su manto como una tibia mañana
y al son de su bella diana hizo brotar el jazmín,
volando cual serafín al cielo le puso aretes
y mis años en diecisiete los convirtió el querubín.

Se va enredando, enredando, como en el muro la hiedra
y va brotando, brotando como el musguito en la piedra
como el musguito en la piedra, ay si, si, si.

* Con dedicatoria para los que puedan sentirse felices como de 17, aunque tengan 137 años... por lo de la entrada anterior, jajaja.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...