Traductor :

martes, 26 de julio de 2011

La visa del señor Pérez



El empleado del consulado americano, le pide una serie de documentos que el hombre no lleva, para comprobar arraigo, solvencia, estabilidad, sabe Dios cuántas cosas más…

El hombre niega cada cosa que le solicitan, con indiferencia y sin ningún contacto visual con el empleado… hasta que logra hacerlo enojar:

–Y  ¿Cómo quiere usted arreglar su visa sin papeles? ¡Míreme, por lo menos, qué le hablo!

El hombre, imperturbable y mirándolo escasamente:

-Tiene mi pasaporte y la identificación oficial… mi cita de Internet y el comprobante de pago en el banco, ¡son los requisitos!, no sé para qué me pide ahora más documentos. Debieran especificar en su sección “re-qui-si-tos” que van a pedir hasta lo indecible.

-¿Para que desea viajar a Estados Unidos?

-¡Yo no quiero ni voy a viajar a Estados Unidos!… No me gusta Estados Unidos, no tengo el mínimo deseo de ir. Lo conozco casi completo… no hay una sola cosa que me guste. Nada admiro de su país.

-Entonces… ¿Para qué está renovando su visa  por 10 años?

-Por… Nomás… Porque somos vecinos, porque me queda cerca de mi casa el consulado y… No creo que tenga nada que explicarle a usted, ¿o si?  -El empleado se mantiene en silencio, esperando alguna explicación-

…-Bueno, porque deseo seguir teniendo el documento. Le pudiera decir: porque me da la gana, pero, pensaría que estoy siendo grosero y no... usted no tiene culpa de nada. En realidad no es en contra suya… Pero si... lo quiero arreglar porque me da la gana.

-¿Exquius mi?

-Nada, nada, ¡olvídelo!

-¿Trabaja?

-¡Si!

-¿Quiere emigrar a Estados Unidos?

-¡No! ¡Nunca! Ya le dije que no me gusta su país -Clava su mirada en la del empleado-

-¿Ni de vacaciones? –Sonriendo ya con dulzura el empleado-

-No, ni de vacaciones… ¡Hmm!… Por si alguna conexión o escala obligada, pero no, siempre hay forma de rodear.

-¡Oquei! –imprime la autorización, sella, firma y entrega-  –En un mes recibirá en su casa su visa láser, señor Pérez, por si cambia de opinión... Que tenga usted, un excelente día.
 
El hombre no contesta ni gracias, ni nada. Sale airoso, feliz de que alguien sepa, que alguien del otro lado del río Bravo, no viajará jamás a ese país, aunque pueda hacerlo.

Sabe que no puede convencer a nadie de que no viajen para allá, a dejar su juventud, su fuerza, su capacidad, su identidad, su dignidad, su salud y muchas veces su vida…

Cada vez está más convencido de que él no quiere ir. Lo que a nadie le importa, pero a él si le importa mucho poder decirlo. Cree que hace algo de justicia a su raza, con su desdén, aunque no sea así.   

16 comentarios:

  1. Si bien no sería trascendente para el mundo, ni para México, ni para una pequeña ciudad que albergue al Sr. Pérez... Si sería un gesto de congruencia muy personal, que libera.

    Interesante relato...

    ResponderEliminar
  2. Un acto de dignidad. Ojalá que no hubiera necesidad de viajar a otro país por necesidad por parte de ninguna persona. Es solo una utopía, pero sería muy bonita.
    Muy buena historia
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me gusta que se haya dado el gusto de tener todos los papeles y decidir además de decirlo, NO QUIERO IR, NI IRE NUNCA.

    Quizás por todos aquellos que le han negado.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Suavemente caen mis lágrimas, yo siento lo mismo.
    De aqui no me mueven, es mi país y hay que sacarlo adelante.
    Por suerte, gracias a Dios!!! mis hijos siguen acá, no importa, luchando de sol a sol, pero es nuestro pais y acá hay que dejar el sudor.
    Acá apretarse el cinturon, por algun motivo nacimos acá y no debemos permitir ser carne de cañón.
    Llegara el momento que tendran que repartir, porque tanto poderio en manos de tan pocos , que fue atraido por la miseria de otros pueblos un día acabará.

    La beba de la foto su ternura mima el alma!!!!

    Cariños

    PD Gracias por la osita me la llevooooooooo

    ResponderEliminar
  5. Ay Sara, me encanta. Qué hermoso eso de ser coherente con lo que se siente y se piensa...mil gracias
    Besotes

    ResponderEliminar
  6. ojala algún día dejen de existir las fronteras princesa, un besin muy muy grande de esta amiga admiradora.

    ResponderEliminar
  7. Un placer vsitar tu página, Sara.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Irlanda: Tal vez si muchos pensaran como el señor Pérez, a menor demanda, cambiarían las condiciones y menos muertos en el camino hacia el otro lado del río. Gracias por tu visita.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Mamé: Totalmente de acuerdo contigo.
    Saludos hasta Tomara.

    ResponderEliminar
  10. Jose Vicente: Sería bueno que cada vez pensemos más personas más en estas utopías hasta que logremos ciertos cambios ¿verdad?
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  11. Cecy: Jajaja, si a mi también me gustó su determinación.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Ay Abu, tú sabes estando de este lado del mundo, todas las vidas que se pierden en el camino. Que bueno sería que nadie pensara en cruzar esa frontera tan infame que tanto daño provoca en las familias latinoamericanas. La beba, está lindísima, jajaja y la osita es tuya, es la puerta a tu blog.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Susana: Gracias por tus palabras y por tu visita, me alegras mucho y si, tenemos que seguir por el camino de la congruencia... ambas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Ozna, Ojalá que los humanos reaccionemos a una fraternidad universal, a derrumbar obstáculos, a amarnos unos a otros, sin ninguna distinción.
    Hay que soñarlo... Se derribó el muro de Berlín... es posible lograrlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Javier Akerman: Una verdadera dicha que me visites. Interesantísma tu trayectoria, buscaré tus libros.
    Un abrazo y mi agradecimiento.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario y tu alegría!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...