Traductor :

viernes, 30 de septiembre de 2011

Él tiene de todo, José Feliciano


Para amar, para desamar
Para estar en la felicidad o en la tristeza
Con la mejor compañía o en la más preciosa o desdichada soledad, según cada quien lo conciba.
Con él, de todo se puede  hacer

José Montserrate Feliciano García,  por todos conocido como: José Feliciano. Gran cantautor nacido en Puerto Rico, especial, único, él no necesita ningún tipo de presentación. Ha producido más de 50 discos Hoy dejo este regalazo de entrada, con algunas de mis predilectas.

La última de esta pequeña lista,  Madrigal, no la encontré, es esa que dice:

"Estando contigo, me olvido de todo y de mí, parece que todo lo tengo, teniéndote a tí..." ¡Preciosa letra, música muy deliciosa!  Aquí están algunas en video:

Qué voy a hacer sin ti
Después de ti ¿qué? 
Por qué te tengo que olvidar
Samba pa' ti 
Tu me haces falta 
Te amaré 
Bueno... Acá la encontré con Cristian Castro:  Madrigal con Cristian Castro  pero, a mi me parece muchísimo más linda con Feliciano.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Tan sedienta




Quiero abrazarme a ti,  en un abrazo continuo.  

Trasmitirte en él, vida… aliento,
que  te vuelva fresc@, tiern@, niñ@.

Frescura - ternura - niñez,
que te purifiquen,
para que no te gastes más, inútilmente.

Que aprendas con mi calidez,
a no reaccionar, cuando te provoquen,
buscando ponerte al límite.

Que ames a todos los demás,
sembrando, apoyando, aumentando,
sin poseer ni dominar.

Quiero que seas tan feliz,
y que recorras todos los caminos,
que has creído privados y secretos.

Así: Ágil, libre, alegre,
por primera vez y que llegues a mí,
que te espero, tan sedienta de aprenderlo.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

¿Qué haríamos?



Si amaneciera todo el cielo claro, la tierra firme, las montañas altas, los ríos llenos, la naturaleza completa y viva:

¿Seríamos capaces de distinguir esa armonía?

¿Disfrutaríamos lo que es de todos, cuidándolo como si fuera propio, para cederlo mejor todavía, a los que vienen después?

¿Admiraríamos abiertamente, aquello cuya belleza lo merezca, con autenticidad y humildad?

¿Nos motivaríamos recíprocamente, para mantenernos muy elevados y juntos, confiados en las cualidades particulares,  al servicio de los demás?...

¿Qué haríamos, si se abriera una enorme puerta, que pudiéramos traspasar, hacia un jardín de concordia, belleza, amor y paz?

¿Seríamos capaces de sentir felicidad y atraparla para siempre?

¿Aptos para unir, mantener, fomentar… sanar?

Me gustaría, que ese jardín estuviera en una nube preciosa, desde donde pudiéramos ver caer, como si fueran confetis, todas las palabras torturantes que hoy más usamos, para definir algo con nombre de caos, que nos orilló a construir la escalera más larga, para  crear ese acto único, simbólico y liberador.

Ya disfruto de sólo imaginar esa gran asamblea, sobre la nube diferente, a todas las que hemos subido antes, jajaja, donde sería el encuentro, con todos nuestros amores nuevos.

“Amores nuevos”, porque empezaríamos a amar, como nunca antes hemos amado. Sería el  verbo esencial, de nuestra existencia, emanado de la expansión de nuestra conciencia. Manantial inagotable, que sacie de verdad nuestra sed histórica.

Ahora si, podríamos amar a “ojo cerrado”, sin fraudes, ni mentiras, porque al momento de empezar a considerar la duda, esas palabras ya van cayendo: inservibles, apocadas, con todos sus lastres intrínsecos.

Resbalando, entre los dedos de todos los ejecutantes, hacia el vacío, hacia la nada, muy suavecito, muy quedo, sin ningún tipo de violencia, para que desaparezcan definitivamente.

Con gran reverencia, daríamos las gracias a cada desgracia, injusticia, desigualdad, complejo, trauma, defecto… porque fue lo que nos llevó hasta allí.

Al final, derramaríamos, todos los sentimientos de culpa, porque el nuevo comienzo, exige el olvido.

¡Sí! Nos quedaríamos con menos de la mitad de las palabras y las manos vacías, limpias y dispuestas a ser llenadas de nuevo, desde la divinidad que cada quien conciba; para acariciar, sostener, dar, cuidar, sembrar, infinitos e integrantes de toda esa infinitud…  

domingo, 25 de septiembre de 2011

¿Te sumas?


...Todavía podemos creer que ocurra un milagro, esa alternativa no hay que descartarla. Dije, al final de una larga descarga de impotencia.

¡Prepárate y trabaja para ello, confiada y segura de la voluntad de Dios, que te ama! Me contestó. 

¡Amén! Es lo único que permite su contundencia.  

¡Hagamos que amanezca!... ¿Te sumas?

RENACER 

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Cualquier nombre



Tembloroso y cansado, me pidió amparo, pero mi desamparo, me negó protegerlo. De todas formas, siguió cercano. Varias jornadas, destinó a observarme a una distancia prudente.

Me provocaba molestia su presencia, y a él mucha lástima mi desdicha, envuelta en tanta soledad. Me acompañó a distancia, comprendiéndome. Lo rechacé mil veces, él me perdonó otras tantas. Le demostré mi disgusto y  persistió.

Hasta que me llegó herido, jadeante, dando tumbos, muy pestilente. No pude mantenerme tan egoísta y ciega. Lo curé, lo bañé, con mucho remordimiento. Él arrancó esa tarde, todo  mi sufrimiento a lametones.

Le dije cualquier nombre. Sonrío y agitó vigorosamente su rabo, para resucitarme.   

martes, 20 de septiembre de 2011

Esas teorías




En ocasiones vibramos a los mismos kilociclos,
hacemos elecciones equitativas,
pareciera que somos uno extensión del otro
y todo transcurre parejo.
¡Cuánto te amo!

Otras veces,  nuestras cargas energéticas
nos traicionan: si tú dices si, yo digo no,
si yo voy, tú vienes.
Explotamos con una fuerza capaz,
de ionizar nuestras moléculas.
¡Cuánto nos odiamos!

Pero ¡Ay Dios!, cuando la cinética actúa,
nuestro campo de energía se expande,
demostrándonos, que velocidad es igual
a distancia entre tiempo,
y que la teoría de la relatividad,
con la equivalencia entre masa y energía,
es lo más sagrado.

Entonces, no sé de cierto,
si te amo por ti, o por todas esas teorías,
físicas y químicas, que elevan al cielo,
todas nuestras partículas,
desde el primer contacto.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Carmen


Carmen se enamoró muy joven,
a los dieciocho se quedó,
con tres consecuencias y sin él.

Lloró un tiempo
y volvió a creer. Muchas veces más,
volvió a creer.

Cada hombre,
le fue robando algo,
poro a poro, pedazo a pedazo.

Pero, cuando agota una ilusión,
otra ya está en ciernes,
siempre vuelve a creer.

Cada relación es peor que la anterior,
en eso gasta todos sus días,
con tal de no estar sola.

Goza platicando sus vivencias,
maravillas de su fantasía,
“se deja querer” –dice.

Pero, se desborda en darse a ellos,
queriendo atrapar a su último tren,
en cada abordaje sin cesar.

“Éste si es diferente” –asegura,
hasta que encuentra
otro hombre “más diferente”.

Ya ni siquiera sufre desilusión,
sólo cambia de propietario,
sus hilachos de corazón.

Está tan sola que nunca lo está.
No pide, no recibe, no vive…
pero nunca se calla.

Tiene miedo de que al hacerlo,
ya no pueda resollar.
Sonríe y siento escalofrío.

martes, 13 de septiembre de 2011

Los Topos mexicanos

Héctor Méndez "El Chino", Presidente.

“El Guerrero renuncia a todo: la familia, las comodidades, ya  no  habrá  para  ti  ni  noche ni día,  ni miedo, hambre, frío,  calor,  descanso,  renunciar  a ti mismo porque ya no te perteneces.” Su filosofía.

En septiembre de 1985, un terremoto devastó a la ciudad de México. Ni todas las ayudas juntas eran suficientes, para rescatar a la gente sepultada en escombros. Así que espontáneamente, empezaron a unirse a las labores, voluntarios de civiles, con: amor al prójimo, voluntad, energía, trabajo, valentía, consternación y solidaridad a raudales.  

Al paso del tiempo, se conformó un grupo que se denominó “Topos”. Pues sólo ellos fueron capaces de desplazarse debajo de aquellas masas de materiales derrumbados, durante días y noches, sin descanso. Al terminar las labores de rescate y recuperación de víctimas, se avocaron a labores de organización social, demolición y reconstrucción de viviendas, durante un año.

En Japón, Tsunami.

Brigada Internacional de Rescate Tlatelolco Azteca A.C. es ahora su nombre legal, pues a partir de octubre de 1986, continuaron en El Salvador, por motivo de otro terremoto, su labor de rescatistas internacionales.

“El servicio a favor de la sociedad en casos de desastre o emergencia sin esperar ningún tipo de retribución o reconocimiento por parte de Autoridades Nacionales o locales, sin embargo se pueden recibir en caso de que estas sean ofrecidas de manera espontánea.” (Eje de su convicción y filosofía).

N. York, Atentado WTC
Han colaborado en los rescates, de casi todos los desastres mundiales desde hace 26 años. ¡Qué fácil se dice! Cuanto sacrificio implica en realidad su entrega a la humanidad.

Ellos viven para esa actividad humanitaria,  sin embargo no viven de esa actividad.  Se dedican a profesiones y actividades laborales muy diversas, para sufragar los gastos propios y de sus familias  

Cuando salen a sus continuas misiones, es a través de donaciones que buscan, para sus gastos de viaje, pues no cuentan con subsidios ni apoyos permanentes. 

Ya cuentan con una unidad canina, y sus respectivos entrenadores, también brigadistas de Argentina, así como los primeros brigadistas de: Chile, Perú, E.U.A. Bolivia, Alemania, Indonesia.

Terremoto México 1985


Sin embargo, durante los rescates fueron maltratados: 

domingo, 11 de septiembre de 2011

Pero, no tanto


No recuerdo,
cuándo fue la noche triste de Hernán Cortés.
Tampoco, conjugar ciertos verbos.
Ni si se suman los catetos o la hipotenusa
en el Teorema de Pitágoras.

Pero nunca olvido,
 los efectos de tus manos en mi cuerpo,
la resonancia de tu risa,
ni el gesto involuntario,
de tu ojo izquierdo, cuando te agrado.

Menos podría olvidar,
lo que tu voz me provoca,
con la forma loca como dices,
cuando algo te parece lindo,
o cuando no mucho, también.

No sé qué tan trascendente,
deba ser Cortés en mi vida,
como tantas otras cosas que aprendí,
si cuando tú me besas,
se me desaparece todo lo demás.

Indudablemente, hay datos, fechas,
formas y procedimientos, muy importantes,
que uso para desenvolverme.
Pero… No tanto, para vivir,
como lo concerniente a ti. 

viernes, 9 de septiembre de 2011

Pomponio mi payasito




Pomponio mi payasito,
es de lo más juguetón.
Se despierta muy temprano,
siempre de buen humor.

No le gusta su nombre,
dice que se llama “Pom Pon”,
y aunque ensaya casi siempre,
no aprende ni una canción.

Presume que en el circo,
es la principal atracción.
a sus hermanos pequeñitos,
que lo admiran con devoción.

Pero todos los demás muñecos
sabemos que no es así.
Que dice muchas mentiras,
con tremenda imaginación.

Esta es la versión de Moly,
la muñequita de la capital,
que dijo ser azafata,
al adquirirla en la terminal.

Su nombre real es Molitonga.
No sé a cual de los dos creer más,
pues a los defeños o capitalinos
se les tilda de muy cuentistas.

* * Encuentra dos moralejas.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Recuento



Las cosas cambian,
ya no eres la misma,
se te acabó la juventud. -Me reprochó-.

Primero,  me invadió su nostalgia,
y extrañé el candor de aquellos años
y la firmeza de mi carne,
que conoció tan bien.

En silencio busqué sus ojos,
mi sitio predilecto de él.
Sus lágrimas desbordaron las mías.
Tan fácil que soy para tristear.

Me sentí molesta, saturada,
con su: “Ya no me gustas”,   
pero su actitud, traicionaba su boca
y frené el pleito con silencio.

Para, asimilar el fondo de la descarga,
que lanzó sobre mí.
Con morbo evoqué,  muchos recuerdos, 
en lo que decía no sé qué más.

Muy perversa, repasé cada vivencia 
su fuerza, virilidad, su manera de amarme,
todo, todo, de cada escena pasada,  
comparando con el ahora y aquí.

¿Por qué te sientes viejo?
Si, ¡me gustas más ahora! -le dije-
con una voz hecha de sentimiento
más que sonido, que lo desarmó.

Descorchó las caricias y los besos,
de su  reserva especial.
Estrenó mi piel tan recorrida, 
y nuestras almas,  muy nuevas,
se licuaron sin moderación.
¡Eres adorable, nunca cambies! –pensé que dijo-


 

lunes, 5 de septiembre de 2011

Las historias del caracol


Me hallé, al caminar por la playa, éste caracol, con muchas historias adentro. Me platica que nadó y nadó, por la cristalina inmensidad, para que yo lo encontrara, así de brillante y  lindo, dándose baños de arena y sol.

Dice que juega siempre, con los amigos que tiene; y lo más divertido es, con los peces chicos, con otros moluscos, y tortugas, que son los que nunca, se fijan si se hace tarde. De donde les viene la fama de despreocupados.

Cuenta que desde bebé,  los caballitos de mar, muy amigos de mamá, le enseñaron a nadar, llevándolo en su lomo, con extremo cuidado; hasta asegurarse, de que ya era capaz, de desplazarse solo, de cuidarse sin llevarse grandes sustos.

El caracol, me está enseñando a mí, para que vayamos a jugar, entre barcos y tesoros, hundidos de piratas; o entre los corales,  de los arrecifes, que yo todavía,  no sé como son.

Es pura alegría, cuando me detalla, como si fuera, apenas un hallazgo, la hermosura de su casa y el amor de su la familia, que lo espera… El caracolito que vino por mi, desde el más lejano mar (final clasificación A). Donde también vive, muy feliz Alfonsina, y es quien administra, la cadena de joyerías de las sirenas, desde que la dieron por perdida (Final, clasificación B).

* * * Y si es B aunque no contenga escena fuerte, sexual o violenta, pero de aquí pueden empezar los niños a tomarle el gustito a quemar las arcas, cuando las cosas no les funcionen y aparecer muy campantes en otros lados, hasta con otras identidades. ¡No señor! no contribuiré en ese asunto.

domingo, 4 de septiembre de 2011

No lo sé


Erigimos una muralla;
inconcebible para mí,
que vivía en el modo: “nosotros”.
Siendo que tú simplificaste:
Dos es igual a “yo”.

No recuerdo cuándo fue,
que me miraste por
última vez.
Ni tampoco estoy al tanto,
cuándo y por qué, lo consideré normal.

La indiferencia y el abandono
son lo que hoy tengo más de ti.
En este lapso,
se me gastó tu cara, tu ser,
tu cuerpo y el embeleso.

Nos dominó el silencio,
o enmudecimos,
o morimos… 
¡No lo sé!

viernes, 2 de septiembre de 2011

Aforismos del caos


¿Por qué si las circunstancias son claramente más determinantes que las estrellas, no hay circunstanciólogos y si astrólogos?

* *
Aforismos del Caos
Filosofía para Inconformes
Biblioteca Óscar de la Borbolla.                           
¡Feliz fin de semana!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...